Heartstopper: el poder de las nuevas generaciones

Escrito el 27 abril, 2022 @CesarAndreZzZ

Disponible en:

Dirección: Euros Lyn.

Guion: Alice Oseman, basado en la novela del mismo nombre.

País: Reino Unido.

Elenco: Joe Locke, Kit Connor, William Gao, Yasmin Finney, Corinna Brown, Kizzy Edgell, Tobie Donovan, Sebastian Croft, Olivia Colman.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt10638036/

Heartstopper. Dir. Euros Lyn. Netflix. 2022.

Es poco probable que, cuando Alice Oseman escribió su novela debut Solitarie en 2014, se imaginase el impacto que iba a tener. La recepción positiva la motivó a escribir cinco novelas gráficas que dejaron a un lado a Tori, la protagonista, para enfocarse en su hermano Charlie, un estudiante de una escuela de chicos que debe afrontar acoso escolar por haber sido sacado del clóset, y lidiar con sus sentimientos por Nick, un jugador de rugby a quien siente fuera de su alcance.

La serie Heartstopper, basada en el primer tomo de las novelas gráficas, es triunfal, encantadora, gratificante y cargada de una vitalidad que hacía falta en las series adolescentes. Con Euros Lyn en la dirección y la misma Oseman en el guion, los fanáticos de la novela pueden afirmar su amor por la adaptación.

Charlie Spring (Joe Locke) se introduce como un adolescente nervioso y callado, quién solo puede ser él mismo entre su grupo de amigos y que debe mantener una relación en secreto con Ben (Sebastian Croft), su “novio” que es emocionalmente abusivo con él. Observar en silencio a Nick Nelson (Kit Connor) es una válvula de escape para Charlie. Suspira por él en silencio, pero se convence a sí mismo de que un jugador de rugby debe ser heterosexual, por lo que no se permite ilusiones.

Esto se hace complicado cuando surge una amistad entre ellos después de ser asignados como compañeros de mesa en la clase. Así, Nick se vuelve el otro protagonista de la historia, uno que tiene un desarrollo impecable en cuánto a las dudas sobre la sexualidad, y que, al interactuar con Charlie, percibe sentimientos que nunca había experimentado.

La esencia que hace de Heartstopper una serie hermosa, contagiosa en espíritu y energía, y que la separa de otras series adolescentes del momento como Euphoria, Riverdale o Sex Education, es resumida por la misma Alice Oseman en una entrevista para National World: “La audiencia principal son los adolescentes, y se escribió para que pueda ser accesible para adolescentes y preadolescentes. Los niños de 10 u 11 años pueden ver Heartstopper y disfrutarla con seguridad.”

Heartstopper. Dir. Euros Lyn. Netflix. 2022.

En Heartstopper, los personajes tienen entre 14 y 16 años, y los actores que los interpretan no superan los 20. Al tener un elenco completo perteneciente a la generación Z, la serie toma una consciencia plena y empática de lo que verdaderamente es ser adolescente en los tiempos modernos, alejándose del caótico y desenfrenado mundo de drogas, sexo y crímenes que las series estadounidenses han explotado en función del entretenimiento comercial. En contraparte, Heartstopper está cargada de incomodidades, exploraciones genuinas de las relaciones que surgen en esta etapa de la vida, y problemas actuales en términos de discriminación y falta de comunicación.

Aquí los adolescentes se reúnen a ver películas, las fiestas a las que van están ausentes de alcohol y las conversaciones no están relacionadas con el sexo, sino con problemas personales y de relaciones. Los personajes resuelven sus dificultades conversando y teniendo empatía con los otros pese a sus diferencias.

Se comprende la sexualidad como un espectro y se plantea la bisexualidad como una realidad, indagando en el prejuicio de que esta inclinación es para personas que “no escogen un bando”. Se habla sobre la presión de salir del clóset y la necesidad de hacerlo en tiempos modernos. Estos temas, que aparecen como superficiales, demuestran la vigencia de la narrativa y las repercusiones positivas que la serie puede tener.

Como pocas producciones adolescentes, Heartstopper comprende el funcionamiento de las redes sociales y la importancia que tienen sobre nuestras vidas, para bien y para mal. Aquí, son un medio de comunicación y un espacio seguro para que Charlie, Nick y otros personajes LGBT+ interactúen con confianza entre sí, así como un espacio precario de exposición, reflejado específicamente en la subtrama de la relación lésbica entre Tara (Corinna Brown) y Darcy (Kizzy Edgell), dos chicas de una escuela secundaria de mujeres que reciben comentarios desagradables luego de hacer pública su relación en Instagram.

En ocho episodios, la serie define propósitos para casi todos los personajes secundarios, a quiénes comprende con la misma empatía que a sus protagonistas. Tao (William Gao), que es heterosexual, es parte del grupo de amigos de Charlie y posiblemente el de más relevancia. Protector con sus propias inseguridades, se preocupa de inmediato por la amistad de Charlie y Nick. Las interacciones que tiene con Nick para intimidarlo y alejarlo de su amigo resultan hilarantes.

Elle (Yasmin Finney) es una nueva estudiante en la escuela para chicas que salió recientemente del clóset como mujer transgénero. Sus vivencias son complicadas por el sentido de aislamiento y de no pertenecer. Por su parte, Tara y Darcy, quiénes rápidamente crean una amistad con ella, afrontan los conflictos propios de salir del clóset.

Heartstopper. Dir. Euros Lyn. Netflix. 2022.

Aferrarse a la zona de confort, preocuparse por el juicio de los demás y ser incapaz de percibir cosas positivas de uno mismo son unas de las tantas cosas involucradas en la salud mental adolescente, y Heartstopper se adentra en ellas. Charlie tiene inseguridades y baja autoestima, Nick se angustia de pensar que no ser heterosexual puede traerle rechazo de las personas que quiere y Tao batalla con los cambios que el paso de los años trae en su grupo de amigos.

La serie cuenta con escenas imprescindibles que pueden llegar a la vida de muchos, incluyendo una conversación entre Nick y su madre Sarah (la siempre excelente Olivia Colman), o la confesión de Charlie de lo poco merecedor que se siente de la felicidad y de una relación que sea recíproca y agradable. Este tipo de situaciones hablan del momento sociocultural en el que nos encontramos, uno de cambios constantes a los cuáles es ignorante y terco resistirse.

Además, la serie tiene un humor cargado de referencias a la cultura popular, sobre todo por la afición cinéfila de Tao. La historia maneja una vibra incómoda que representa la ansiedad de interactuar con otros a esa edad, en la que el temor al rechazo o decir algo “tonto” hacen que cualquier intento de crear una relación sea agonizante y estresante. Por esa comprensión abrumadora de lo incómodo que es ser adolescente y el esfuerzo agotador de ser uno mismo y encajar recuerda a Eighth Grade (2018, Bo Burnham).

La edición de Sofie Alonzi y la fotografía de Diana Olifirova tienen un diseño que se asemeja al de una novela gráfica, lo cual le da un estilo particular. Abundan los colores pastel, sobre todo el azul y el naranja, cuya gradual aparición se hace simbólica a las emociones contrapuestas de los protagonistas por confiar en lo que sienten o quedarse en silencio esperando a que el otro sea quién dé el próximo paso.

La música, sacada de una lista de pop alternativo de Spotify, crea una atmósfera irresistible en la historia, cuya narrativa hace que la serie sea de consumo fácil. Las actuaciones son consistentes. Indudablemente, el elenco tiene una química pulcra que hace comprender la dinámica del grupo de amigos, de estos destaca Joe Locke como Charlie por su capacidad de crear un personaje complejo. Tan realistas son sus inseguridades y triunfos que resultan identificables para cualquiera.

Ninguna imperfección puede opacar el poder de Heartstopper. Es la serie que todas las generaciones se merecen, una que les recuerda la importancia de la dignidad y el amor propio, la virtud que son los amigos y el respeto que merecemos sin importar nuestra orientación sexual o identidad de género. Es un rayo de luz que prescinde de los clichés para brindar esperanza a muchas personas y recordar la importancia de dar voz a las nuevas generaciones para contar historias que pueden contribuir a los cambios sociales que tanto necesitamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.