Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Gone in the Night: una desaparición poco inspirada

Escrito el 15 julio, 2022 @bmo985

Disponible en:  cines estadounidenses.

Dirección: Eli Horowitz.

Guion: Eli Horowitz y Matthew Derby.

País: Estados Unidos

Elenco: Winona Ryder, John Gallagher Jr., Owen Teague, Brianne Tju y Dermot Mulroney.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt15426294/

Gone in the Night. Dir. Eli Horowitz. Vertical Entertainment. 2022.

Si alguien se quedó con ganas de seguir viendo a Winona Ryder en su papel de Joyce Byers de Stranger Things, no debe buscar más lejos, pues en Gone in the Night la encontrará reiterando el nervioso papel de la matriarca del clan Byers. Si bien en esta película no interpreta a una madre, la paranoia, desconfianza y búsqueda nerviosa e insegura de respuestas sí son atributos de su personaje.

En Gone in the Night, Ryder interpreta a Kath, una mujer que viaja con su novio Max (John Gallagher Jr.) a una cabaña para pasar un fin de semana tranquilo, pero en su lugar encuentran que una joven pareja, conformada por Greta (Brianna Tju) y Al (Owen Teague), ya se encuentran instalados allí. Aun así, los dejan pasar la noche allí. A la mañana siguiente, cuando Kath descubre que Max se ha ido junto a Greta, ella buscará una respuesta sobre el súbito fin de su relación, reclutando a Ryan (Dermot Mulroney), el ermitaño dueño de la cabaña, para ayudarla.

Lo que comienza como un thriller de líneas narrativas sincrónicas, con múltiples puntos de vista que revisan una relación terminada abruptamente se convierte de pronto en un melodrama de romance maduro entre los personajes de Ryder y Mulroney. Por si esto fuera poco, los últimos 15 minutos nos arrojan de nuevo al terreno del suspenso.

En lugar de ser uno de sus puntos fuertes, esta disonancia tonal es una de las más grandes flaquezas del filme, pues nunca acaba por incursionar de lleno en cada uno de sus momentos dramáticos. La vulnerabilidad emocional que requeriría el momento en que Kath y Ryan entablan una amistad que parece superar los límites de esta está ausente, y lo mismo puede decirse para el elemento de misterio y peligro durante la fase investigativa. La secuencia climática no conjura suficiente peligro ni de la maldad humana ni del egoísmo de los antagonistas.

El personaje de Ryder es unidimensional y ella no encuentra más que nerviosismo y torpeza social para darle vida a Kath. El guion tampoco le ayuda, pues está repleto de lugares comunes que poco ayudan a establecer un vínculo afectivo entre Kath y Max o entre Kath y Ryan. Fuera de esta, todos los personajes están poco desarrollados (y ya sabemos que ella deja mucho que desear), pues sin contar uno o dos monólogos telenovelescos sobre sus verdaderas intenciones, poco sabemos sobre sus deseos y motivaciones (en los casos en los que nos es lícito conocer, poco llega a importarnos).

Gone in the Night. Dir. Eli Horowitz. Vertical Entertainment. 2022.

En este rubro, hay que mencionar a Brianne Tju, cuya feroz interpretación como Greta alcanza las notas que se requerirían de su personaje, una hipster pasivo-agresiva cuya crueldad permanece bajo un velo hasta que estalla en un monólogo recriminatorio hacia su enamorado y su familia. Podrá tratar mal a las mujeres, pero solo lo hace porque odia a los hombres en su vida. Su actuación es perfecta para una película como esta, pero el resto del elenco no puede o no quiere igualar su nivel de locura.

Esta cinta del director debutante Eli Horowitz no encuentra motivos suficientes para mantenernos a la expectativa y, cuando finalmente sucede un giro emocionante, este se realiza de forma que denota la torpeza de la puesta en escena (uno nunca quiere ser el aguafiestas que señala los errores de continuidad o los agujeros en la trama, pero hay ocasiones en que no se pueden dejar pasar). Simplemente no hay forma en que ese giro de tuerca pueda funcionar en un universo regido por las leyes de la física, lo que nos lleva a suponer que hay una escena faltante en el mejor de los casos (o un error de continuidad en el peor).

Por estas razones, Gone in the Night sería mucho mejor si se tratara del capítulo de una antología de terror/misterio de 40 minutos de duración. Tal vez el material da para más, pero la puesta en escena luciría mucho más como parte de una miniserie de misterio.

Por último, me veo obligado a señalar que el plano secuencia final es de altísima inspiración por parte de una película poco memorable. Tal vez Horowitz pueda, en un futuro, recuperar este ánimo contemplativo y dejarse llevar por el instinto para realizar su segundo largometraje.

En conclusión, Gone in the Night no es un buen escaparate para el talento de Winona Ryder, cuya actuación se siente, desde la caracterización hasta la interpretación, como una reiteración de su papel en la serie Stranger Things. De cualquier forma, este es un thriller desigual que no sabe hacia dónde se dirige ni por qué debería interesarnos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.