Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Frutos del viento: un ejercicio actoral que resulta superficial

Escrito el 21 marzo, 2022 @brayandejesus07

Disponible en:

Dirección: Charlie McDowell.

Guion: Charlie McDowell, Andrew Kevin Walker. Historia: Jason Segel, Justin Lader, Charlie McDowell, Andrew Kevin Walker.

País: Estados Unidos.

Elenco: Lily Collins, Jesse Plemons, Jason Segel.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt15033192/

Frutos del viento. Dir. Charlie McDowell. 2022. Netflix.

Hay proyectos cinematográficos que comienzan con la idea de juntar a actores talentosos en un mismo espacio. A partir de ahí, se desarrolla el concepto de lo que culminará siendo el filme en cuestión. Frutos del viento se siente que fue creada de esa manera y, para bien o para mal, es más un ejercicio actoral que una historia bien elaborada. Esta película es el resultado de una colaboración realizada en tiempos pandémicos y que, por lo tanto, confina a su elenco en un espacio limitado, lo que a su vez restringe el estilo visual del filme y culmina aburriendo.

La cinta comienza con un hombre no identificado (Jason Segal) mientras roba una mansión vacacional. Las primeras tomas presentan al ladrón paseando por la propiedad como si viviera en ella. Luego de encontrar dinero y un Rolex, comienza a limpiar cualquier rastro que haya dejado para marcharse. Sin embargo, los dueños (Jesse Plemons y Lily Collins) llegan inesperadamente y se encuentran con él. Como consecuencia, el hombre los toma como rehenes.

A partir de este momento, las conversaciones revelan los problemas en la relación de pareja y en el ritmo del filme. Es preciso notar que ambos se muestran inusualmente relajados ante el robo, lo que parece indicar que su fortuna es tanta que el crimen no les afectará económicamente. Sin embargo, él parece convencido de que el robo es un ataque personal. Su teoría es que se trata de un empleado que fue despedido de alguna de sus compañías. En contraste, ella parece entender la situación del ladrón, ya que en algún momento supo lo que es tener nada. La teoría de ella es que el robo es para ayudar a un ser querido. La diferencia en sus perspectivas comienza a mostrar que hay muchos secretos que desconocen el uno del otro.

Decir que el filme es un ejercicio actoral implica que las actuaciones son las que mantienen a flote el proyecto. Del elenco sobresale Jesse Plemons como un hombre engreído y cegado por su privilegio. Lily Collins hace lo que puede con su rol, pues el desarrollo de su personaje es mínimo y su final no se siente justificado. En cuanto a Jason Segal, restringe su carisma para crear un personaje que oculta sus motivaciones e intenciones. Aunque es interesante verlo interpretar a un tipo fuera de su zona de confort, es frustrante lo poco que se conecta con un personaje del que se sabe poco.

Frutos del viento. Dir. Charlie McDowell. 2022. Netflix.

Una de las interrogantes que el filme levanta es la motivación del robo. ¿Es algo arbitrario o planificado? ¿Cuáles son los motivos del hombre? La película evita contestar estas interrogantes hasta el final con la intención de brindar un desenlace inesperado e impactante. Sin embargo, el intento es fallido por la superficialidad de los personajes. Da la impresión de que Charlie McDowell y compañía querían realizar un comentario sobre la desigualdad económica y las clases sociales, algo que vimos recientemente en Parasite (Bong Joon Ho, 2019). De hecho, las últimas escenas están evidentemente influenciadas por ese filme. El problema es que no se brinda el contexto o profundidad suficiente como para sentirse como un comentario social bien articulado.

En general, Frutos del viento trabaja temas que forman parte de una conversación social, pero no se elaboran de manera efectiva o siquiera entretenida. En una escena el ladrón confronta al millonario diciéndole: “Tu tienes todo y yo no tengo nada.” Esa expresión manifiesta la realidad que el filme quería mostrar, pero que no articula con éxito.

La falta de tensión e interés por los personajes termina por afectar a la producción. Es un trabajo repleto de diálogos extensos que luego de un tiempo resultan tediosos. El resultado es un filme con dirección y actuaciones efectivas, pero que decepciona por la manera en que se plantea su historia. Lejos de ser un desastre o particularmente mala, se trata de otro filme que pasa a formar parte del contenido con que Netflix sustenta su plataforma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.