Frank of Ireland: muchas ofensas, pocas risas

Escrito el 9 abril, 2021 @alessandra_kr

Disponible en: Prime Video.

Guionistas: Brian Gleeson, Domhnall Gleeson, Michael Moloney.

Elenco: Brian Gleeson, Domhnall Gleeson, Sarah Greene, Pom Boyd, Tom Vaughan-Lawlor.

Duración: 6 episodios de 30 minutos cada uno.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt11909220/

Los hermanos irlandeses Brian y Domnhall Gleeson se reunieron para escribir y protagonizar la serie de comedia Frank of Ireland. Brian aterriza el papel protagónico e interpreta al personaje que bautiza la serie. Frank es un hombre de treinta y tantos años que sigue viviendo en casa con su madre Mary (Pom Boyd), tiene una pésima actitud ante la vida y el mundo, se autodenomina como un músico (aunque no ha escrito ni tocado nada en años), y es fielmente acompañado por Doofus (Domhnall Gleeson), su mejor amigo.

Esta comedia ácida presenta al peor personaje que se podría encontrar en Dublín para ser nuestro héroe, tal y como lo hemos visto en programas como la excelente Catastrophe o incluso la existencial Fleabag. No obstante, ahí es donde termina la comparación con estas series destacables, pues mientras que éstas presentaban personajes realistas y desagradables, pero pasando por momentos de aprendizaje y maduración, Frank of Ireland es irremediablemente insustancial y ofensiva.

A lo largo de seis capítulos de veinte minutos – que se sienten mucho más largos de lo que son en realidad– Frank of Ireland evita hacer crecer a su personaje principal, incluso envolviéndolo en un círculo vicioso de groserías, egocentrismo, y estancamiento emocional y psicológico. La historia inicia y termina con el mismo Frank, con el mismo Doofus – consciente del abuso emocional de su mejor amigo, pero sin hacer nada al respecto – y con el mismo sentido del humor basado en momentos incómodos. La serie es una de más fracasos que victorias. Podría contar en una sola mano las ocasiones en que me hizo soltar una carcajada.

Más allá de la actitud de Frank – que, en estos momentos, la personalidad misantrópica está de moda, y para mejor prueba está el adorado Nick Miller – el problema es la manera en que trata a todos a su alrededor, incluyendo a las personas más cercanas a él. Frank es grosero, abusivo, sexista y egoísta.

Frank nunca tiene consideración por su mejor amigo, su mamá o su exnovia Àine (Sarah Greene) que regresa constantemente a sus brazos. Esto me lleva a la pregunta esencial, ¿qué es lo que tiene este personaje para que todos a su alrededor lo acepten y no lo abandonen? Esta pregunta nunca es respondida. Sencillamente, están ahí porque el guion y la historia lo especifican.

El problema en el desarrollo de los personajes no se limita a Frank. Prácticamente todos los que aparecen son desagradables y/o bobos, ofreciendo una mirada detestable del país europeo. En un ejemplo de la escritura caótica de la serie destaca la manera en que todos pueden actuar irracionalmente durante un segundo, para luego recobrar la racionalidad. No hay coherencia, y especialmente, no hay consecuencias.

Mientras que en un capítulo una casa se incendia, en el otro todo está como si nada. Frank of Ireland más bien parece el sueño de hombres que nunca crecieron: bromas de mal gusto, abuso verbal disfrazado de humor ácido, y lealtad imperdible por parte de aquellos a quienes más lastiman.

Doofus – traído a la vida por el (casi) siempre aceptable Domhnall Gleeson – es un simplón. Inexplicablemente siente un amor profundo por Frank, incluso si éste complota en su contra, le engaña, o lo utiliza constantemente. Lo mismo sucede con Àine, quien, por cierto, es posiblemente el peor personaje de la serie.

Continuamente maltratada por todos los hombres en su vida, Àine está aquí para ser el saco de boxeo de Frank, su novio nuevo Peter-Brian (Tom Vaughan-Lawlor) y Doofus. Al respecto, es imposible no cuestionar la perspectiva de género de los escritores – los hermanos Gleeson y Michael Moloney – al momento de desarrollar tal personaje femenino.

Quizá, gracias a la interpretación de Pom Boyd y no al personaje en sí, es Mary la única característica positiva de la serie. Casi tan desagradable como su hijo, Mary es graciosa, letal con sus palabras e insensible con muchos a su alrededor. Aun así, el maltrato psicológico entre madre e hijo es demasiado como para ser entretenido.

Con el objetivo de divisar cualidades de esta comedia sin gracia, podría destacar que Frank es el ejemplo perfecto de lo que no debemos ser. Muchas de sus micro-agresiones son comunes, por lo que una ligera identificación con este personaje debería ser acogida con alarma. Fuera de eso, Frank of Ireland es una pesadilla liderada por uno de los personajes más antipáticos y tóxicos presentados en la pantalla chica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.