Coda (Sundance 2021): un drama conmovedor sobre la sordera y los sueños

Escrito el 29 enero, 2021 @alessandra_kr

Directora y guionista: Siân Heder.

País: Estados Unidos.

Elenco: Emilia Jones, Eugenio Derbez, Troy Kotsur, Ferdia Walsh-Peelo, Daniel Durant y Marlee Matlin.

Palomómetro: 

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt10366460/

Es bien sabido que el cine estadounidense ha pecado de mostrar historias con un solo tipo de protagonista o que caen constantemente en estereotipos. Por eso, ahora que las llamadas por diversidad han incrementado, se agradece que nuevas voces estén apareciendo, voces que ofrecen perspectivas novedosas con personajes reales que difícilmente veíamos antes en pantalla.

Tomando esto en mente, es difícil recordar títulos que aborden el tema de la sordera y que lo hagan de manera realista y respetuosa hacia la comunidad sorda. No obstante, ya hay nuevos ejemplos. El año pasado tuvimos Sound of Metal. Ahora tenemos Coda, el debut cinematográfico de la directora y escritora Siân Heder.

Coda sigue a Ruby Rossi (Emilia Jones), una adolescente oyente nacida en el seno de una familia sorda. Su papá (Troy Kotsur), mamá (Marlee Matlin) y hermano (Daniel Durant) no escuchan absolutamente nada, así que se recargan en ella para todas las actividades que requieren traducciones y contacto fuera de su pequeña comunidad. Cuando no está en la escuela, Ruby trabaja en el barco pesquero familiar, el cual pronto evoluciona a una empresa más seria y compleja. Sería sensato decir que esta familia se ha asentado en una existencia cómoda y bien definida.

Imagen de CODA de Siân Heder, selección oficial de la sección de competencia de EUA en el Festival de Cine de Sundance 2021. Cortesía del Instituto Sundance. | foto de Mark Hill.

Las cosas se complican cuando Ruby decide unirse al coro de la escuela para perseguir al chico que le gusta. La audiencia, acompañada del profesor de canto Bernardo (Eugenio Derbez), descubre que la chica tiene talento. De esta forma, Ruby comienza a desarrollar sueños guajiros de ir a una escuela de artes una vez que acabe la preparatoria, lo que presentará un conflicto respecto a su rol esencial en su amorosa, pero necesitada familia.

La película está cimentada en una historia de crecimiento y maduración juvenil. Ruby debe lidiar con los típicos problemas adolescentes – bullies en la escuela, atracción por un muchacho (Ferdia Walsh-Peelo haciendo uso de su talento musical demostrado en Sing Street) que la ignora, intentos por salir del cascarón y empezar una nueva vida– que se vuelven más sensibles al considerar que su existencia está marcada por la sordera de su familia. Si de por sí crecer es complicado, esto se vuelve más desafiante cuando las responsabilidades de Ruby son más exigentes que las de cualquier persona preparatoriana.

Precisamente la historia se enfoca en resolver la relación de interdependencia entre Ruby y sus padres, dando a la película un toque de realismo acompañado de sensibilidad y marinado con mucha ternura. Aunque, en ciertos momentos se puede sentir empalagosa, la historia explota sus buenas intenciones para que en ningún momento se sienta insoportable. Se aprecia que una película sea tan bien intencionada y que tenga el objetivo de hacer sentir bien a la audiencia.

Imagen de CODA de Siân Heder, selección oficial de la sección de competencia de EUA en el Festival de Cine de Sundance 2021. Cortesía del Instituto Sundance.

Además, Coda destaca por la forma en que aborda el tema de la sordera. Nos deja entrever la cotidianidad de las personas que son parte de esta comunidad, mientras que trae abajo muchos estereotipos negativos de lo que implica no escuchar nunca nada. Con un par de escenas poderosas, entendemos claramente esta realidad, mientras que la historia presenta los momentos más emotivos de la película. En Coda, las personas oyentes son quienes se enfrentan al desafío de comunicarse con las personas sordas, y no al revés.

Al respecto vale la pena rescatar la comparación inevitable con Sound of Metal. Mientras que en esa cinta veíamos cómo es que un hombre se tenía que adaptar a la vida sorda, aquí Ruby más bien se ha tenido que acomodar a vivir en una familia en dónde ella es la única que escucha. Las actividades y tics que uno mantiene en un nivel de sonido mínimo para facilitar la convivencia diaria – masticar, escuchar música, tener sexo – son completamente ignorados aquí. Más bien Ruby tiene que hacer frente a la realidad de que ella es quien no encaja con el resto de su familia.

Los personajes creados por Heder son humanos, y se aprecia la delicadeza con la que los trata. Estamos ante personas que en manos menos sensibles podrían caer en la caricatura o burla. Afortunadamente, la historia que maneja Heder es una de aceptación que va más allá de las simples apariencias. Como ejemplo perfecto, tenemos el personaje de Bernardo. Desde un inicio queda claro que es mexicano, y mientras que algún otro guion se haría hincapié en esto, aquí este detalle queda como una característica más del personaje. Se supera tan rápido como se menciona.

Imagen de CODA de Siân Heder, selección oficial de la sección de competencia de EUA en el Festival de Cine de Sundance 2021. Cortesía del Instituto Sundance.

Heder deja que sus personajes crezcan y conformen capas de personalidad, nunca estancándose en una sola. En un contexto en el que los personajes latinos son constantemente estereotipados y explotados para presentar mensajes sociales y políticos, el manejo casual de este personaje se siente como una bocanada de aire fresco.

Aquí vale la pena mencionar el gran elenco que conforma la película. Es complicado escoger un solo nombre de todos los actores que ofrecen risas, lágrimas y mucha naturalidad en sus interpretaciones. Emilia Jones destaca en su papel protagónico al presentar una angustia juvenil acompañada por una adoración profunda por su familia y una voz potente. Troy Kotsur, Daniel Durant y Marlee Matlin tienen sus propios momentos de brillo, cada uno enfrentando los deseos de Ruby de manera distinta. Eugenio Derbez destaca por los momentos de risas y de apoyo.

Coda es una película con mucho corazón y sensibilidad que ofrece algo nuevo a las bien conocidas historias de maduración juvenil. A través de una historia que contrapone los sueños de una adolescente con el bienestar de su familia, Siân Heder nos introduce delicadamente a la realidad de la comunidad sorda. Sin embargo, esta película va más allá de eso y presenta una perspectiva entusiasta sobre el amor familiar y el atrevimiento de pelear por nuestros sueños. Coda provoca lágrimas, sonrisas y una necesidad de tararear constantemente You’re All I Need to Get By de Marvin Gaye y Tammi Terrell.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.