Estación catorce (FICM 2021): un vistazo inconcluso a la masculinidad tóxica mexicana

Escrito el 30 octubre, 2021 @alessandra_kr

Dirección: Diana Cardozo.

Guion: Diana Cardozo.

País: México.

Elenco: Antonio Becerril, Lourdes Elizarras, Yoshira Escárrega, Margarita Hernández, Claudia Ríos, Tonatiuh Trujillo, Gael Vázquez.

Palomómetro:

Más información de la película: https://moreliafilmfest.com/peliculas/estacion-catorce/

Estación catorce
Estación catorce. Dir. Diana Cardozo. 2021. Cortestía FICM 2021.

La masculinidad tóxica es un tema que ha adquirido fuerza no solo en el entretenimiento internacional, sino también en el mexicano. En TIFF, el cineasta Gian Cassini estrenó su documental Comala (también disponible en esta edición del FICM), en el cual explora su propia historia de toxicidad masculina al observar la vida de su padre difunto. En Estación catorce, Diana Cardozo explora el mismo tema desde una historia de ficción y vista a través de los ojos de Luis (Gael Vázquez), un niño de siete años.

Estación catorce inicia en una clase escolar. Rápidamente el ambiente pacífico se torna en uno de pesadilla cuando las alarmas empiezan a sonar y los niños son apresurados a regresar a sus casas. En momentos de pánico, la familia de Luis se apura a cubrir sus ventanas con madera y la puerta con el refrigerador, preparándose para recibir el golpe inevitable del terror. Justo en estos momentos, la película promete con la incertidumbre de la otredad, ¿de qué se trata esta amenaza invisible e inevitable? Aunque la cinta flirtea brevemente con el terror sobrenatural, pronto se asienta en el terror diario y violento que vemos continuamente en pantalla: el miedo de vivir en un estado sumido en la violencia.

Después de que el susto pasa, Cardozo da otro vuelco para asentarse más bien en la relación que Luis tiene con su papá, Manuel (Antonio Becerril), un hombre joven con una pésima actitud hacia su esposa y un resentimiento hacia la vida por su estatus económico. Su mente está por todos lados y su paciencia es limitada. Al explorar el poblado después del paso atemorizante de los bandidos anónimos, Luis y Manuel se topan con una finca y dos personas asesinadas. Manuel aprovecha la tragedia para unirse a otros y saquear la casa. Como botín, se hacen de un sillón naranja elegante.

Mientras que Manuel piensa qué hacer con el mueble, Luis empieza a ser víctima del acoso de sus compañeros, quienes acusan a su papá de ladrón y de no ayudar a una familia en apuros por estar viendo qué robar de la casa en llamas. La cineasta brinca entre la relación entre padre e hijo y el proceso de maduración de Luis, quien pasa sus tardes jugando con sus amigos, explorando la zona y haciendo travesuras blancas. Sin embargo, es mucho lo que Luis ha observado – más para un niño de siete años – y poco el apoyo emocional con el que cuenta.

Estación catorce
Estación catorce. Dir. Diana Cardozo. 2021. Cortestía FICM 2021.

El punto de vista infantil invoca inmediatamente a cintas como The Florida Project (Sean Baker, 2017) o Los lobos (Samuel Kishi, 2019), en las cuales los niños protagonistas impulsan la historia. No obstante, y a diferencia de este esfuerzo, esas cintas se distinguen por tener a actores talentosos al centro (algo tan difícil de obtener y que más bien amerita aplausos para aquellos niños que son buenos actores). Los diálogos dichos por el joven Gael Vázquez se sienten forzados e irrealistas, incómodos en los labios del pequeño. Por su parte, las escenas libres que simplemente siguen a Luis y a sus amigos se sienten vacías.

La cinta adquiere tintes más intrigantes cuando se enfoca en Manuel a través de los ojos de su hijo. Explosivo, impredecible y simplemente abusivo, Luis representa a los miles de jóvenes que crecen con papás machistas, tóxicos y egoístas. Este desafío se une al trauma de crecer en un ambiente fracturado por la violencia para crear a un jovencito destinado a explotar en cualquier momento. Aun así, Cardozo se mantiene en un carril sensible, más bien ofreciendo un alivio amigable en el que Luis por fin vocifera sus traumas acumulados.

Estación catorce destaca por sus temas abordados, y no por su ejecución. La exploración de Manuel y las consecuencias de su actitud en Luis se queda inconclusa, pues en sí la cinta nunca explora a fondo la psicología del padre. Más bien, lanza ideas impactantes y contradictorias sobre quién es. Por su parte, el final es súbito.

Aun así, se celebra que la toxicidad masculina mexicana sea explorada, y más al considerar que existen otros factores que abonan a un crecimiento fracturado en nuestra realidad nacional. Tomando eso en consideración, es para que, por lo menos, las relaciones familiares fueran positivas y alentadoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.