Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Emily: el delirio de una mente creativa

Escrito el 18 enero, 2023 @andreamarserr

Dirección: Frances O’Connor.

Guion: Frances O’Connor.

Elenco: Emma Mackey, Fionn Whitehead, Oliver Jackson-Cohen, Alexandra Dowling, Gemma Jones, Adrian Dunbar, Amelia Gethig.

Países: Estados Unidos, Reino Unido.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt12374656/

Emily. Dir. Frances O’Connor. Imagem Films Mx. 2022.

¿Qué inspiró a Emily Jane Brontë a escribir Cumbres borrascosas? Esto le pregunta Charlotte Brontë (Alexandra Dowling) a su hermana Emily (Emma Mackey) al inicio de la película Emily, la cual abre con los últimos instantes de la vida de la autora, fallecida a los 30 años. Lentamente, la cámara se postra sobre los ojos de Emily conforme se enfrasca en una especie de delirio, recordando –o probablemente imaginando– el periodo de su vida antes de escribir su obra máxima.

Si bien la obra de Emily Brontë ha sido adaptada inconmensurables veces para diversos medios, la vida de la autora no. Esto podría deberse a que era una persona solitaria, reclusa y tímida, por lo que poco se sabe de su carácter más allá de lo escrito por su hermana Charlotte. Además, su vida como mujer en el siglo XIX la orillaba a permanecer en el ámbito privado. Por esto, un largometraje de su vida es una hazaña, y enmarcar las remembranzas de su vida en el delirio de una mujer en su lecho de muerte es un recurso que permite a Frances O’Connor, directora y guionista, tomar libertades creativas. “La imaginación detrás de Cumbres borrascosas” es el eslogan detrás de la promoción de Emily, entonces esta aproximación es más un retrato de su mente que una cinta biográfica.

En este delirio, las relaciones de Emily son el eje de la historia. Entre ellas está la relación con sus hermanas, Charlotte y Anne (Amelia Gethig); su hermano Branwell (Fionn Whitehead); William Weightman (Oliver Jackson-Cohen), el nuevo coadjutor en la parroquia del padre de la familia Brontë; y su lejano y frío padre Patrick (Adrian Dunbar), quien está más enfocado en dirigir a su rebaño como pastor y en encontrar trabajos para sus hijas que en darles la atención y el amor que, sobre todo Emily, buscan.

“Solo hay una verdadera felicidad en esta vida: amar y ser amada,” es uno de los tantos motivos temáticos en Emily y es precisamente esta búsqueda de amor –filial, romántico, pero, sobre todo, propio– la que impulsa a Emily. Ser apodada “la rara” de la comunidad conlleva ostracismo, particularmente para alguien a quien no le agrada conocer personas nuevas, pero también deriva en un sentido profundo del ser propio. Por eso, cuando el padre de Emily le pide a William que la ayude a mejorar su francés, son sus convicciones las que despiertan un interés romántico en el coadjutor.

La química es innegable entre ambos porque más allá de la atracción física, sus debates de la filosofía teológica muestran una atracción intelectual; sin embargo, como hombre de fe, William también se siente atemorizado por lo impía que cree que es la mente de Emily. Esto está en contraposición con la relación de Emily y Branwell. Con él, Emily experimenta con el opio, el alcohol, el crimen y los tatuajes. “A veces hacer cosas malas trae cosas buenas,” le inculca Branwell.

Emily. Dir. Frances O’Connor. Imagem Films Mx. 2022.

Emily es el primer largometraje en el que Mackey es la protagonista, y la actriz hace suyos todos y cada uno de los momentos. Si bien su capacidad de interpretación a partir de la serie Sex Education nunca estuvo en duda, en Emily, Mackey muestra su dinamismo. Por un lado, las microexpresiones de su rostro, como un ligero temblor de las mejillas o las cejas, o simplemente la expresividad de sus ojos, son suficientes para comunicar emociones. Por el otro, una escena particularmente emotiva, pero también tensa y hasta escalofriante, es en donde Mackey usa una máscara que cubre su rostro y ojos, orillándola a utilizar las inflexiones en su voz y las limitaciones de los movimientos del tren superior de su cuerpo. En Emily, Mackey demuestra que es capaz de pasar fluidamente de la calma a la devastación, del rechazo al deseo, del romance al odio y del gozo a la devastación.

La interpretación de Mackey es apoyada por aspectos técnicos como el diseño de vestuario y el peinado. Para mostrar lo extraña que Emily es, sus vestidos suelen ir en tonos más oscuros que los del resto de las mujeres a su alrededor. Su cabello dentro de casa suele estar apropiadamente peinado y recogido, mientras que fuera de ella, es tan libre como ella se siente cuando se recuesta en el pasto a imaginar historias. Por último, la música a cargo de Abel Korzeniowski y el diseño de sonido son notables, destacando una secuencia en la cual el sonido de una pluma rasgando el pergamino se convierte lenta y progresivamente en música.

Dada la naturaleza de la vida de Brontë, la película es un drama; sin embargo, también goza de una dosis de humor que rompe la tensión. El thriller psicológico se asoma en ocasiones para recordar que esto se trata de una menta brillante, pero atormentada, acentuado por la edición con cortes abruptos a cargo de Sam Sneade (The Favourite), como si la propia Emily decidiera no mostrar por completamente algunos episodios de este periodo de su vida.

Emily no es estrictamente un retrato biográfico, por lo que, quienes la vean con esa expectativa en mente, probablemente salgan decepcionados. Aunque es de esperarse que una vida llena de pérdidas termine en tragedia, Emily es mucho más que un drama y un romance, es el sueño febril de una imaginación infinita, siempre fiel a sí misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.