Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

El poder de los centavos: el nuevo sueño americano

Escrito el 25 octubre, 2023 @bmo985

Dirección: Craig Gillespie.

Guion: Lauren Schuker Blum, Rebecca Angelo basadas en el libro “The Anti Social Network“ de Ben Mezrich.

País: Estados Unidos.

Elenco: Paul Dano, America Ferrara, Anthony Ramos, Seth Rogen, Vincent D’Onofrio, Shailene Woodley, Sebastian Stan, Talia Ryder, Myha’la Herrod, Nick Offerman, Pete Davidson..

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt13957560/

El poder de los centavos. Dir. Craig Gillespie. Sony Pictures. 2023.

Vivimos en una era dorada del populismo, y no solo me refiero a eventos de índole político como la elección (y probable reelección) de Donald Trump en Estados Unidos, sino a la prevalente noción de que los sentimientos son de alguna forma superiores al intelecto y que siempre se deberían elegir aquellos antes que aquel (en términos burdos, esta es la idea que subyace en la discusión sobre el cine como escapismo y el cine como expresión artística y ya sabemos cuál de ellas lleva las de perder). Esta era está impulsada por la febril actividad de los millones de personas que a diario hacen de las redes sociales una herramienta para hacerse escuchar, ya sea para quejarse sobre un asunto como la dentadura de Sonic el puercoespín o para manipular los algoritmos para lograr que su banda favorita sea tendencia mundial. Es una característica innegable de estos tiempos que la multitud anónima que conforma el internet es una fuerza para tomarse en cuenta y que, con frecuencia, es imposible saber de antemano lo que los animará a actuar.

El poder de los centavos narra un episodio de esta índole, en el que se enfrentaron los vulgares creadores de memes de Reddit contra los crueles inversionistas profesionales de Wall Street en el lejano año de 2021.El guion de Lauren Schuker Blum y Rebecca Angelo adapta la crónica periodística de Ben Mazrich y apuesta de lleno por el ángulo populista al encuadrar este episodio bursátil como una revolución de los sans culottes del siglo XXI.

Esta perspectiva es moldeada por varios elementos de la historia, principalmente por los mismos participantes, quienes se concibieron a sí mismos como valientes miembros de una sociedad revolucionaria enfrentándose a una clase parasitaria a través de incontables memes. Puede hacerse la observación de que la mentalidad estadounidense está íntimamente ligada al acto de la compra como una forma de relacionarse con el mundo; se compra en los locales que apoyan sus mismas creencias, se dona dinero al candidato que le agrada, se lleva a cabo una revolución comprando acciones a través de una aplicación.

Es probable que solo Hollywood pueda hacer una película sobre la especulación bursátil como un valiente acto de resistencia, pero no faltará a quien el estoicismo de Paul Dano como RoaringKitty le sea comparable a aquel plano de Saló o los 120 días de Sodoma y Gomorra (Pier Paolo Pasolini, 1975) en la que dos jóvenes desnudos alzan el puño desafiando a sus captores fascistas (uno nunca sabe). A pesar de esta pereza narrativa, repetida hasta el cansancio por los analistas, articulistas, reporteros e involucrados, El poder de los centavos no sufre del síndrome de película genérica basada en hechos de la vida real que cada año ve su mediocridad recompensada por los premios de la Academia, sino que articula un relato ligero, cómico rayando en lo satírico y más o menos fidedigno a los hechos verídicos.

En la actuación de Dano el filme halla el ancla a la cual asirse para aterrizar un asunto de entrada ridículo por partida doble, y al hacerlo acierta ese delicado balance que eludió a la fallida, pero premiada, La gran apuesta (Adam McKay, 2015). Dano logra algo que este reseñista había creído imposible hasta ahora: que un YouTuber parezca una persona de verdad. Su rostro redondo y ojos expresivos le dan cierta complejidad a lo que es una película maniqueísta y simplona. En torno a él giran los demás personajes, la enfermera divorciada, la estudiante endeudada, el cajero de clase obrera, así como los multimillonarios que ven amenazada su fortuna. El filme hace de él una figura mesiánica y Dano es tan buen actor que por momentos hasta yo me lo creí.

El poder de los centavos opera en un nivel hollywoodense, así que se pierde cualquier oportunidad de reflexionar sobre el asunto de fondo, el cual que podría resumirse en lo preocupante que es que el American dream se haya reducido a “tener suficiente dinero para permanecer con vida”. Asimismo, están ausente cualquier tipo de complejidad o misterio en sus personajes, quienes hacen explícita su miseria material una y otra vez y solo se limitan a seguir a RoaringKitty. Ni siquiera en su retrato de la clase obrera estadounidense puede igualar lo realizado por Lorene Scafaria en Las estafadoras de Wall Street (2019).

A final de cuentas, El poder de los centavos es una película reconfortante que busca placar a los estadounidenses y proporcionarles un falso sentido de seguridad. “El orden estadounidense de la igualdad y la democracia ha sido restaurado gracias a los insurgentes de Reddit” se antoja como su mensaje final. Es imposible no pensar en el otro desarrollo revolucionario transcurrido en territorio estadounidense durante los años de la pandemia y por qué solo uno de ellos ha sido adaptado con rapidez para la pantalla grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.