El hoyo en la cerca: un campamento adolescente malvibroso

Escrito el 7 junio, 2022 @bmo985

Disponible en: cines.

Dirección: Joaquín del Paso.

Guion: Joaquín del Paso y Lucy Pawlak.

Países: México, Polonia.

Elenco: Valeria Lamm, Lucciano Kurti, Yubáh Ortega, Erick Walker.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt12579120/

El hoyo en la cerca. Dir. Joaquín del Paso. Cine Caníbal. 2021.

Decenas de niños con los rostros pintados descienden con violencia sobre un pueblo en el clímax de El hoyo en la cerca, película de Joaquín del Paso, en lo que parece una emulación de la violencia infantil descrita por William Golding en su libro y posteriormente en la cinta El señor de las moscas. Pero lo que en aquella obra era extraordinario – quedarse varado en una isla desierta y verse forzado a reconstruir la sociedad –, aquí es ordinario y hasta banal, pues los púberes agresivos son parte de un campamento anual de una escuela privada de élite en el que la violencia es cultivada como parte de un rito de pasaje a la adultez.

El hoyo en la cerca inicia con primeros planos de la belleza natural del paraje que pronto será la sede del campamento anual de la escuela Los Pinos. El trinar de los pájaros y el verdor del paraje nos hace pensar en un entorno edénico. Al contrario de Adán y Eva, quienes fueron expulsados del Jardín del Edén y condenados a trabajar para subsistir, los 35 niños que conforman la comitiva escolar llegan para cavar hoyos y confeccionar cruces de madera bajo el pretexto de convertirse en hombres.

Parte del ritual, supervisado por la planta de profesores multiétnica, pasa por una mezcla de cariño, crueldad y humillación que podríamos reconocer como los patrones de un abusador hacia su víctima: construir vínculos de confianza y dependencia para perpetuar un ciclo interminable de abuso. A lo largo de la cinta, del Paso enfatiza estas características que parecen intrínsecas al modelo educativo de este colegio ficticio, haciendo una crítica nada sutil a este tipo de instituciones. La manera en que los niños emulan lo aprendido para hacer bullying a sus compañeros es una muestra de lo que el director identifica como las consecuencias directas de este tipo de educación.

A pesar de que su mensaje central sea diáfano, algo que no siempre augura una buena cinta, del Paso sale avante en su segundo largometraje tan solo por la fuerza del suspenso que maneja, así como por el control de su elenco infantil gigantesco (si alguien ha tenido que supervisar a más de un preadolescente, entonces podrá comprender lo admirable de hacer lo propio con 35 de ellos). El suspenso se mantiene a través de una sensación de desasosiego que se hace presente desde la primera secuencia con diálogos en la que la cámara recorre el círculo formado por los profesores y alumnos, y deja claro que se traen un rollo malvibroso. El director del colegio advierte que el retiro espiritual se llevará a cabo en una finca situada en un valle, cerca de una comunidad que vive en condiciones de pobreza extrema, por lo que es mejor no salir de las instalaciones por aquello de los asaltos y los secuestros.

Este temor que se inculca a los niños se acrecienta con cada día que pasa, desde infundir desconfianza a la otredad morena y pobre de los alrededores, pasando por la observación de una supuesta criatura mítica en el bosque que desde tiempos inmemoriales mata y viola, hasta el muy anticipado “juego de banderas” que no es otra cosa más que una carta blanca para capturarse y aprisionarse entre los dos bandos de púberes, todo bajo el cobijo de la noche. El miedo corre a lo largo del filme.

El hoyo en la cerca. Dir. Joaquín del Paso. Cine Caníbal. 2021.

La música de Kyle Dixon y Michael Stein (Stranger Things) contribuye a esa sensación de que algo está mal (confieso que el tráiler que había visto me había hecho pensar en una cinta de terror sobrenatural). La película, presentada en un aspecto 4:3, evoca una sensación de estar atrapado, a pesar de hallarse los niños en una finca amplia.

De acuerdo con el director, la elección de este formato de pantalla se dio porque quería que fuera una película que se enfocara en los rostros, no en los paisajes, lo que nos hace pensar que no es el entorno el lugar de malevolencia, sino las personas. La fotografía del debutante Alfonso Herrera Salcedo, caracterizada por sus movimientos de cámara, sean travellings amplios, panorámicas y zoom-ins, mantiene el sentido de incertidumbre a la vez que encuadra los rostros lozanos de sus protagonistas (es de destacarse una escena macabra de abuso de poder situada entre conejos, construida mediante plano-contraplano).

Del Paso hizo una apuesta arriesgada al construir un elenco conformado casi en su totalidad por jóvenes actores no profesionales reclutados de escuelas privadas –similares a la presentada en pantalla–, pero sus elecciones brillan por sí mismas, destacando Valeria Lamm como el niño malcriado que lidera el escuadrón bully, además de Yubáh Ortega, Lucciano Kurti, José Vázquez y Santiago Barajas. La química entre ellos hace que la película tenga mayor verosimilitud, pues toda la historia transcurre en el campamento.

México es uno de los grandes exportadores de violencia machista y El hoyo en la cerca representa el machismo con mayor sutileza que sus otros grandes temas –racismo, fanatismo–. Lo que caracteriza a este filme, es la noción de lo ordinario. A pesar de que su clímax surge a partir de un elemento inesperado, del Paso representa de forma hábil la noción de que este tortuoso campamento en el que la degradación es la norma, la obediencia una creencia central y el egoísmo una necesidad de supervivencia, sucede año tras año. Al construir un mundo propio, del Paso es capaz de crear un retrato inteligente de la élite de la sociedad mexicana en la que los débiles no tienen lugar y el madurar significa no solo aprender a odiar, sino a infligir dolor, todo bajo el pretexto de que el mundo real será mucho más cruel.

El hoyo en la cerca es una propuesta interesante que intriga a su audiencia y que, a pesar de contener momentos de diversión infantil, es lo suficientemente siniestra como para rozar la frontera entre el suspenso y el terror. Al menos uno de sus hallazgos, y más de uno de sus planos (en los que se desvela una bestia abominable), provocará más pesadillas que cualquier criatura, animal maldito o aparición del cine clásico de terror.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.