Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

El ángel de la muerte: thriller espeluznante sobre un asesino en las sombras

Escrito el 28 octubre, 2022 @CesarAndreZzZ

Disponible en:

Dirección: Tobias Lindholm.

Guion: Krysty Wilson-Cairns, basado en la novela “The Good Nurse: A True Story of Medicine, Madness, and Murder” de Charles Graeber.

Elenco: Jessica Chastain, Eddie Redmayne, Nnamdi Asomugha, Kim Dickens, Noah Emmerich, Ajay Naidu, Devyn McDowell, Chris Henry Coffey.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt4273800/

El ángel de la muerte. Dir. Tobias Lindholm. Netflix. 2022.

La controversia que destapó la serie Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer tuvo su origen en la sensación de que su creador, Ryan Murphy, usó artimañas manipuladoras y explotadoras para indagar en los oscuros pasajes del terror que dejó Dahmer en la sociedad estadounidense, específicamente en la comunidad afroamericana y gay. Son indefendibles los recursos que emplea Murphy para crear morbo y sensacionalismo y revela una insensibilidad que fue apañada por Netflix, la productora de la serie.

Aunque los crímenes de Jeffrey Dahmer y Charles Cullen son substancialmente diferentes en ejecución y modus operandi, sus historias comparten similitudes. Ambas son sobre perversidad y depravación humana en las que un hombre blanco privilegiado se salió con la suya por la ineficiencia y protección de las autoridades. La llegada de El ángel de la muerte a Netflix ofrece la oportunidad de demostrar que sí se pueden representar este tipo de historias sin recurrir a la explotación y el sensacionalismo.

Estrenada en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2022, la dirección metódica y perspicaz de Tobias Lindholm favorece el tono oscuro y tétrico de la historia real de quien podría ser el asesino serial más prolífico en la historia de Estados Unidos con más de 400 muertes estimadas y 29 víctimas confirmadas. El hombre en cuestión es Charles Cullen (Eddie Redmayne) un enfermero que fue desplazado de hospital en hospital en Nueva Jersey sin llamar la atención de nadie.

La película empieza con un paciente agonizando. La cámara no lo muestra, pues hay una persiana que impide ver lo que ocurre dentro del cuarto. Solo vemos a Cullen en una esquina de la habitación, contemplando en silencio cómo el monitor cardiaco hace cada vez más ruido a la vez que la vida del paciente se desvanece. Otros enfermeros llegan para dar reanimación cardiopulmonar, pero es demasiado tarde. El hospital despide a Charles y consigue trabajo rápidamente en otro hospital, patrón que se repitió al menos una docena de veces.

En el Centro Médico de Somerset, Amy Loughren (Jessica Chastain) es una enfermera adicta al trabajo con una condición cardiaca severa. Pese a recomendaciones médicas, Amy se resiste a dejar de trabajar debido a que necesita completar unos meses en el hospital para tener acceso al seguro médico y realizarse la operación que salvará su vida. La película hace un trabajo sólido en introducir a quién será la verdadera protagonista de la historia y explorar con complejidad psicológica el dilema moral al cual se someterá.

La llega de Cullen al hospital Somerset es un alivio inicial para Amy, pues representa un compañero de trabajo que rápidamente se vuelve su amigo y un relevo necesario durante las jornadas nocturnas. Un patrón de muertes hospitalarias inesperadas aparece y, constantemente, la última persona que vio con vida al paciente fallecido es Cullen. Lindholm se esmera para que su película sea discreta, por lo que ninguna de las muertes se muestra en pantalla, sino la llegada del personal médico a las habitaciones cuando ya es tarde.

De manera paralela, se sigue la investigación por la muerte de una paciente de Somerset: una anciana que tenía altos niveles de insulina en su cuerpo al momento de su fallecimiento. Los detectives Baldwin (Nnamdi Asomugha) y Braun (Noah Emmerich) intentan desvelar los antecedentes oscuros de Cullen, pero cada hospital para el que trabajó pone trabas y retiene información.

El ángel de la muerte. Dir. Tobias Lindholm. Netflix. 2022.

El ángel de la muerte funciona como un sólido thriller porque la historia no se desarrolla con base en los asesinatos de Cullen, sino alrededor de estos y los acontecimientos que perpetúan su carrera criminal. La película, de manera ingeniosa, critica al sistema médico estadounidense y todas las fallas metódicas que perjudican la calidad de vida de la población. Esto inicia desde que se plantea la condición de salud de Amy Loughren, quien no tiene seguro médico como muchos otros estadounidenses.

La protección de Cullen por parte de los hospitales también es un tema recurrente. Nadie estaba dispuesto a reconocer que había contratado a alguien que hizo daño a pacientes. Los protocolos y evaluaciones psiquiátricas necesarias para contratar personal sanitario fueron ignorados, permitiendo que Cullen se saliese con la suya una y otra vez. Estos pacientes se convertían en archivos, carpetas que quedaban almacenadas con indiferencia, ya que muchas veces los pacientes eran ancianos o personas con enfermedades terminales y los familiares no pedían autopsias.

Con paciencia y elegancia, el guion de Krysty Wilson-Cairns demuestra su inteligencia y capacidad para abarcar varios tópicos con prudencia. El libreto tiene claro qué quiere contar y cómo quiere hacerlo. Utiliza el personaje de Amy como un vehículo para el espectador, quién descubre gradualmente la inquietante y fría personalidad de Cullen, así como su indiferencia ante las muertes, cada vez más frecuentes.

Ayuda a Amy tener a Jessica Chastain interpretándolo. La actriz entrega una actuación voraz, compasiva y física abarcando desde la sensación de vulnerabilidad y protección por sus hijas pequeñas, hasta la incertidumbre terrorífica de que un hombre que percibía como su amigo, sea un monstruo homicida sin misericordia. Es fácil conectar con Amy por su carácter humanista, los vínculos emocionales que crea con los pacientes y el potente arco emocional que Chastain comanda con facilidad.

Eddie Redmayne logra algo sólido y la construcción discreta que hace de Cullen es inquietante. Su simple presencia silenciosa transmite escalofríos, pues parece alguien despojado de todo lo que conocemos como humanidad. No hay revelaciones profundas de los motivos de Cullen para matar, puesto que en la vida real el asesino nunca lo explicó. Esto, en lugar de sentirse como un vacío narrativo, hace de la película una experiencia aún más aterradora, aunque durante el tercer acto la presencia de Redmayne se vuelve tenue.

Por momentos, se siente como una película de terror sin nunca explotar ni sensacionalizar el caso, indagando en la sensación de vulnerabilidad que se tiene ante personas como Cullen. La indefensión que ofrece la historia es una manera inteligente y respetuosa de posicionarnos en el lugar de las víctimas y sus familiares. En cuanto a los elementos técnicos, si algo vale la pena mencionarse es lo ingeniosa que es la banda sonora del grupo Biosphere y la edición de sonido, convirtiendo el reconocible “beep” del monitor cardiaco en un recordatorio angustioso de que un asesino está al acecho sin ser percatado por nadie.

El ángel de la muerte comprende cómo contar una historia de crimen real de manera aterradora, manteniendo el respeto a las víctimas y las personas involucradas en el caso. No hay oportunidad de redención para la psicopatía de Cullen, no hay ventanas para sensacionalizar sus crímenes, ni mucho menos, explotarlos, quitándole valor e identidad a sus víctimas. Se trata de un raro, pero afortunado caso de un true crime con consciencia, que transmite el horror de saber que personas como Cullen pasan constantemente desapercibidas a nuestro alrededor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.