Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Desaparecer por completo: el morbo como pecado capital

Escrito el 16 abril, 2024 @CesarAndreZzZ

Disponible en: Netflix.

Dirección: Luis Javier Henaine.

Guion: Ricardo Aguado.

Elenco: Harold Torres, Tete Espinoza, Fermín Martínez, Vicky Araico, Norma Reyna, Quetzali Cortés, Eligio Meléndez.

País: México.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt8851084/

Desaparecer por completo. Dir. Luis Javier Henaine. Mantícora Distribución. 2024

“La fotografía convierte al mundo en un cementerio. El fotógrafo, lo sepa o no, es el ángel de la muerte”, es una frase de la filósofa Susan Sontang que nos confronta con la esencia conflictiva de la profesión de la fotografía. Una cámara es un arma que, en las manos equivocadas, desencadena tragedias relacionadas con la perversa y corrompida necesidad humana de glorificar la violencia.

Es fácil comparar Desaparecer por completo con Nightcrawler (Dan Gilroy, 2014) no solo porque en ambas películas los protagonistas comparten la reprochable profesión de fotógrafos de nota roja, sino porque el MacGuffin que detona la trama es la obsesión por ser el mejor, devotos a prostituir las desgracias de otros para alimentar el morbo de las masas sin consciencia. La mayor diferencia es que mientras que en la película de Gilroy la idea central de la indolencia del sufrimiento ajeno y la manera en que los negocios sucios existen porque hay un público que los consume está brillantemente ejecutada, en la cinta de Luis Javier Henaine no quedan claras las intenciones narrativas, ya que igual podría ser una escabrosa metáfora sobre la culpa, un thriller sobrenatural sobre maldiciones o una reflexión de cómo el morbo corrompe a la humanidad, física y psicológicamente.

Santiago (Harold Torres) es uno fotógrafo que se excusa bajo la premisa de que es “artista” para romper cualquier código ético irrespetando la dignidad humana. Ya sea en accidentes automovilísticos, homicidios o suicidios, él llega antes que la policía y los paramédicos para tomar fotos de los cadáveres y luego venderlas a periódicos sensacionalistas.

Aun así, Santiago aspira a más. Lo notamos cuando edita sus fotografías alternando el brillo y contraste para evocar una especie de “reflexión” sobre la mortalidad, o cuando se postula para concursos de fotografía. No obstante, como le dice su jefe, el resultado siempre es el mismo: la foto de un muerto que irá a la primera plana del periódico, causando conmoción en el momento y perturbando a los seres queridos del difunto, para eventualmente ser olvidada.

Pese a esto, la obsesión de Santiago por hacer algo más grande con su trabajo es incesante, descuidando su propia seguridad y la relación con su novia embarazada Marcela (Tete Espinoza) en el proceso. Cuando el protagonista fotografía a alguien (o algo) que no debía en una aparente escena de homicidio, empieza a experimentar síntomas somáticos perturbadores relacionados con sus sentidos que lo llevan a cuestionarse si está perdiendo su sanidad mental, si alguien lo está acechando para cobrar una venganza, o ambas.

Si algo se le puede conceder a Desaparecer por completo es que se rehúsa a ser encasillada en el panorama genérico del cine de terror. Se parece más a un thriller inquietante sobre “la búsqueda de aquello que no se te ha perdido” y luego sufrir las consecuencias al estilo de Sin señas particulares (Fernanda Valadez, 2020), que a una cinta de horror con sobresaltos y puertas que se cierran solas.

Henaine ejecuta una película con grandes méritos artísticos, haciendo partícipe al espectador de la debacle psicológica de Santiago a través de los sentidos. La fotografía de Glauco Bermúdez y la banda sonora de Alejandro Otaola son estimulantes al posicionarnos en la sensación angustiante de no saber de dónde vendrá la próxima amenaza. El guion de Ricardo Aguado presenta con elocuencia diferentes aspectos de la vida de México, desde la corrupción de las autoridades que por unos pesos permiten que el morbo e irrespeto a la dignidad humana se perpetúe a través de fotógrafos como Santiago, hasta la fascinación cultural por la brujería, chamanismo, maldiciones y limpias. Más que clichés, estos elementos resultan auténticos, explorando que, se crea en eso o no, forman parte del tejido sociocultural mexicano.

Es notable que, a diferencia de muchas producciones de terror modernas, Desaparecer por completo es genuinamente aterradora con secuencias que son combustible de pesadilla por lo bien diseñadas que están, tanto visual como auditivamente, apegándose a la infalible premisa de que lo impredecible y oculto asusta más que cualquier monstruo o fantasma. Sin embargo, donde la película tropieza es la elaboración de sus argumentos respecto a la profesión de Santiago y las consecuencias que sufre debido a esta.

Henaine y su guionista no construyen un protagonista lo suficientemente interesante como para sentir algo genuino en su decadencia mental, a pesar de la convincente actuación de Torres. Es como si Santiago estuviese sentenciado al purgatorio, intentando descubrir el por qué o para qué de lo que le ocurre. El problema es que el espectador hace lo mismo, tratando de atar cabos y encontrar una profundidad inexistente.

Por lo tanto, aunque Desaparecer por completo es envolvente y artísticamente ingeniosa, resulta un tanto decepcionante que se conforme con tan poco en términos de narrativa. Al final del día, la película es demasiado tímida como para hacer un inciso mayor sobre el oportunismo de la profesión del fotógrafo, la corrupción en México o el reprochable tráfico de miseria que ejerce el periodismo, limitándose a una efectiva, pero simplista historia de un hombre perdiendo la cordura, atormentado por sus demonios internos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.