Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Cosas imposibles: cátedra sobre amistad, soledad y vulnerabilidades

Escrito el 8 agosto, 2022 @CesarAndreZzZ

Disponible en: Prime Video.

Dirección: Ernesto Contreras.

Guion: Fanie Soto.

País: México.

Elenco: Nora Velázquez, Benny Emmanuel, Salvador Garcini, Luisa Huertas, Andrés Delgado.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt10032342/

Cosas imposibles. Dir. Ernesto Contreras. Videocine. 2021.

Una mujer que llora está sentada en el suelo de su baño en una soledad agonizante, un joven fuma mirando con desasosiego a ningún lugar en específico, también en una soledad abrumadora. Sea en un espacio abierto o uno cerrado, las primeras dos escenas de Cosas imposibles son claves para adentrarnos en el universo individual de sus protagonistas, almas que, pese a tener compañía, se sienten solos, aislados y desapegados de la vida. Son temas que no son para nada extraños al cine del director Ernesto Contreras, quien desde Párpados azules (2007) hasta la espectacular Sueño en otro idioma (2017) ha demostrado una tendencia a representar personajes cuyo lenguaje y expresión interna se codifica y entiende en la discreción e interacción con el otro.

Contreras no crea personajes ejemplares; crea seres humanos reales con agonías internas, profundas y arraigadas, que son suprimidas a través de escapes que resultan contraproducentes para su psicología y emociones. Precisamente este es su encanto: la exposición de la tendencia humana a tomar decisiones que no siempre son beneficiosas, y, sobre todo, a abrazar con profundidad las vulnerabilidades y traumas que nos hacen seres humanos. Si bien es cierto que Cosas imposibles, nominada a 10 premios Ariel, es un acercamiento comercial a los temas a lo que nos tenía acostumbrados, su esencia se mantiene intacta.

La historia se balancea entre dos protagonistas. Matilde (Nora Velázquez) es una mujer viuda de 60 años que, pese a esa resonante sensación de soledad mencionada, tiene compañía: la de su gato Fidel, la de una vecina que se preocupa genuinamente por ella, y más importante, la de su esposo Porfirio (Salvador Garcini), quién sigue atormentándola, abusando de ella verbal y emocionalmente pese a haber muerto. Los años de violencia en su relación se traducen en una manifestación psicológica física: Matilde está atormentada por un hombre que solo ella puede ver, que la sigue a todos los lugares a los que va y que le impide iniciar un proceso de sanación interna de los traumas causados por el abuso.

Miguel (Benny Emmanuel) es un joven que vive en la misma unidad habitacional que Matilde. Pasa sus días con sus amigos y “haciendo de todo” para ganar dinero, aunque eso implique ocasionalmente traficar droga. Su soledad no es tan explícita como la de Matilde, pues casi siempre está en compañía de su amigo Lalo (Andrés Delgado). Hay algo que Miguel contiene en sus silencios, manteniéndose ocupado para no pensar demasiado y reprimiendo sus sentimientos como ha estado acostumbrado. Tiene una notoria necesidad de sentirse aceptado por su grupo y destaca entre ellos por ser observador y sensible, notando como Matilde debe estar pasando por un mal momento ahora que su esposo murió.

Un día, Miguel llega con comida a la casa de Matilde y pronto comienzan a desvelar su pasado, presente y futuro. Lo que no han dicho explícitamente, lo revelan ahora que tienen compañía que los escucha con compasión, sin juicios y con ánimos de convertirse en mejores versiones de sí mismos.

Entre tantos aspectos positivos, lo que destaco de Cosas imposibles es la actuación de Nora Velázquez y la exploración que se hace al trauma de violencia de género a través de su personaje. Las alucinaciones son métodos utilizados en incontables películas y series para adentrarse en la psique de un personaje perturbado emocionalmente que tiene algo pendiente por resolver y no necesariamente aluden a un trastorno psicótico. En el caso de Matilde, la presencia de un esposo maltratador la rodea y sofoca. Tal y como la violencia de género en todos sus matices, la víctima es la única persona que ve y siente ese dolor, y alguno que otro observador externo que se preocupe por la persona.

Cosas imposibles. Dir. Ernesto Contreras. Videocine. 2021.

El trauma por maltrato físico y psicológico de una pareja tiene consecuencias severas, aun después de que esa relación termina. Matilde vive en un círculo depresivo profundo, desganada, apática y en la constante sensación de insuficiencia e inutilidad que le han hecho sentir por muchos años. Es oportuno y brillante que durante un flashback se exponga que la relación con Porfidio no siempre fue así y que durante los primeros años fue un idilio. La mayoría de las relaciones violentas tienen esa característica.

Velázquez se adentra en la piel de Matilde, y hace de sus vulnerabilidades el elemento triunfal que le brinda eventualmente una catarsis. La película no pretende ocultar emociones incómodas y representa con honestidad el estado psicológico al cuál se puede llegar estando rodeado de infelicidad y abuso. Incluso los intentos de Matilde por “mejorar” son atropellados: un supuesto doctor que le vende pastillas para que sus alucinaciones desaparezcan que no son más que placebos, los esfuerzos por conseguir trabajo a su edad y la complicidad con Miguel en un negocio fraudulento. No hay camino fácil o directo hacia la sanación que todos buscamos, y la película lo representa con precisión.

Aunque el desarrollo del personaje de Miguel no es tan efectivo como el de Matilde, la actuación de Benny Emmanuel merece ser destacada. Ya en Chicuarotes (Gael García Bernal, 2019) había demostrado su talento para dar vida a personajes socialmente marginados, con un toque sincero de comedia y una humanización palpable. Resulta difícil juzgar las decisiones de Miguel en ciertos puntos de la película, comprendiendo que están motivadas por una crianza negligente y un estilo de vida en el cual tuvo que aprender a “valerse por sí mismo”. Es conmovedor y carismático los momentos en los que conecta íntimamente con Matilde, probando la química de los actores.

La interpretación de Eugenia (Luisa Huertas), la atenta vecina de Matilde también es espléndida, mostrando el valor de la sororidad y la ausencia de juicios en los casos de violencia de género. También hay esmero en la fotografía de César Gutiérrez: la película respira por completo la Ciudad de México. El perenne color morado de las viviendas, la contemplación de mercados, pasarelas, supermercados, estaciones del metro, consultorios médicos e, incluso, las habitaciones de los departamentos. El enfoque resalta la deshumanización de los lugares y lo solitarios que se encuentran los personajes en los mismos pese a tener compañía. Este contexto resulta sensible para crear una atmósfera que se fusiona con las emociones de los protagonistas: sintiéndose aislados y disociados de su entorno, solo pueden conectar el uno con el otro.

Hay varias cosas que parecen “imposibles” en la película. La amistad entre una mujer de 60 años y un adolescente, el hecho de que esta mujer quiere buscar maneras de rehacer su vida a su edad, la necesidad del adolescente de recibir aceptación plena en un mundo represivo y las maneras en las que ambos pretenden hacer de su vida algo mejor, en el presente, mientras aún están vivos.

Matilde responde en cierto momento a la alucinación de su agresor, diciendo que está feliz porque está viva. Lo que podría parecer una frase motivadora trivial, en el contexto de la película, es una impactante reflexión sobre la esperanza, las maneras en las que luz y oscuridad pueden convivir en nuestra vida, y el valioso recordatorio de que ser vulnerables no nos hace débiles. Cosas imposibles es un viaje al amor propio, la dignidad y las conexiones con otros que recuerdan que nunca es demasiado tarde para empezar a vivir y sanar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.