Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Copenhagen Cowboy: hechizo de neón en los bajos fondos

Escrito el 23 enero, 2023 @javirocha_

Disponible en:

Disponible en: Netflix.

Dirección: Nicolas Winding Refn.

Guion: Nicolas Winding Refn, Sara Isabella Jønsson Vedde, Johanne Algren, Mona Masri.

Elenco: Angela Bundalovic, Zlatko Buric, Fleur Frilund, Mikael Bertelsen, Andreas Lykke Jørgensen, Li Ii Zhang, Dragana Milutinovic, Jason Hendil-Forssell, Mads Brügger, Lola Winding Refn, Peter Belli.

País: Dinamarca.

Duración: 6 episodios de 50 minutos cada uno.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt16969944/

Copenhagen Cowboy. Dir. Nicolas Winding Refn. NWR Film Productions & Space Rocket. 2022.

Copenhagen Cowboy supone el segundo ejercicio superlativo de “televisión de autor” y libertad creativa desenfrenada –casi milagrosa– del director Nicolas Winding Refn tras Too Old to Die Young (2019). Se trata de casi seis horas de puro NWR sin adulterar en las que toma inhóspitos entornos de su Dinamarca natal para retorcerlos hasta convertirlos en lugares de una sordidez surreal bajo su particular mirada, dando lugar a un fascinante cosmos que exuda magnetismo en su imaginería de cuerpos estáticos cual maniquíes bañados por neones.

La trama gira entorno a la figura de una misteriosa joven dotada de poderes místicos llamada Miu (Angela Bundalovic). Aunque, en un principio, da la sensación de que Miu es una presencia pasiva o mera observadora de la barbarie que acontece a su alrededor, progresivamente obra milagros hasta convertirse en una entidad justiciera vengadora. Su periplo abarca desde el paso por una red de prostitución, hasta prestar ayuda a una mujer para rescatar a su hija de las garras de un jefe mafioso, todo ello pasando por el submundo criminal del tráfico de drogas en Copenhague.

Las conexiones y el encuentro de Miu con el tenebroso personaje de Nicklas (Andreas Lykke Jørgensen) resultan especialmente significativos para indagar en las habilidades de Miu y dar paso a la principal figura antagónica de la historia. Así, además de los códigos del cine noir posmoderno, también saldrá a relucir el lado fantasioso y extraterrenal de este universo.

Apoyado en un eficaz sintetismo narrativo y con lo formal como su objetivo y herramienta primordial, este trabajo se siente autorreferencial para cualquier espectador familiarizado con la obra de Refn en temas, elementos y obsesiones recurrentes, estando incrustados hasta la médula de Copenhagen Cowboy ese característico ADN de violenta hiper-estilización de la imagen de su filmografía posterior a Drive (2011). Secuencias oníricas, metáforas toscas –los gruñidos de los hombres-cerdo–, justicieras silenciosas, vampirismo, la iconografía de armas de fuego y machetes, artes marciales, el uso de vestuario con potente carga simbólica…, todo es un cóctel de los lugares comunes del cine del danés que maravillará a sus fieles, y que, desde ya, parece destinado a convertirse en ficción televisiva de culto.

Copenhagen Cowboy. Dir. Nicolas Winding Refn. NWR Film Productions & Space Rocket. 2022.

Aunque alineándose en estilo a Only God Forgives (2013), The Neon Demon (2016) o a la mencionada Too Old to Die Young, Refn también se permite un acercamiento a sus inicios, en concreto a la trilogía Pusher, con la inclusión de su retrato de los bajos fondos de Copenhague y por la presencia del personaje de Miroslav (Zlatko Burić), un antiguo mafioso y ahora abogado metido en asuntos criminales.

Copenhagen Cowboy destaca en su ritmo casi ceremonial, con una marcada parsimonia en la cadencia de sus diálogos. En su sintetismo en el texto acaba siendo más sugerente que explícita, aportando más preguntas que respuestas, pero preocupándose por dejar claros los mecanismos e idiosincrasias de su universo. Aún con ese ritmo pausado, no podemos evitar la sensación de que su historia avanza imparable en todo momento hacia un destino fatídico. Cada encuadre y cada paneo están llevados con tal minuciosidad que se sienten dignos de celebración. A menudo la cámara gira y se mueve como un ente omnipotente, sirviendo como una ventana a otra dimensión: un mundo de fantasía macabra, un cuento bello y brutal por el que sus personajes vagan como almas en pena.

La sugestiva atmósfera, lograda por composiciones cargadas de sintetizadores por parte de Cliff Martinez, Peter Peter, Peter Kyed y Julian Winding, es un añadido indispensable para la obra, adquiriendo la música un protagonismo capital en la mayoría de las secuencias (mención especial merece la la lucha espectacularmente coreografiada que tiene lugar en el episodio 6, en comunión con la banda sonora).

Se le puede reprochar a Refn que no le dé un cierre más concreto al conjunto, quizás en vista de una ¿posible? segunda temporada, o que repele a aquellos espectadores que le den una oportunidad sin estar en completa sincronía con su obra reciente. Aquellos que sí consigan entrar en ella, se encontrarán con un viaje sobre la lucha de fuerzas del bien y el mal con aura fantasmagórica, apoyado en la imagen de manera hiperbólica, por y para una experiencia sensorial llevada a su máximo esplendor formal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.