Cha Cha Real Smooth (Sundance 2022): comedia romántica sin clichés

Escrito el 24 enero, 2022 @bmo985

Sección: US Dramatic Competition.

Dirección: Cooper Raiff.

Guion: Cooper Raiff.

País: Estados Unidos

Elenco: Cooper Raiff, Dakota Johnson, Vanessa Burghardt, Leslie Mann, Evan Assante, Brad Garrett.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt14376344/

CHA CHA REAL SMOOTH
Cha Cha Real Smooth. Dir. Cooper Raiff. 2022. Cortesía: Festival de Sundance 2022.

Tal vez no existan las parejas perfectas ni los amores hechos el uno para el otro, y mucho menos los príncipes azules. Tal vez solo existen personas complejas que improvisan mientras avanzan. Tal vez solo hay momentos adecuados, ventanas de oportunidad en que dos individuos pueden amarse y compartir su vida. Cooper Raiff, guionista, director y protagonista de Cha Cha Real Smooth parece entender esto. Su filme anterior, Shithouse (2020), exploraba el solitario mundo de las citas en la universidad, y en esta cinta, que parece continuación de aquella, torna su atención a la encrucijada del adulto joven recién salido de la universidad: ¿quién eres y adónde te diriges? ¿qué harás de tu vida?

Andrew (Cooper Raiff) es separado de su novia cuando ella gana una beca para estudiar en Barcelona y él tiene que regresar a vivir con su madre (Leslie Mann), su hermano (Evan Assante) y padrastro (Brad Garrett), y trabajar en un lugar de comida rápida. Es entonces que conoce a Domino (Dakota Johnson) y su hija Lola (Vanessa Burghardt) en una fiesta infantil, dando pasos en falso en un romance que nunca parece comenzar del todo. Domino es una madre soltera, cuya hija es autista y cuyo compromiso de boda no le impide buscar refugio en Andrew.

A pesar de la distancia en el talento de los dos protagonistas (Johnson continúa demostrando ser una intérprete excepcionalmente introspectiva), la pareja tiene química en tanto que Raiff se ha otorgado un papel tan carismático, cariñoso y sin idea del mundo como el que podría darse a un golden retriever. Su relación se basa en la necesidad de afecto de Domino y la necesidad de Andrew por satisfacer las demandas de otros. De forma inteligente, Raiff trata sus encuentros como momentos de intimidad emocional más que física.

Al igual que en Shithouse, su principal fortaleza como contador de historias radica en su capacidad de otorgar honestidad emocional a sus personajes. Tal vez no tengan claridad sobre sus motivos, intenciones o futuro, pero en su diálogo encuentran el entendimiento, la empatía y la validación que requieren. Es esta sensibilidad dialógica la que le permite al director y guionista evitar los lugares comunes del género, que bajo la fábrica incansable de contenido de Netflix está bajo amenaza de convertirse en una parodia de sí mismo.

No obstante, a menudo queda la sensación de que Raiff opera bajo la misma incertidumbre directorial que sus personajes. La música genérica que ameniza un momento de intimidad es usada en una escena donde Andrew y su hermano intercambian insultos; escenas idénticas de baile grupal son usadas como introducciones, una seguida de la otra; y la construcción del mundo de Domino y Andrew no sobrepasa los límites de la recurrente celebración judía del bar mitzvah (este escritor puede quejarse sobre el modelo de producción en serie de Netflix, pero al menos la primera entrega de To All the Boys I’ve Loved Before contaba con un destacado diseño de producción y fotografía).

He de sugerir que una película en que todos los personajes hablan bien del protagonista (es un bailarín sexy, es amado por las madres que lo contratan y es una buena persona que reparte consejos y sabiduría) revela cierto autoenamoramiento. Claro, un joven de talentos múltiples siempre tiene un componente narcisista, pero Raiff necesita con urgencia que alguien lo aparte del manantial que contiene su reflejo, pues como Narciso, corre el riesgo de ahogarse.

Cha Cha Real Smooth es divertida y contiene momentos de ternura entre dos personas imperfectas que conectan, aunque sea por un momento. En ello es elevada por la actuación de Dakota Johnson, quien emite cada línea de diálogo con formidable convicción, y cuya sutileza emocional denota una madurez y un dominio de su oficio. Por su parte, la presencia de su coprotagonista Vanessa Burghardt, actriz autista, es el antídoto perfecto para el exceso de energía de Raiff.

Sin embargo, no puedo dejar de señalar la zozobra que no se puede justificar por la puesta en escena regular. El ensimismamiento de Raiff conduce a una esterilidad de su universo de personajes: carecen de vida interior y requieren ser animados por la presencia de su protagonista. Aún más, en el fondo, el conflicto dramático yace en los otros y no en Andrew, cuyos múltiples encantos le ganan alabanzas por los atributos más peculiares. Esta insistencia en que sus personajes giren en torno a él termina por hacer que Cha Cha Real Smooth dependa enteramente en si la audiencia compra lo que ofrece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.