The Gravedigger’s Wife (Cannes 2021): el desconcierto de aprender el valor de la vida y la muerte

Escrito el 10 julio, 2021 @alessandra_kr

Sección: Semana de la crítica.

Dirección: Khadar Ayderus Ahmed.

Guion: Khadar Ayderus Ahmed.

Elenco: Omar Abdi, Yasmin Warsame, Kadar Abdoul-Aziz.

Países: Finlandia, Alemania, Francia.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt4440842/

Cuando conocemos a Guled (Omar Abdi) en The Gravedigger’s Wife, está trabajando junto con sus compañeros excavando una tumba en medio de la ciudad de Djibouti. Literalmente, Guled depende de los muertos para sobrevivir. Para eso, se para todos los días en frente del hospital, esperando con ansias que las personas que son transportadas en las ambulancias sean su fuente de ingresos. Desgraciadamente para él, parece que las personas de la comunidad están pasando por un momento de fortuna, pues no hay gente que enterrar.

Este panorama desalentador en su vida laboral no afecta la relación con su esposa Nasra (Yasmin Warsame), una mujer encantadora que luce hermosa con sus vestidos tradicionales, ofreciendo paciencia cuando el esposo se desespera con su hijo, u organizando escapadas a una boda de desconocidos para pasar una noche juntos. Desgraciadamente, Nasra está enferma de los riñones, y a pesar de intentar mejorar su condición con antibióticos, llegará al punto en que necesitará una operación de 5 mil dólares para sobrevivir.

El director y escritor Khadar Ayderus Ahmed – nacido en Somalia, pero residente en Finlandia – explora en su ópera prima el valor de la vida y las necesidades perturbadoras para sobrevivir. Guled depende de la muerte de otras personas para proveer para su familia, y a la vez, su esposa está a punto de morir. La muerte es fuente de esperanza y progreso para Guled, así como una amenaza de terrible tristeza.

Ahmed maneja este tema con ligereza y tacto, al menos durante la primera mitad de la historia mientras conocemos a la familia y sus rutinas. Guled pasa tiempo con sus compañeros de trabajo, disfrutando de las cosas sencillas de la vida: escuchando fábulas mientras descansan o molestando a un amigo mientras liga con una mujer. Tiene claras sus prioridades en la vida, pero de nuevo, el dinero se vuelve su más grande desafío, y no porque quiera acumularlo, sino porque es la única manera de salvar a la mujer que ama.

Nasra y Guled forman una pareja feliz, sabiendo que se casaron por amor en un contexto en que los matrimonios arreglados son comunes. Es más, este hecho fue el que terminó alienando a Guled de su familia, quienes se mantienen impávidos – incluso violentos – cuando éste se acerca a ellos pidiendo ayuda para conseguir dinero para la operación de Nasra.

En este sentido, Ahmed también hace un buen trabajo en ilustrar las disparidades de clase y los desafíos a los que se enfrenta Guled. Se plasma claramente la manera en que el dinero es la diferencia entre la vida y la muerte. En este punto, el conflicto de Guled y Nasra es distinguible entre aquellas personas que no tienen un seguro médico que les proteja de cualquier cosa. La reflexión de que el acceso a los servicios de salud debería ser universalmente gratuito es resonante, sin importar la parte del mundo en dónde nos encontremos.

Aunque se siente la desesperación de Guled, la película mantiene su tono delicado. Guled hace hasta lo imposible en la medida de sus capacidades, pero nunca se descarrila para ofrecer un nuevo estilo a la película. Más bien, The Gravedigger’s Wife retrata la desesperación silenciosa de un hombre que no puede hacer mucho por su familia.

La cámara comandada por Arttu Petomaa mantiene claridad en todo momento. El fotógrafo juega con colores naranjas y cálidos al situar mucha parte de la historia en la hora dorada, así como tonos verdes para los interiores y la oscuridad. Su cámara dignifica y abrillanta la locación, algo fresco y valioso después de ver constantemente los filtros amarillentos exasperantes por parte de producciones occidentales ubicadas en África.

The Gravedigger’s Wife es un primer esfuerzo directoral que indica un ojo compasivo y una voz fresca en Ahmed para presentar historias africanas sobre las realidades sociales locales. En esta ocasión, la historia se enfoca en una familia de Djibouti que es bendecida y afectada de misma forma por la muerte. Aunque el desenlace es más abierto e incierto de lo que me hubiera gustado, lo cierto es que ofrece una interpretación esperanzadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.