Beyond the Infinite Two Minutes (Fantasia 2021): ciencia ficción laberíntica de bajo presupuesto

Escrito el 8 agosto, 2021 @bmo985

Sección: Selección oficial.

Dirección: Junta Yamaguchi.

Guion: Makoto Ueda.

Elenco: Kazunori Tosa, Aki Asakura, Gota Ishida, Riko Fujitani.

País: Japón.

Palomómetro:

Más información de la película: https://fantasiafestival.com/en/film/beyond-the-infinite-two-minutes

Beyond the Infinite Two Minutes. 2021.

Dos televisores conectados, una botella de catsup y un címbalo bien colocado son algunos de los elementos de una de las mejores comedias de ciencia ficción de este año, la japonesa Beyond the Infinite Two Minutes. Partiendo de la premisa de que existen dos pantallas vinculadas entre sí por una diferencia de dos minutos, el guionista Makoto Ueda presenta una historia intrincada y sorpresiva por su imaginación narrativa.

Cuando Kato (Kazunori Tosa), el dueño de un café en Kyoto, Japón, se retira al final del día a su departamento encima de su negocio, se da cuenta que desde el monitor de su computadora lo llama una voz conocida: la de él mismo. Comienza así una aventura en tiempo real por una noche enloquecedora al lado de sus amigos.

Kato se dice a sí mismo, a través del monitor en su apartamento, que debe bajar al café porque ambos aparatos se encuentran conectados inexplicablemente. Actúan como portales a través del tiempo: capturan y emiten al otro monitor lo que se encuentra frente suyo, con la peculiaridad de que uno transmite el pasado y uno el futuro, cada uno con dos minutos de diferencia. Lo complicado de la trama – los enunciados anteriores me han costado trabajo escribir, así que me parece una labor titánica la de Makoto Ueda – contrasta con la sencillez y el deleite cómico con que su director, Junta Yamaguchi, logra a lo largo de la película.

Yamaguchi nos hace sentir el paso del tiempo real, de dos minutos en dos minutos, al recurrir a uno de los trucos cinematográficos que han cobrado más fama en últimas fechas: el plano secuencia. En esta ocasión, este recurso – a menudo señalado como el signo verdadero de un genio – no toma el protagonismo central, a pesar de que toda la cinta se presenta de esta forma.

En este sentido, Beyond the Infinite Two Minutes recuerda más a Rope (Alfred Hitchcock, 1948) que a Birdman (Alejandro G. Iñárritu, 2014) o 1917 (Sam Mendes, 2019), pues al igual que en aquel thriller de cínicos asesinos, el plano secuencia está en servicio de la historia, más que al reverso (al igual que Hitchcock, Yamaguchi no tiene mucho empacho en esconder sus cortes). Los verdaderos protagonistas son su elenco y su complejo y divertidísimo guion.

Beyond the Infinite Two Minutes. 2021.

Esta película nipona utiliza los talentos del grupo teatral Europe Kikaku. Ubicado en Kyoto, presenta obras teatrales, espectáculos de variedad y programas de radio. Es notoria la química entre los actores, pues todos, con excepción de Aki Asakura (El cuento de la princesa Kaguya), forman parte de la agrupación. Yamaguchi y Ueda los conocen bien y son capaces de aprovechar sus talentos.

El plano secuencia parece el vehículo perfecto para un elenco acostumbrado a hacer presentaciones en vivo. Además de transmitir con precisión la extrañeza temporal de la premisa central, traduce la fortaleza del conjunto, pues a menudo la película se siente como una representación teatral. En este caso, la ausencia de cortes no está destinada a señalar la genialidad de su creador, sino a ensalzar las mejores características de la producción.

La creatividad de Beyond the Infinite Two Minutes abarca tanto a la ciencia ficción como a la comedia. La relación amistosa entre Kato, su empleada (Riko Fujitani), vecina (Aki Asakura) y amigos (Gota Ishida, Yoshifuma Sakai) es imperdible por el entusiasmo característicamente japonés que le imprimen. Los mensajes emitidos cada dos minutos (periodo que crece de forma exponencial) y el asombro con el que estos son recibidos hacen que el filme sea tan ingenioso como cómico y disfrutable.

Los giros narrativos que Ueda presenta en la segunda mitad elevan la apuesta, introduciendo peligro, acción y romance. El hecho de que esta sea una cinta de bajísimo presupuesto grabada durante la pandemia, mediante la cámara de un teléfono celular en un falso plano secuencia, debería establecer a Ueda, Yamaguchi y al grupo de Europe Kikaku como una fuerza a reconocerse en el panorama cinematográfico mundial.

La trama es muy compleja y llega el punto es que uno se da por vencido para comprenderla. También hay momentos en que se extraña una cámara profesional, pero es imposible no sentirse encantado por este filme hecho con partes iguales de cerebro y corazón. Por donde se le vea, es un deleite. Lamento concluir en un lugar común, pero en verdad creo que Beyond the Infinite Two Minutes es una cinta de culto instantánea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.