Benediction (TIFF 2021): las meditaciones de una vida insatisfecha

Escrito el 15 septiembre, 2021 @alessandra_kr

Sección: Presentaciones especiales.

Dirección: Terence Davies.

Guion: Terence Davies.

País: Reino Unido.

Elenco: Jack Lowden, Peter Capaldi, Gemma Jones, Ben Daniels, Kate Phillips, Simon Russell Beale, Jeremy Irvine, Geraldine James.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.tiff.net/events/benediction

Benediction. 2021.
Benediction. 2021. Cortesía TIFF.

Siegfried Sassoon fue unas de las voces más importantes y valientes de la Primera Guerra Mundial. El poeta vio acción durante gran parte de la Guerra y, hacia el final de ésta, se volvió un disidente y crítico ruidoso del gobierno británico y su decisión de sacrificar a millones de jóvenes ingleses por una causa que, según él, pronto perdió rumbo. Al observar su vida desde el lente moderno, es imposible no sentir admiración por un hombre que se atrevió a ir en contra de lo “bien visto” y lo “aceptado”, en una era dónde ser especial y distinto era castigado.

Terence Davies distingue la valentía y complejidad de este personaje al plasmar su reverencia y apreciación en su más reciente obra cinematográfica, Benediction. En esta película biográfica, Davies presenta su visión complicada y filosófica de un hombre que vivió atormentado por los traumas de la guerra, su identidad y su insatisfacción, manteniendo una existencia mísera y triste. A pesar de ser uno de los pensadores de la época más valorados, la frustración y el descontento le siguieron toda la vida, intensificándose en su recta final.

Benediction inicia en 1914 con un Sassoon (Jack Lowden) regio y sarcástico. Personaje público bien establecido para entonces, su obra Concert-Interpretation es recitada en voz en off a la vez que lo vemos disfrutando de una función teatral. Esta introducción se volverá un método narrativo recurrente en la película: Lowden recita algunos de los poemas desoladores de Sassoon (Died of Wounds, Attack, When I’m Among a Blare of Lights, Invocation), mientras que metraje de soldados en el campo de batalla aparece ilustrando las palabras.

Distinguido en la guerra por su valentía, Sassoon sería enviado a una institución mental militar cuando se rehusó a regresar a pelear después de un tiempo en el hospital. A partir de aquí, y a través de sesiones informales de terapia con el Dr. Rivers (Ben Daniels), la historia comienza a descubrir al poeta, siempre listo con reflexiones elocuentes y existenciales, así como comentarios pícaros e insolentes.

Davies disfruta de una libertad creativa al explorar a su sujeto de estudio mediante una estructura desordenada. En vez de seguir una cronología clara y definida por años concretos, Davies se transporta por la vida de Sassoon a partir de temas, emociones y relaciones sentimentales. La historia a veces salta en el tiempo, regresa a los años de la guerra o avanza sin límites por la vida privada de Sassoon. Mientras que nunca se pierde de vista al protagonista, Benediction tiene el cuidado de celebrar y distinguir a los hombres que marcaron su vida.

Tal y como lo plasma Davies, Sassoon fue definido por el trauma de la guerra, así como por los hombres con los que entabló relaciones sentimentales. Así, Davies invierte tiempo en presentar y disfrutar al Dr. Rivers, con su paciencia e interés en Sassoon más como filósofo que como paciente; a Wilfred Owen (Matthew Tennyson), quien sería uno de los máximos exponentes de la poesía bélica del tiempo y que moriría en combate; a Ivor Novello (Jeremy Irvine), un hombre ruin y popular que tuvo un amorío con Sassoon; y a Stephen Tennant (Calam Lynch), aristócrata con quien tendría una relación larga, pero fatídica. Davies se esmera en aclarar que todos, por buenas o malas experiencias que dejaran a su paso, marcaron a Sassoon, dándoles pequeños momentos de apreciación a lo largo de la cinta.

A la vez que Benediction es una película sobre Sassoon, también funciona como un tributo doloroso a los soldados caídos de la Primera Guerra Mundial. Con numerosas escenas históricas que ilustran sin timidez los horrores de la guerra, así como con los poemas que definieron su carrera, el filme es un testimonio de este periodo y los traumas que dejó en aquellos que la vivieron.

Interpretado por Lowden en su etapa joven y Peter Capaldi en su etapa madura, ambos actores ofrecen actuaciones torturadas y marcadas por su contexto. Mientras que el Sassoon de Lowden es popular, enamoradizo, relajado y un poco pedante, el de Capaldi es amargado, enojón y celoso de la juventud de los demás. Mientras que ambos sufren por cosas distintas (lo que es y lo que ya no será, respectivamente), las dos actuaciones están guiadas por la vulnerabilidad y el dolor.

El guion está repleto de meditaciones existenciales, pero es sorpresivamente gracioso. Davies impregna un aire de autenticidad y naturalismo a los diálogos intercambiados entre los personajes. Se pueden observar pistas discretas en dónde el descaro e insolencia provocan reacciones sentidas y únicas entre los actores. En este aspecto, Benediction es uno de los guiones más disfrutables del año, demostrando que incluso en un mar de tristeza, la vida siempre ofrece momentos inesperadamente graciosos.

Cimentada en una maestría artística a la que ya nos tiene acostumbrados Davies, la película comparte el tono afligido, la banda sonora solemne y la fotografía elegante de The Deep Blue Sea (2011). Ambas tienen un halo de melancolía que es difícil de escapar. Las transiciones son únicas y atractivas, mezclando sabiamente los colores y las texturas para dar cambios orgánicos y creativos. Su lentitud tiene una resonancia, pues se aprecia la angustia que continuamente embarga a Sassoon y lo inmiscuido que está en sus sentimientos e ideas.

Benediction es la representación de un alma torturada y desdichada, siempre cuestionando qué pudo tener y qué ya no podrá obtener. Davies la presenta como una biografía poco convencional, marcada por los monólogos internos que demuestran a alguien sensible y afectado por el tiempo que le tocó vivir. Con una interpretación aparentemente sencilla, pero cautivante a cargo de Lowden, Benediction no es para los débiles de corazón, pero sí para aquellos necesitados de reflexiones filosóficas que cuestionen la razón de las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.