Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Arturo a los treinta (TFF 2023): emblema de la experiencia melancólica millennial

Escrito el 4 diciembre, 2023 @alessandra_kr

Sección: Concurso largometraje.

Dirección: Martín Shanly.

Guion: Ana Godoy, Federico Lastra, Victoria Marotta, Martín Shanly.

País: Argentina.

Elenco: Martín Shanly, Camila Dougall, Paula Grinzpan, Ivo Colonna Olsen, María Soldi, Esmeralda Escalante, Miel Bargman, Camila Videtta, Julieta Caputo, Martita Alchourrón, Julia Ezcurra, Pedro Merlo.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt26342673/

Arturo a los treinta. Dir. Martín Shanly. Un puma. 2023.

Si me preguntan, incertidumbre y ansiedad son las mejores palabras para describir la experiencia millennial, o al menos, mi experiencia como parte de la generación millennial. Justo ahora que ya estamos en la adultez, aquella etapa en la que se supone que nuestra vida ya tiene un camino establecido, quizá con una pareja estable, trabajo seguro y planes para el futuro, se está volviendo más común que más bien caigamos en la comprensión de que lejos estamos de la estabilidad y comodidad que nuestros padres vivieron y que se espera de nosotros.

Arturo a los treinta elabora esa incertidumbre e inestabilidad emocional, financiera y psicológica en su personaje principal, quien, tal y como lo menciona el título, está en ese momento en el que cierta certeza debería tener. La película sigue a Arturo (Martín Shanly) a lo largo de distintos momentos de su vida de los últimos años, encontrándolo por primera vez en la boda de su “mejor” amiga en marzo de 2020. Justo con la sombra de la pandemia asomándose, la narración de Arturo (en alguna parte del futuro) nos lleva por el peor día de su vida, iniciando con la ceremonia religiosa y terminando con un suceso tan vergonzoso que no puede ni escribirlo en su diario.

La narración de este día es constantemente interrumpida por saltos al pasado, ofreciendo contexto, cargas emocionales y nombres a caras que aparecen constantemente a lo largo de la historia. El dinamismo de la película – los cambios en la cronología, la contextualización de los personajes sin explicaciones tediosas y la introspección del personaje principal– hacen que sea sencillo involucrarse rápidamente con la vida triste de Arturo y las terribles decisiones que toma continuamente. Poco a poco armamos el rompecabezas de su vida y las razones por las que está pasando por tan mal momento, en muchas ocasiones víctima de la vida misma (un corazón roto, dificultad para encontrar trabajo, una tragedia familiar, cierto hastío y apatía) y otras tantas víctima de su propia autodestrucción y torpeza para lidiar con los obstáculos (emborracharse hasta perder los estribos, ser un terrible compañero de departamento, no tener filtro).

Aunque películas coming of age hay muchas, son pocas las que plasman acertadamente la angustia de la adultez y el autoconocimiento de que lejos estamos de tener la madurez que se espera cuando uno llega a los 30s. Quizá la comparación más de justa sería The Worst Person in the World (Joachim Trier), aquella cinta de 2021 que causó revuelo por su manera tan realista de dejar claro que una puede empezar su autodescubrimiento justo en la etapa en la que se supone que ya se debe conocer por dentro y por fuera.

Aunque similares en su ADN, cada una tiene su chispa especial. Mientras que la propuesta de Trier está llena de aflicción con algunos chispazos de comedia, la de Shanly destaca por su comedia con un tapiz de tristeza. El filme noruego termina con el consuelo de que la vida continua y que se encontrará algo mejor; en cambio, el argentino finaliza con la sensación de que las cosas eventualmente mejorarán porque no se puede tocar más fondo (no se pierde la ironía de que la historia acaba justo cuando la pandemia inicia).

Más allá de esto, y por muy sombría que parezca está conclusión, lo espectacular de Arturo a los 30  es que es punzante en su guion y atinada en su sentido del humor. Shanly muestra habilidad de sobra para saber dónde cortar, dónde enfocar y cuánto dejar que cada escena dure para que el remate cómico sea efectivo.

Las reacciones y gestos de los personajes, el diálogo incómodamente intercambiado y la narración de Arturo reflejan la riqueza de la existencia, aquella en donde los momentos más trágicos están acompañados de situaciones bochornosas, hasta graciosas, y de las que uno se reirá a carcajadas una vez que haya pasado suficiente tiempo. Precisamente por la manera en que Ana Godoy, Federico Lastra, Victoria Marotta y Shanly construyen su guion permiten que la película sea una comedia incluso cubriendo el punto más inaguantable de la vida de un hombre.

Martín Shanly, director y coescritor de la película, hace triple trabajo al traer a la vida a Arturo (merecidamente ganando el premio a mejor actor en esta edición del Torino Film Festival). Su actuación, sincera, simple y terriblemente nostálgica, tiene el equilibrio perfecto entre incómoda –dando lugar a los momentos más graciosos de la historia–, trágica –demostrando que su depresión lo vuelve una oveja negra entre familia y amigos– y empática –haciendo imposible no sentir tristeza por su vida en añicos y la falta de involucramiento por parte de aquellos a su alrededor. Hay personas que simplemente son torpes, delicadas e inexpertas en su manera de conducir su vida, y Arturo es la personificación perfecta de este perfil.

Arturo a los treinta fue la grata sorpresa del TFF 2023 con su sincera presentación de la melancolía y depresión funcional que bien caracterizan a toda una generación, un sentido del humor que invita a la risa constante y una inesperada, pero perfecta aparición de “Azúcar amargo” en el clímax de la historia. Nostalgia y risas son el corazón de la cinta, y justo lo que el filme obtiene de la audiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.