Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Amor y matemáticas (TIFF 2022): amor a la mexicana

Escrito el 15 septiembre, 2022 @bmo985

Sección: Contemporary World Cinema.

Dirección: Claudia Sainte-Luce.

Guion: Adriana Pelusi.

Elenco: Roberto Quijano, Diana Bovio, Daniela Salinas, Marco Polo, Homero Guerra, Jessica Mendiolea.

País: México

Palomómetro:

Más información de la película: https://tiff.net/events/love-and-mathematics

Amor y matemáticas. Dir. Claudia Sainte-Luce. 2022.

El tedio de la rutina de una vida de clase media debe ser una de las fuentes de inspiración más comunes para el cine. La hemos visto retratada de una y mil maneras, casi siempre a través de los ojos de un hombre que, harto de su esposa e inseguro de su desvaneciente hombría, se enamora de una mujer más joven que él y quien, dependiendo del género en que nos encontremos, lo hará feliz o no. Allí tenemos a Marcello Mastroianni en Divorcio a la italiana (Pietro Germi, 1961) o a Michelle Williams en Take This Waltz (Sarah Polley), para citar dos extremos de las posibilidades en el que la película mexicana Amor y matemáticas de la directora Claudia Saint-Luce (Los insólitos peces gato, 2013) se inscribe.

Billy (Roberto Quijano), depresivo, casado y con un hijo pequeño, pasa los días con apenas la energía suficiente para desempeñar su papel de amo de casa, cuidando al bebé, cocinando para su esposa y elucubrando nuevos (y fallidos) emprendimientos junto a su hermano. Su día a día se ve trastornado cuando Mónica (Diana Bovio) se muda a la casa de enfrente y sale a la luz la pertenencia de Billy a una boy-band en su juventud, una carrera musical que resultó fallida, pero que dejó una honda impresión en la mujer, quien aún conserva su memorabilia de la agrupación, sobre todo de Billy, su miembro favorito. Allí comienza una amistad que amenaza con convertirse en algo más.

Amor y matemáticas se define por el estilo de Sainte-Luce: un ritmo pausado, con imágenes preciosistas que aquí se caracterizan por el juego entre luces y sombras, situando a sus personajes en habitaciones a media luz que ilustran su malestar interior, y un lento desarrollo de intimidad entre extraños, tal y como sucedía en Los insólitos peces gato. Este último puede ser uno de los elementos que induzcan al público a la desesperación, pues el cine de la directora es uno de silencios y palabras murmuradas que conducen a escenas en las que los sentimientos brillan en pantalla. Eventualmente, la paciencia del espectador se ve recompensada gracias al carisma explosivo de Roberto Quijano en una secuencia in crescendo que representa el pináculo del filme.

Hay algo satírico en el guion de Adriana Pelusi, colocado entre el malestar de la abundancia y la imposibilidad de confiar en el otro debido a la atomización geográfica del núcleo familiar. El entorno suburbano, en algún lugar neoleonés cerca de la frontera con Estados Unidos, es el escenario perfecto para que la cineasta coloque esta historia de frustración entre las clases acomodadas que, libres de la angustia de la carestía, acumulan artículos de lujo para olvidar sus vidas aburridas e incompletas.

Esta descripción del largometraje será incompleta si no se reconoce su humor seco, ya sean las sospechas infundadas sobre si cada nuevo vecino es narcotraficante, o la trama secundaria sobre la desaparición del perrito diminuto de la esposa de Billy. Sin caer en los extremos hollywoodenses tanto en la comedia como en el romance, Amor y matemáticas traza su propio curso con la ayuda de la química entre Quijano y Bovio.

Ella, súbitamente transportada a la intensidad del enamoramiento adolescente, y él, despertado de la depresión de ser un padre de familia desempleado con pocos logros a su nombre e impulsado a recobrar su autoestima, convierten a Billy y Mónica en un par memorable. Las miradas de timidez dan paso a una confianza cariñosa, como si no necesitaran las palabras para comunicarse entre ellos, como suele suceder en las películas de Sainte-Luce. Tal vez Amor y matemáticas no tenga la intensidad pasional de la mencionada Take This Waltz, pero lo compensa con la entrañable sencillez de dos personas que sacan lo mejor de cada uno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.