Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Amor de vinilo

Escrito el 19 septiembre, 2018 @alessandra_kr

Disponible en:

Director: Jesse Peretz

Elenco: Rose Byrne, Ethan Hawke, Chris O’Dowd, Lily Newmark, Denise Gough, Nina Sosayna, Azhy Robertson.

País: Estados Unidos

Duración: 105 min.

Palomómetro

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt5607096/

Amor de vinilo (otra vez con un pésimo título en español) es mucho más de lo que aparenta, pues a pesar de ser superficialmente una comedia romántica, demuestra que también es una reflexión sobre las aspiraciones y logros personales, así como la aceptación de lo que la vida ofrece. Por esto, esta película deja un mensaje más poderoso de lo que a simple vista podríamos esperar.La cinta se centra en un triángulo amoroso. Annie (Rose Byrne) y a Duncan (Chris O’Dowd) llevan siglos juntos y han desarrollado una existencia acogedora. Sin embargo, el amor real de Duncan es Tucker Crowe (Ethan Hawke), un cantante de media pinta que lanzó un disco 20 años atrás y desapareció por siempre. No obstante, Duncan está completamente obsesionado con él y no lo baja de genio musical. En un momento de crisis, Annie escribe un comentario negativo sobre Crowe en el blog del cantante que Duncan creó. Acto seguido, el mismísmo Crowe se pone en contacto con Annie y así, ambos se vuelven amigos por correspondencia. La cosa se complica cuando Duncan y Annie terminan y Tucker Crowe aparece en el pueblo de Annie, por lo que ahora Annie tendrá que lidiar con los celos de Duncan y la posible relación con Tucker.Lo que realmente eleva a Amor de vinilo son tres cosas en particular. En primer lugar, las actuaciones son buenas, y de hecho son las que salvan la cinta, pues en ocasiones las situaciones que se presentan pueden sentirse exageradas o increíblemente incómodas como para ser soportadas. De los tres protagonistas, destaca Rose Byrne como Annie, ya que su personaje es común e identificable, y hasta cierto punto está desesperado por encontrar sentido y felicidad en su vida, pero a la vez es entrañable y adorable. Adicionalmente, Byrne le da un cierto grado de misterio que no deja que tomemos por sentado sus decisiones: dudamos y tememos que no tome la decisión correcta, lo cual refleja la realidad e indecisión de la vida real.

En segundo lugar, Amor de vinilo lidia con temas densos y complicados de manera amigable, entre estos destacan la depresión, crisis existencial, cuestionamientos existenciales, la crianza de los hijos, la (falta de) realización de sueños y la idealización de las personas. En vez de lanzar la verdad agresivamente, crea suficiente misterio como para saber que sucede algo y permite que los personajes involucrados sean los que den a conocer la sorpresa. De esta forma, permite que los personajes estén listos y se desarrollen conforme a sus propios tiempos, lo que a la vez deja que las relaciones que se presentan, en especial entre Annie y Tucker Crowe, sean creíbles y satisfactorias.De hecho, lo más padre de la película es la importancia que le da a las relaciones interpersonales: al final del día, una relación sirve para el crecimiento interno, así como para el crecimiento de los involucrados como pareja. A lo largo de su duración, Amor de vinilo demuestra la forma en que los personajes crecen y buscan sus pasiones gracias a la relación que establecen entre ellos: es evidente que Annie y Tucker están pasando por una crisis existencial al inicio de la cinta (más evidente en él que en ella hasta en la forma en que se viste y actúa), y a lo largo de la película, entre ellos se ayudan a salir de su pequeño hoyo de manera indirecta, pues a pesar de que se apoyan mutuamente, cada uno lidia con sus problemas de manera autónoma.

Por último, no se puede ignorar el mensaje que la cinta deja sobre la idealización de los artistas. Incluso hay una escena en la que Duncan, el gran fanático de Tucker Crowe, corrige al músico sobre sus eventos de vida e inspiraciones de manera petulante y altanera, lo cual resulta desconcertante e incómodo. El personaje de Tucker Crowe es un recordatorio amigable de que los artistas son simples personas, con sus propios problemas, ilusiones y desilusiones, además de que sus logros creativos no tienen el mismo significado y relevancia como la de sus fanáticos.    Amor de vinilo es una satisfactoria oferta en cuanto a películas románticas, pues ofrece personajes realistas, empáticos y distinguibles en la vida real, todos con intereses y fracasos que definen sus vidas, pero que no impiden que salgan adelante. Asimismo, presenta a personas en medio de una crisis existencial de la que logran salir adelante con esfuerzo e introspección, pues distinguen en qué se han equivocado y encuentran el motor necesario para seguir adelante y cambiar su vida.

Al final del día, Amor de vinilo es una película sobre las segundas oportunidades, incluyendo las que llegan y las que no, las que aprovechamos o las que dejamos pasar de largo. Por esto, nos deja reflexiones al salir de la sala, obteniendo más de lo que esperábamos al entrar a ver una ligera comedia romántica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.