All That Breathes (Sundance 2022): humanos y aves enfrentan la destrucción ambiental

Escrito el 26 enero, 2022 @alessandra_kr

Sección: World Cinema Documentary Competition.

Dirección: Shaunak Sen.

Países: India, Reino Unido.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt16377862/

Salik Rehman observa a un azor negro en All That Breathes, dirigida por Shaunak Sen. Imagen cortesía de Kiterabbit Films.

Los cielos de Nueva Delhi, India están repletos de azores, unos pájaros negros y majestuosos que parece que nadan entre las nubes, distinguiéndose inmediatamente del resto de las aves que aparecen por ahí. No obstante, corren peligro inminente debido a la contaminación agobiante de la ciudad. Cada vez es más común que caigan de los cielos.

Sin embargo, Salik, Saud y Nadeem están ahí para rescatarlos. Este equipo de tres ha encontrado su vocación en el cuidado de los azores, creando un pequeño consultorio en el sótano de una de sus casas para curarlos cuando lo necesitan, o rescatándolos de las aguas locales de una muerte segura en las garras de los buitres. No queda duda de su devoción.

All That Breathes sigue la vida de estos hombres, quienes hacen hasta lo imposible por cuidar de las aves en un entorno que se está volviendo cada vez más hostil tanto para ellas como para los humanos. Con pocos recursos, planes contradictorios y obstáculos sistémicos, se enfrentan a un problema monumental que está intensificándose y del que, desgraciadamente, no tienen la solución. En este punto, el documental hace un trabajo fenomenal en reflejar la manera en que el daño ambiental afecta tanto a personas como a animales, pues el destino de estas aves está determinado por el daño que los humanos hacen al medio ambiente, en este caso, en Nueva Delhi.

Shaunak Sen, el director del documental, ofrece una mirada natural y nítida de la vida de los jóvenes y la relación especial que mantienen con los azores. De hecho, Sen demuestra el rol que juegan todos los animales en la vida cotidiana de la India. La cámara es constantemente invadida por monos, vacas, cerdos y caballos. Simplemente son los reyes del lugar. Aun así, queda claro que los azores mantienen un lugar importante en Delhi, surcando los cielos, devorando el desperdicio (haciendo su parte para evitar que la ciudad se inunde de basura), y manteniendo un rol simbólico entre los locales, pues las creencias religiosas indican que, al alimentarlos, estos consumen las penurias de aquellos que les dan comida.

Salik Rehman sonríe a un azor negro en All That Breathes, dirigida por Shaunak Sen. Imagen cortesía de Kiterabbit Films.

Más allá de la relación devota y naturalmente desigual entre ave y persona, el documental se enfoca en la vida de los tres hombres. Honestos, auténticos, y naturalmente graciosos, la cámara los sigue mientras platican, discuten una y otra vez sobre sus estrategias y planes a futuro, atienden a las aves o simplemente existen. Tienen tanto carisma que es fascinante verlos en sus tareas diarias e intentos por lidiar con sus conflictos humanos. Podríamos seguirlos por horas y nunca aburrirnos.

En este punto destaca el tono empático y crudo con el que Sen maneja su historia, pues, así como hay momentos chuscos que dejan ver la naturaleza de la relación entre los tres (Saud y Nadeem son hermanos, y cómo tal, son los que más pelean), también presenta situaciones tensas y frustrantes, pues prácticamente su trabajo es voluntario y se enfrentan constantemente a problemas económicos. Así, deben lidiar con la decepción de rechazos de financiamiento, el cambio de objetivos a corto plazo y la convivencia humana dificultada por rencores y reproches laborales. All That Breathes presenta acertadamente el estrés y la dificultad de la autosuficiencia y el emprendimiento, y a esto se le suma el hecho de que en Delhi se presentan continuos enfrentamientos religiosos y sociales que inundan de hostilidad y estrés los ánimos de la ciudad. Por todos lados se presentan desafíos constantes de resiliencia.

Este entorno discrepa del trabajo delicado de cámara a cargo de los cinefotógrafos Benjamin Bernhard, Riju Das y Saumyananda Sahi. Jugando con reflejos, animales y charcos citadinos, All That Breathes ofrece tomas igualmente inventivas como cautivadoras que manifiestan el contraste de la ciudad – belleza en los cielos y suciedad en las calles, paz en el horizonte y caos en las casas y edificios – así como la manera en que Delhi es dominada por los miles de azores que vuelan por los aires, conquistando casas y postes, y atemorizando y dominando a los humanos. El documental, además de ofrecer una historia cautivadora sobre el trabajo de este pequeño grupo rescatista, presenta algunas de las tomas más bonitas y creativas que reflejan el Delhi cotidiano.

All That Breathes celebra el espíritu altruista y comprometido de los rescatistas, quienes crearon desde cero una comunidad respetable y admirada por los locales por la devoción que les destinan a los azores. No obstante, a la vez funciona como un recordatorio urgente de lo mucho que el destino de todos los seres vivos, incluyendo aves y humanos, está interconectado. Aunque el trabajo de estos tres hombres es delimitado y específico, su labor heroica presenta una diferencia tangible en Nueva Delhi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.