Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

All Dirt Roads Taste of Salt (FICCI 63): la efímera sensación de un recuerdo

Escrito el 1 mayo, 2024 @JuanRod_52

Sección: Cine Afro.

Dirección: Raven Jackson.

Guion: Raven Jackson.

Elenco: Kaylee Nicole Johnson, Moses Ingram, Chris Chalk, Jayah Henry & Sheila Atim.

País: Estados Unidos.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt11534720/

All Dirt Roads Taste of Salt. Dir. Raven Jackson. 2023.

Según su etimología, la palabra recordar viene del latín “recordari”, compuesta por re (de nuevo) y cordis (corazón),  por lo que el acto de recordar significa “volver a pasar por el corazón”. Esto puede explicar por qué recordar resulta en muchas ocasiones como algo involuntario, incontrolable y, sobre todo, vital. Las memorias son como la sangre, siempre presentes, pero de forma inadvertida hasta que de repente se siente su flujo: la piel se eriza, la respiración cambia y, así sea por un instante, la conciencia se separa del entorno para traer al corazón nuevamente ese momento, ambiguo en sus detalles, pero fuerte en su sensación. Al recordar desafiamos la experiencia del tiempo como lineal y continua porque el corazón palpita a su propio ritmo, camina hacia el pasado y transita por los lugares que definieron quiénes somos.

Esta conceptualización del recuerdo toma una hermosa e hipnótica forma cinematográfica en All Dirt Roads Taste of Salt, la ópera prima de Raven Jackson. La vida de Mack (Charleen McClure) es presentada a partir de fragmentos de su infancia, adolescencia, adultez y vejez, conectados por la emoción en vez de las lógicas de los arcos narrativos convencionales. Estos momentos se plantean para ser experimentados en tomas largas, de cámara en mano haciendo close-up en las manos y sus gestos, los ojos y la dirección de sus miradas, los rostros y sus lágrimas.

Tradiciones, relaciones, regaños, regocijos y pérdidas se van enlazando para mostrar a Mack como un alma sensible y paciente que observa en detalle los objetos de su entorno y a quienes la rodean en medio del calor húmedo de los pantanos de Misisipi. El espectador disfruta de la complicidad con su herma Josie (Moses Ingram), la belleza de su madre Evelyn (Sheila Atim), la habilidad de su padre Isaiah (Chris Chalk) para desescamar un pescado y los besos a escondidas con su primer amor Wood (Reginald Helms Jr).

Cada una de estas interacciones está filmada de forma íntima y delicada, resaltando la intensidad del color verde del paisaje, los vestidos y labiales rojos, la tierra humedecida por la lluvia y el contacto entre pieles, que, junto a un sonido ambiente detallado, provocan un efecto hipnotizante. All Dirts Roads Taste of Salt es una experiencia cinematográfica de presencia absoluta en el momento, una invitación a dejar invadir el cuerpo por la emoción que evoca la escena. Los recuerdos se presentan como algo móvil, el entorno está desenfocado y hay cortes repentinos que denotan el ritmo particular de un evento que, al ocurrir, pudo durar segundos, pero ahora se siente como un infinito, o lo que fue una experiencia extenuante ahora pasa en un abrir y cerrar de ojos.

Con su debut, Raven Jackson hace una admirable contribución al cine que va más allá del argumento. La cineasta es valiente en su desprendimiento de la convención narrativa, sabiendo perfectamente que su estilo inevitablemente reducirá su alcance ante un audiencia acostumbrada al “dinamismo” de la historia y la satisfacción instantánea con la sobrecarga de sentidos. No obstante, quiénes estén en la disposición de observar con detalle lo que propone, dejando de lado las expectativas sobre lo que va a ocurrir después, notarán que eventualmente la pantalla provoca una absorción mágica: la enajenación sobre el cuerpo propio para dejarse llevar por el flujo de la memoria de Mack y sentir aquella extraña conmoción que provocan los recuerdos, en la que tiempo y espacio se transforman  y en la que un instante se convierte en su propio universo que constantemente cambia y se expande.

All Dirts Roads Taste of Salt es una película para recordar que la sensación particular que provocan los recuerdos se vuelve efímera porque cuando las cosas pasan por el corazón ya no son las mismas. Todo lo que queda es un extraño sentimiento entre la nostalgia y el anhelo por el devenir del pasado que forja presente y futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.