Ahed’s Knee: rodillazo metafórico a la madre patria

Escrito el 11 mayo, 2022 @bmo985

Disponible en: video por demanda y MUBI.

Dirección: Nadav Lapid.

Guion: Nadav Lapid.

Países: Israel, Francia.

Elenco: Avshalom Pollak, Nur Fibak.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt12494638/

Ahed’s Knee. Dir. Nadav Lapid. Kino Lorber. 2021.

Ahed’s Knee, el último largometraje del cineasta israelí Nadav Lapid y galardonado con el Premio del Jurado en el Festival de Cannes del año pasado (distinción compartida con la extraordinaria Memoria de Apichatpong Weerasethakul), es un furibundo alegato que hace explícito aquello que su cinta The Kindergarten Teacher (2014) sugería: el arte (en este caso, el cine, en aquel, la poesía) está siendo asfixiado por el Estado israelí por su máquina de abusos a los derechos humanos, y resulta cada vez más difícil de concebir en una sociedad militarizada y apática.

Escrita en clave al parecer autobiográfica, Ahed’s Knee sigue al cineasta Y (Avisham Pollak), quien se encuentra en el proceso de cásting para su película sobre Ahed Tamimi, la recia adolescente palestina cuyos rizos dorados dieron la vuelta al mundo para convertirse en el rostro de la resistencia frente a la opresión y ocupación israelí, y la respuesta que despertó en las redes sociales israelíes, en donde muchos señalaron que las fuerzas de ocupación debieron haberle disparado en la rodilla en vez de llevarla a la cárcel.

La cinta abre entre contrapicados lluviosos que subrayan la presencia física de la cámara en el plano y primerísimos planos de las rodillas de las actrices que audicionan para este director cuando recibe una llamada para presentar una de sus películas en un pueblito en medio del desierto. Allí, en Arava, es recibido por la agradable y muy platicadora Yahalom (Nur Fibak, en el que parece ser su debut frente a las cámaras), una subdirectora del sistema de bibliotecas que fungirá como su anfitriona.

Entre anécdotas, llamadas por teléfono mientras vaga por ese desértico lugar y conversaciones con los locales hasta llegar a un colérico clímax, Ahed’s Knee discurre luminosamente en la pantalla, dominando. Lapid maneja la cámara como si fuera una de sus extremidades, usando paneos rápidos o moviéndola hasta quedar a centímetros de sus personajes. Tal vez Lapid responda más al instinto que a nociones tradicionales de puesta en escena, pues su cámara se mueve con gran libertad y fluidez. El resultado es una inmersión total en la diégesis, aún cuando la presencia de la cámara es notoria (algo que ya había sucedido en The Kindergarten Teacher).

Ahed’s Knee. Dir. Nadav Lapid. Kino Lorber. 2021.

Lapid mantiene un estilo peculiar, no solo por su extrañeza visual, sino también por su mezcla hábil de tonalidades, un momento inmerso en un número musical, otro en un drama a pie y otro en un frenesí intransigente que atormenta a uno de sus personajes. La música consiste en éxitos pop estadounidenses –canciones tan diferentes como Welcome to the Jungle de Guns ‘N’ Roses o Lovely Day de Bill Withers –, o baladas israelíes, que comienzan en el mundo ficticio y dominan de tal manera la narración que Y no puede más que dejarse llevar e imaginar escenas de baile, protagonizadas por sus interlocutores o los personajes de la historia que está contando.

Esta explosión de música, y a menudo baile, contrasta con el entorno arenoso en el que Y se encuentra, tanto por la aridez visual, cultural y humana, como por la súbita imposición de su amable anfitriona de que debe firmar un papel que señala los temas aprobados sobre los que puede hablar después de la proyección. Esta censura, comunicada con una sonrisa, aunado con el proyecto sobre Tamimi que debe realizarse en secreto y sin presupuesto para evitar ser vetado de la escena cultural de su país, ponen de relieve el continuo malestar de Lapid con Israel.

En una época en la que el pánico moral sobre la cultura de la cancelación y la noción de que multimillonarios deben proteger la libertad de expresión dominan el discurso público, el cineasta israelí pone en la mesa un tema continuamente ignorado, pero de tremenda importancia: que, a pesar de ser la democracia estrella de Medio Oriente, Israel es ante todo una sociedad militarista en la que el Estado oprime y subyuga a millones de palestinos. Lo que era subtexto en The Kindergarten Teacher, aquí es convertido en el texto. ¿Cómo puede hacerse arte si es auspiciado por un Ministerio que odia el arte? ¿Cómo hacer arte si es vigilado, censurado y vilipendiado por el Estado?

Más allá de proporcionar preguntas, Lapid, al igual que Y, se contenta con sacar de su ronco pecho las cuestiones que pesan sobre su mente con una intensidad amenazante y cuya representación pondrá los pelos de punta a más de un miembro de la audiencia (algo puede decirse sobre si esto hace de Y un personaje desagradable por su exabrupto que raya en la violencia hacia la mujer, pero dudo mucho que Lapid lo construyera como un personaje moralmente perfecto). Sin embargo, el final apunta hacia un cuestionamiento de sí mismo, hacia el conformismo como refugio último en un país en el que, aún en sus rincones más alejados, es posible sentir el yugo alrededor del cuello y la mordaza en la boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.