Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

No quiero ser polvo: ciencia ficción para el fin (de un mundo)

Escrito el 5 enero, 2024 @andreamarserr

Dirección: Iván Löwenberg.

Guion: Iván Löwenberg.

Elenco: Bego Sainz, Anahí Allue, Agustina Quinci, Juan Carlos Montes-Roldán, Eduardo Azuri, José Manuel Poncelis, Magda Vizcaíno, Gerardo Monzalvo, Mariana León Lambarri, Luis Felipe Castellanos, Ilse Miranda, Rodrigo Cuevas, Mónika Rojas, Iván Löwenberg.

Países: México, Argentina.

Palomómetro:

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt8693358/

No quiero ser polvo. Dir. Iván Löwenberg. Benuca Films. 2022.

Si tu mamá, ama de casa sin muchas actividades más que ir a sus sesiones de meditación y autoconocimiento en una escuela con vibras sectarias, te dijera que el 9 de septiembre a las 9pm la Tierra entrará en un cinturón de fotones que hará que el mundo se sumerja en tres días de oscuridad, ¿le creerías? Pues ni su esposo, ni su hijo, ni el resto de su familia o vecinos le creen su “rollo esotérico” a Bego (Bego Sainz).

En No quiero ser polvo, su segundo largometraje, Iván Löwenberg dirige a su madre Bego Sainz en su debut como actriz. Aquí interpreta a una ama de casa en, a todas luces, una crisis de mediana edad, en parte ocasionada por el poco interés que su hijo Iván (interpretado por el mismo Löwenberg) –un aspirante a cineasta que se la pasa todos los días en el cine y que busca estudiar una maestría en el extranjero– y su esposo Roberto (Eduardo Azuri) –quien le es infiel con su asistente– muestran hacia ella. Bego pasa sus días ejercitándose en el parque y observando a los venados en el zoológico, a veces corrigiendo a los guías cuando proporcionan datos erróneos a los visitantes.

Sintiéndose sola, y a veces hasta más acompañada de sus padres muertos cuando los visita en el panteón que de su familia nuclear viva, Bego encuentra refugio en la práctica del autoconocimiento a través de una escuela de meditación que busca venderle todos y cada uno de los remedios a su padecimiento sentimental. Entre inciensos de lavanda, libros de amor propio, sesiones con una médium y CDs con meditaciones para personas “videntes”, Bego se encuentra en un círculo vicioso habilitado por el desinterés de su familia.

Por eso, cuando llega Richard (J.C. Montes Roldán),un presunto antiguo científico de la NASA y médium, a la escuela a anunciar que la Tierra experimentará tres días de oscuridad, Bego prepara un plan de contingencia e intenta convencer a sus seres queridos de la importancia de permanecer juntos durante la catástrofe. Sus palabras caen en saco roto, pues nadie la toma en serio, y Bego debe enfrentar, una vez más, la situación sola.

Bajo esa premisa, No quiero ser polvo es una propuesta interesante de la ciencia ficción mexicana que no se apoya de lo paranormal ni de las especificidades del contexto nacional para contar su historia. Así, una historia ambientada en la colonia Santa María la Ribera en Ciudad de México resulta refrescante y universal. Bego bien podría ser la madre de los “rollos esotéricos” de cualquiera aquí y en China.

A pesar del tema catastrófico, el guion goza de tintes de humor que amenizan y ayudan a que el lento despegue de la trama sea disfrutable. Los personajes secundarios resultan tan divertidos para el espectador y fundamentales para Bego al aprovechar sus pocos minutos en pantalla.

La película hace uso ejemplar de los recursos a su disposición, que si bien no son extravagantes, resultan más que efectivos para comunicar su propósito. Particularmente destaca  la iluminación de las escenas que acompañan a Bego en su oscura soledad. Eso, junto con el uso de una diversidad de planos, todos centrados en Bego (lo cual no es de sorprender, pues Sainz es cautivadora), nos vuelven aliados en su melancolía. Es tan grande el involucramiento de los espectadores que nos encontramos al borde de creerle…o eso quisiéramos. Al final, pase lo que pase el 9 de septiembre, el mundo de Bego no será el mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.