Recomendaciones para ver en el día del orgullo LGBTIQ+

Escrito el 28 junio, 2021 @cinematictalk

El 28 de junio es la celebración internacional del orgullo LGBTIQ+, conmemorando la fecha de los disturbios de Stonewall, Greenwich Village, Nueva York de 1969, una serie de manifestaciones en contra de una redada policial al bar Stonewall Inn, frecuentado por personas transgénero, homosexuales y bisexuales. Este evento fue la primera manifestación abierta buscando derechos para la comunidad LGBT en Estados Unidos y dejar de ser considerados ciudadanos de “segunda clase”.

Me di a la tarea de consultar a lectores vía redes sociales (algunos pidieron ocultar su identidad y solo nos dieron un nombre de pila), quienes nos dijeron cuáles fueron las películas que les marcaron, explicando por qué en algunas ocasiones. A continuación, presento la lista de estos filmes imprescindibles, perfectos para este día.

 

BROKEBACK MOUNTAIN

Ang Lee, 2005

Brokeback Mountain muestra cómo es que dos jóvenes vaqueros, Ennis del Mar (Heath Ledger) y Jack Twist (Jake Gyllenhaal), trabajan durante un verano pastoreando ovejas en la montaña Brokeback. Es ahí donde se enamoran, siendo conscientes de que una relación entre ellos es absolutamente prohibida. Con los años, Ennis y Jack forman familias con Alma (Michelle Williams) y Lureen (Anne Hathaway), respectivamente, pero nunca se olvidan uno del otro. Por medio de encuentros furtivos, su relación crece durante dos décadas.

Brokeback Mountain fue la primera película que Dionar, crítico de cine costarricense, vio sobre homosexualidad, así que se sintió muy marcado por ella. Lo mismo pasó con Guillem: “La que más me marcó en su momento fue Brokeback Mountain porque tenía 13 años cuándo la vi y fue la primera vez que me sentí identificado con algo; o sea, la primera vez que vi representación LGBT en pantalla.”

 

CALL ME BY YOUR NAME

Luca Guadagnino, 2017

Elio (Timothée Chalamet) es un adolescente que vive con sus padres y que en el verano reciben la visita de Oliver (Armie Hammer), un estudiante de postgrado de arqueología, un par de años mayor. Durante su estancia con paisajes paradisiacos italianos, ambos de enamoran, pero la felicidad no está destinada a durar, pues Oliver debe regresar a New York con su prometida.

Para Jim, apodo de un joven español de 23 años, esta película fue importante porque está contada con una naturalidad pocas veces vista, muy lejana a cualquier tópico clásico de filmes LGBTIQ+. Fernando, mexicano de 20 años, quien la vio siendo un adolescente, también alaba lo natural que se da la relación y cree que quita el estigma de la bisexualidad. Mientras que Ariel, periodista chileno de 28 años, está de acuerdo con esto, también deja claro que, aunque la relación es problemática, muestra el primer amor como pocas veces se mostró en el cine.

 

GOD’S OWN COUNTRY

Francis Lee, 2017

En God’s Own Country, Johnny (Josh O’Connor) es un joven a cargo de una granja debido a que su padre y abuela están muy viejos como para hacerlo. Los fines de semana, cuando tiene tiempo, va al pueblo que queda cerca para emborracharse y tener sexo casual con otros hombres. Todo cambia cuando llega Gheorghe (Alec Secareanu), un joven rumano para ayudarlo, y se enamoran. Pero Johnny siente que todo es difícil y cuesta arriba.

Pedro, venezolano, dice que esta película es como “Brokeback Mountain, pero sin la tragedia”, además de que “rompe con un estereotipo frecuente del cine de relacionar a los personajes homosexuales con actitudes femeninas. Acá son hombres de campo, un lugar que suele ser bastante hostil hacia ellos.”

 

LAS HORAS

Stephen Daldry, 2002

Las horas narra la vida de tres mujeres en torno a la novela Mrs. Dalloway. Una es Virginia Woolf (Nicole Kidman) mientras la escribe, otra es Laura Brown (Julianne Moore) mientras la lee y, por último, Clarissa Vaughan (Meryl Streep) que la vive.

Para Lourdes, colaboradora de Palomita de Maíz, esta película es importante porque “fue uno de los primeros retratos de representación no estereotipada de personajes LGTBIQ+ que vi. Sin morbo y centrado en mujeres de distintas épocas, me impactó mucho.”

 

MAURICE

James Ivory, 1987

Desarrollada en el Londres victoriano, Maurice (James Wilby) se siente un extraño, pues no le emociona la perspectiva de casarse con una mujer ni tener sexo con ellas. Al llegar a la universidad, conoce a Clive (Hugh Grant), con quien entabla una relación platónica. Aunque Maurice quiere más, Clive no está dispuesto a hacerlo, por creer que no está bien. Por eso, nuestro protagonista inicia un viaje para “curar” sus deseos hacia hombres, sin éxito.

La película lleva a que nos cuestionemos sobre el por qué una parte, cada vez más pequeña, de la sociedad siguen viviendo como en el siglo XIX, queriendo negar derechos fundamentales a algunos solo por querer vivir el amor cómo ellos quieren.

 

UNA MUJER FANTÁSTICA

Sebastián Lelio, 2017

Marina (Daniela Vega) es una cantante transgénero santiaguina, enamorada de Orlando (Francisco Reyes), un hombre que la dobla en edad y que es divorciado. Lamentablemente, cuando Orlando muere, Marina recibe el rechazo y malos tratos de instituciones y la familia transfóbica de Orlando.

Una película reciente que muestra sin tapujos muchas de las trabas transfóbicas con las que las personas trans aún deben vivir, incluso de parte de aquellos que dicen no serlo. El filme es uno muy recomendado por los usuarios, aunque ninguno especifica el por qué les dejó marcado, más allá de Ariel, que cree que es una bella representación de una mujer transgénero.

 

THE NORMAL HEART

Ryan Murphy, 2014

The Normal Heart, basada en la obra del mismo nombre y adaptada por Ryan Murhy para HBO, se ambienta en los años 80, justo en los inicios de la crisis del VIH en la comunidad gay de Nueva York. La cinta sigue a múltiples activistas homosexuales que lucharon contra los prejuicios sociales, buscando llamar la atención de las autoridades a la emergencia sanitaria a la que llamaban “el virus gay”.

Para Nico, cinéfilo nicaragüeño, que no pertenece a la comunidad LGBTIQ+, esta película representa “una historia tan preciosa como desgarradora. Una mirada muy cruda de lo que fue el SIDA en los 80. Actuaciones ejemplares y diálogos rompedores que llaman a la reflexión.” El valor de esta película también radica en el poder de conversar sobre ella. Ver cuánto hemos avanzado como sociedad y cuanto no, al hablar sobre este tema.

 

RETRATO DE UNA MUJER EN LLAMAS

Céline Sciamma, 2019

Marianne (Noémie Merlant) es una pintora que debe viajar a una isla en Bretaña, para pintar a Héloïse (Adele Haenal), una chica que acaba de salir de un convento y cuya madre quiere casarla con un noble milanés. Como Héloïse se ha negado en varias oportunidades a posar para enviar el retrato a su futuro marido, Marianne debe realizarlo sin que ella lo note, pues Héloïse está convencida de que es su dama de compañía para caminatas.

El amor entre ellas no tarda en aparecer, sabiendo que tiene fecha de caducidad. Retrato de una mujer en llamas es una película cuidadísima, en cada detalle, que parece un verdadero poema. Sciamma protege sus escenas de sexo, pues sin dejar de ser provocativas, tampoco pretenden saciar la “fantasía masculina” sobre las relaciones sexuales entre mujeres, que es en lo que suelen caer la mayoría de las películas de esta temática. Un filme delicado y melancólico sobre la inevitable pérdida del amor y, cómo, a su vez, puede perdurar siempre.

 

TOMBOY

Céline Sciamma, 2011

Tomboy, el segundo largometraje de la directora francesa Céline Sciamma, cuenta la vida de Laure (Zoé Héran), una niña de 10 años que llega a vivir a un barrio nuevo. Debido a su corte de pelo es confundida con un niño y Laure no corrige a nadie, viviendo esta nueva realidad en la que incluso una de las chicas locales muestra sentimientos por ella.

Jesús, periodista español, dice que a él encantó la película porque “derriba un muro interior. No pensaba que los niños pudiesen experimentar de forma tan intensa la sensación de sentirse diferentes a su sexo de nacimiento. Ese es un punto importante del filme, pues muestra una realidad de la que poco se habla: las infancias transexuales.”

 

120 LATIDOS POR MINUTO

Robin Campillo, 2017

El filme francés está ambientado en los años 90, cuando los jóvenes homosexuales de París se sentían unos outsiders de la comunidad que los rechazaba porque pensaban que ser gay prácticamente era sinónimo de SIDA. La cinta sigue a activistas que buscan crear conciencia de aquello. Es así como llegamos a Sean (Nahuel Pérez Biscayart), un muchacho cero positivo y su amor incondicional por Nathan (Arnaud Valois), disfrutando de cada segundo que les queda por vivir.

120 latidos por minuto es una película que también pone al VIH al centro para dimensionar el rechazo al que se exponían (y se siguen exponiendo) las personas LGBTIQ+.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.