Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Premios Ariel 2020: la clasificación de las películas nominadas

Escrito el 17 septiembre, 2020 @alessandra_kr

10. Feral

Categorías: efectos especiales.

Película de terror psicológico dirigida por Andrés Kaiser que hace buen uso de las costumbres nacionales, los estigmas sociales y la herencia de la evangelización para construir una historia mitad intrigante, mitad aterrorizante. El hecho de que se presente en forma de documental ofrece una nueva capa de incredulidad, ¿es posible que la historia sí haya sucedido? Un guion fluido e interpretaciones naturales hacen que Feral sea una de las mejores películas nominadas. La única pregunta que queda es ¿por qué no fue nominada en más categorías?

9. Encuentro

Categorías: cortometraje ficción.

El director Iván Lowenberg presenta un sensible corto de poco más de 15 minutos sobre dos vidas que se entrelazan en el momento más difícil para ambas. Por un lado, Aracely cuida a Lulú, su pareja de años durante los últimos momentos de su vida. Por el otro, Julián intenta lidiar con su familia conservadora y su evidente deseo de explorar su sexualidad. Ambos se encuentran de manera inesperada, reconociendo en el otro su soledad y necesidad de amor. Con una escena final perfecta, el corto deja un mensaje esperanzador y emotivo.

8. Adelina

Categorías: cortometraje animación.

Dentro del océano de tristeza que presenta esta selección de cine mexicano, Adelina ha funcionado como el trago de agua fresca. El corto animado que ha robado mi corazón presenta un diseño lindo y detallado. Adelina cuenta la historia de una pequeñita que cambiará su vida y su cuarto después de una visita al Palacio de Bellas Artes. Será sencillo que este corto los cautive con su animación de stop motion – ¡la tina! ¡los lentes de Adelina! ¡el pececito! – pero, obtendrá nuevos niveles de involucramiento emocional debido a la historia inspirada.

7. Monos

Categorías: película iberoamericana.

Drama colombiano que merecía mucha más atención de la recibida, Monos narra la historia de un grupo de niños guerrilleros, aislados en tierras de un país latinoamericano sin nombre. Mientras que la primera parte no tiene estructura y sigue a los adolescentes en una especie de campamento militar, la segunda evoluciona a un thriller de supervivencia. Alejandro Landes presenta una historia reconocible para los latinoamericanos – haciendo innecesaria la definición de un país –, con aires muy similares a lo presentado en Lord of the Flies. Con actuaciones destacables por parte de su joven elenco, mención especial para Sofía Buenaventura, esta película los mantendrá al ras de su asiento.

6. Huachicolero

Categorías: revelación actoral, ópera prima, efectos especiales, efectos visuales.

Qué emoción que algunas de las mejores películas nominadas a los Premios Ariel sean óperas primas. Huachicolero es el debut de largometraje de Edgar Nito, quien comanda terríficamente esta historia de maduración trágica y estupidez novata.

La película sigue a Lalo (Eduardo Banda), un chavito de secundaria que su principal preocupación es hacerse novio de Ana (Regina Reynoso), la chica popular de la escuela. Por esto, e ignorando las advertencias de su mamá y el estado crítico de salud de un familiar, se convierte en huachicolero y socio de Rulo (Pedro Joaquín), novio informal de la joven. Pronto, la vida de Lalo se vuelve un caos que se sale de control hasta que la tragedia se presenta.

Lo impresionante de Huachicolero es la precisión y habilidad con que se cuenta la historia, ya sea haciendo uso de una banda sonora igualmente estresante como emotiva, una fotografía calculada e inspiradora en algunas escenas, efectos visuales efectivos, y un guion realista, con la estupidez y toxicidad masculina destacando en diversos momentos. A pesar de que la historia se enfoca en Lalo, también se vislumbra el razonamiento de los huachicoleros que creen tener una misión en contra del Estado abusador. De igual forma, las instancias de corrupción presentadas en la película son dolorosamente realistas.

Aunque el final es ligeramente predecible, no quita que se sienta incredulidad y asombro ante la manera en que es presentado. Con Huachicolero, Edgar Nito anuncia su llegada de manera contundente.

5. El guardián de la memoria

Categorías: largometraje documental.

Este largometraje documental es vista obligada. El guardián de la memoria narra lo que pasó en el pueblo de Guadalupe, Chihuahua una vez que llegó ahí la guerra contra el narcotráfico. Este pueblo, de vivir pacíficamente a partir de una fina separación entre los civiles y los narcotraficantes, se convirtió en una pesadilla para los locales cuando policías estatales y federales llegaron y crearon un caos sangriento y desconcertante.

El documental sigue la historia de múltiples testigos, oriundos de Guadalupe, que pasaron por situaciones inimaginables en su hogar y que llegaron a Estados Unidos en busca de refugio. En vez de paz y tranquilidad, esto significó el inicio de una nueva odisea producida por la hostilidad y rechazo por nuestros vecinos del norte.

No todo es malo, pues el documental presenta a Carlos Spector, un mexicoestadounidense que conoce personalmente las penurias de Guadalupe y que se dedica a representar legalmente a aquellos mexicanos que logran salir a tiempo. Con testimonios desgarradores, acusaciones irrecusables y algunas comparaciones que merecen una reflexión profunda, el documental de Marcela Arteaga es simplemente imperdible.

4. Las desaparecidas

Categorías: cortometraje ficción.

20 minutos son suficientes para comprender – si no es que la empatía natural no existe en los espectadores – el terror del machismo y misoginia en México. Las desaparecidas sigue a una familia compuesta por pura mujer: la abuela, la mamá y la nieta rebelde que cree que sabe más que las otras dos. Su vida pacífica llega a su fin cuando la joven desaparece.

De esta forma la niña se une a la terrible cifra de mujeres víctimas de feminicidios (por ejemplo, hasta abril se habían registrado 987 feminicidios en el año). Ahora más que nunca, este corto debería llegar a todo rincón de México para comprender el problema sistémico que existe y ayudar a desarrollar un poquito de consciencia entre aquellos machistas que ven con recelo las acciones de las feministas cansadas de la violencia. Ahora, si alguien le pudiera hacer llegar una copia al presidente…

3. Retablo

Categorías: película iberoamericana.

La Academia mexicana encontró una pequeña joya en Retablo, un drama LGTBQ+ familiar desarrollado en la población ayacucha de Perú. La película sigue a Segundo, un joven inocente que tiene una vida sencilla y agradable acompañado de su papá, Noé, un artesano reconocido en la comunidad, y su mamá, Anatolia, una mujer coja, sensible y cariñosa.

Esta idílica forma de vida pronto se viene abajo cuando Segundo descubre el terrible secreto de su papá, lo que inspirará sentimientos de culpa, rencor, confusión y aceptación en el muchacho. La cinta explora temas como la masculinidad tóxica, la intolerancia social y el amor incondicional. Asimismo, el hecho de que esté situada en una comunidad indígena que muy pocas veces sale en la pantalla grande ofrece una perspectiva de vida muy alejada a la que estamos acostumbrados, pero igual de importante y valiosa de observar.

2. Ya no estoy aquí

Categorías: película, dirección, revelación actoral, guion original, edición, fotografía, efectos especiales, efectos visuales, sonido, vestuario, maquillaje, diseño de arte.

Ya no estoy aquí presenta la historia de Ulises Samperio, joven adolescente que vive en Tijuana inmerso en la subcultura de la cumbia colombiana rebajada. Después de estar en el lugar y momento equivocados, huye a Estados Unidos bajo amenaza de muerte. No obstante, el sueño americano no es para todos, y más cuando en verdad se sentía en casa junto a sus amigos y la música que tanto amaba.

La película de Fernando Frías de la Parra presenta una sensible reflexión sobre la identidad, el difícil proceso de adaptación y lo que uno está dispuesto a ceder por ser feliz. El hecho de que todo esto se desarrolle con el narcotráfico como fondo, reflejando la historia de miles de mexicanos que huyen de sus ciudades para sobrevivir, vuelve todo resonante y doloroso. La última toma ha quedado marcada en mi cabeza como uno de los mejores finales del año.

1. Dolor y Gloria

Categorías: película iberoamericana.

Dolor y gloria es quizá una de las mejores películas de 2019. La más reciente película de Pedro Almodóvar es una reflexión muy personal sobre la vida de un cineasta, interpretado por Antonio Banderas en el papel de su vida, que lidia con una enfermedad y que está tentado a regresar a hacer un último proyecto. A través de flashbacks conocemos sobre su niñez y experiencias pasadas, incluyendo la vida con su mamá (Penélope Cruz), su despertar sexual y su deseo por contar historias. Asimismo, a partir de su obra más famosa aprendemos sobre su amor perdido, ofreciendo una de las historias de amor más cálidas y sensibles del año.

Dolor y gloria los hará sentir cosas, y se sentirán más de una vez identificados con el personaje principal. Con un final meta que se une elegantemente con el real Almodóvar, este cineasta español nos ofreció un clásico contemporáneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.