Pedro Infante: la leyenda continúa

Escrito el 15 abril, 2020 @Ivanwalls5

Pedro Infante Cruz murió un día como hoy, pero de 1957, en Mérida, Yucatán. Cantante y actor mexicano, así como uno de los íconos de la Época de Oro del cine mexicano, Infante apareció en más de 60 cintas. Algunas de ellas tuvieron reconocimiento internacional, incluyendo, Tizoc: amor indio (1966), la cual recibió el Globo de Oro a la mejor película extranjera, además de que Infante fue acreedor al Oso de Plata del Festival Internacional de Cine de Berlín al mejor actor principal.

Su muerte fue repentina y dolorosa, miles de mexicanos se congregaron en su tumba para llorarle. Sin embargo, era tanto el deseo de que no fuera real, que durante años se rumoró que Pedro Infante no había muerto en 1957, y que se encontraba escondido en Chihuahua. La historia de su muerte que es casi tan interesante como la de su vida.

Una de las teorías más famosas es la que señala que a mediados de los 50 el actor se involucró con la amante de un político. Éste, al enterarse de la relación, lo habría mandado asesinar. Incluso hubo personas que aseguraban que el político era el expresidente Miguel Alemán – quien por cierto ya era poco querido entre los mexicanos. El mito cuenta que los encargados de asesinarlo eran fanáticos de Pedro, y que para evitar matarlo lo habrían convencido, de vivir una vida falsa.

Para esto montaron un accidente aéreo para hacerle creer al político que Pedro Infante había perdido la vida en dicho percance. De hecho, el mito no termina ahí, pues después de la muerte del político celoso, apareció un cantante similar a Infante que se hacía llamar Antonio Pedro. Él nunca afirmó ser el artista fallecido, pero tampoco lo negó, durando el misterio hasta el día de su muerte.

Conforme a las versiones oficiales, Pedro Infante sí murió el 15 de abril de 1957 en un accidente aéreo, la placa metálica de su cabeza lo confirma. Sin embargo, él sigue viviendo a través de su música y sus películas, muchas de las cuales son auténticos clásicos del cine mexicano. A continuación, algunas de sus cintas más distinguidas, aunque siendo justos, hay muchas otras cintas que bien deberían estar aquí.

Los tres huastecos (1948)

Película dirigida por Ismael Rodríguez, que cuenta la historia de los triates Andrade, quienes, a pesar de ser hermanos, son muy diferentes entre sí. El mayor, criado en Tamaulipas, es Lorenzo, un vaquero solitario ateo e irrespetuoso de la ley. Juan de Dios, el cura potosino, es un ferviente creyente de Dios y bondadoso en extremo. Víctor, el veracruzano, es un militar fiestero y mujeriego.

Cabe señalar que los tres Andrade son interpretados por Pedro Infante, en la que sería la película en donde más personajes interpretaría. De hecho, su muerte truncó la película, Museo de cera, en la cual Pedro interpretaría 7 personajes, entre ellos Benito Juárez.

Los tres hermanos se encuentran después de que Víctor tiene que atrapar a un forajido, quien probablemente es su hermano Lorenzo. La similitud física se presta para una serie de confusiones respecto a quién es quién, las cuales por cierto son muy divertidas.

La cinta está llena de canciones que hoy siguen siendo cantadas (Conejo Blas, por ejemplo), además de que presenta paisajes de la Huasteca, una bella zona natural de México. Los tres huastecos, que es universalmente aclamada, no sólo es divertida, sino que también muestra la capacidad actoral de Pedro Infante y de María Eugenia Llamas, La Tucita, niña que se roba la cinta con su timing cómico y su valentía para tocar víboras, tarántulas y todo tipo de animalejo.

A.T.M. ¡A toda máquina! o A toda máquina (1951)

Cinta dirigida por Ismael Rodríguez que narra la historia de dos amigos/rivales que pertenecen al Escuadrón de la Policía de Tránsito. La película explora de manera divertida los enredos amorosos a los que se enfrentan, la lealtad, la amistad y hasta la buena suerte. Los protagonistas de la cinta, Pedro Infante y Luis Aguilar, muestran una química muy agradable. Además, pese a que los dos son galanes o quizá por eso mismo, las confrontaciones y las pláticas se sienten llegadoras.

La película sigue su primer encuentro y cómo se vuelven amigos, pese a la clara rivalidad que existe entre ellos. La cinta tuvo una secuela, ¿Qué te ha dado esa mujer? (1952), la cual explora más su relación y la forma en como se enfrentan por culpa de una mujer.

En lo personal, recuerdo esta cinta por dos razones: i) la solía ver con mi abuela, y ii) por la excelente interpretación de la famosa canción cubana de Antonio Matas Parece que va a llover, por parte de Luis y Pedro. También es destacable que muchas de las acrobacias que realiza el personaje de Pedro Infante, efectivamente las hizo él, pues era un motociclista experto.

Pepe El Toro (1952)

Esta película mexicana, también dirigida por Ismael Rodríguez Ruelas, es la última parte de la trilogía compuesta por Nosotros los pobres (1948) y Ustedes los ricos (1948). Al igual que en las dos cintas anteriores, sus actores principales siguen siendo Pedro Infante, Evita Muñoz “Chachita” y Fernando Soto “Mantequilla”, con quien por cierto trabajaría incontables veces.

La película continúa la historia de Pepe “El Toro”, quien atraviesa dificultades económicas, como siempre, y recurre al boxeo y a un préstamo de un amigo de la infancia. Finalmente, Pepe “El Toro” persigue una carrera como boxeador, la cual sorprendentemente resulta ser exitosa, hasta que en una pelea mata a su oponente, quien es su mejor amigo (el mismo que le prestó dinero). ¿Así o más triste el asunto?

La cinta, al igual que las otras de esta trilogía, tiene momentos agridulces y algunos momentos chuscos y divertidos, contrastando enormemente con los múltiples momentos tristes. Sin duda alguna, esta película es de las más icónicas en la filmografía de Pedro Infante, no sólo por ser el capítulo final en la trilogía, sino porque muestra que, en la vida, a veces estás arriba y a veces abajo.

Escuela de vagabundos (1955)

Quizá mi cinta favorita de Pedro Infante. Escuela de vagabundos cuenta con las actuaciones Miroslava Stern y Annabel Gutiérrez, también conocida como Doña Espotaverderona o la mamá de la Chimoltrufia.

La película cuenta la historia de cómo un compositor famoso José Alberto Medina, interpretado por Pedro, llega por azares del destino a la casa de unos ricos excéntricos, luego de que se le descompone el auto. La historia se complica cuando la hija de uno de los patrones se enamora de Pedro, esto pese a creer que él es un vago sin oficio ni beneficio.

La cinta esta llena de momentos divertidos. Por ejemplo, la cena elegante en dónde la madre de la familia, Emilia (Blanca de Castejón), muestra una simpatía y una capacidad cómica incomparable confundiendo a meseros con invitados; o el momento en dónde se descubre la verdad; o por supuesto el final, que trae consigo una moraleja: juzgar a alguien por su apariencia es un error.

Es una película con una trama ligera la cual se pasa rápido entre risa y risa, altamente recomendable si quieren empezar a conocer el cine mexicano de la época de oro. Cabe señalar que Escuela de vagabundos está basada en la película Merrily We Live (1938), y que hubo una segunda adaptación mexicana llamada El criado malcriado (1969), protagonizada por Mauricio Garcés.

Tizoc: amor indio (1956)

Película mexicana protagonizada por Pedro Infante y María Félix, y dirigida una vez más por el colaborador constante de Infante, Ismael Rodríguez. Tizoc: amor indio es famosa por ser una de las cintas mexicanas más galardonadas de la época de oro, aunque también es notoria por su situación de whitewashing, pues hay que recordar que Pedro Infante no es indígena. De hecho, la historia cuenta que María Félix tenía conflictos con hacer la cinta porque le parecía que el personaje de Tizoc era poco representativo de lo que era en realidad un indígena mexicano. Al final consideró que era mejor presentarlos de alguna forma a obviarlos.

La película narra la vida de Tizoc y su enamoramiento con una mujer criolla llamada María (Félix), hija de un rico ganadero. Cuando una expedición de caza sale mal y Tizoc rescata a su padre, María comienza a interesarse en él con base en su comportamiento amable y respetuoso, aunque lleno de supersticiones y miedos. Finalmente le corresponde a su amor, un poco más por misericordia que por amor. a pesar de que ya está comprometida,

En retrospectiva, la película no es tan buena. Más allá del asunto con el whitewashing, presenta a los indígenas como seres rencorosos e irracionales, además de que tiene errores históricos e imprecisiones que no abonan a crear un personaje realista y creíble. Es notorio, por ejemplo, que el nombre de Tizoc es de origen mexica y no zapoteco, región en la que  vive el personaje. Aun así, paradójicamente, se convirtió en una de las películas mexicanas más alabadas a nivel internacional.

Un año más sin la presencia del inmortal Pedro Infante.

 

4 thoughts on “Pedro Infante: la leyenda continúa

  1. Que buen artículo, me hubiera gustado que hablarán de otras cintas menos conocidas del buen Peter. Yo la verdad no creo que haya muerto en el accidente. Buen artículo

  2. Yo creo que sí vivió después del accidente. Migu Alemán era muy terrible. Cuenten la historia bien. Nunca encontraron su placa igual, se parecía, pero no. Además es mucha coincidencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.