One Punch Man: La parodia máxima del anime

En dónde puedes ver One Punch Man: Netflix

Creador: ONE

País: Japón

Duración: 2 temporadas (24 capítulos en total)

Palomómetro

Más información de la películahttp://spanish.imdb.com/title/tt4508902/ 

One Punch Man es un webcómic/anime/manga iniciado en 2009 por un oficinista japonés con el seudónimo de ONE que, como todos en algún momento de la vida, se sentía aburrido, abrumado y cansado de la monotonía de la vida.

One Punch Man narra la historia de Saitama, un desempleado que ante la falta de trabajo se vuelve un superhéroe por hobby. Sus primeras batallas le muestran lo débil que es y lo mucho que necesita entrenarse para volverse un héroe de verdad. Con el tiempo, su poder crece de tal manera que ya no solamente es el héroe más poderoso, sino que ya ningún enemigo es un oponente digno.

Junto con Saitama existen otros personajes que van aprendiendo y cuyo crecimiento es lo que vuelve interesante a la serie, pues el personaje de Saitama parece estancarse después de varios capítulos. Entre los personajes a los que hago referencia se encuentran Genos, un cyborg que busca venganza por el asesinato de su familia; Sonic, un orgulloso ninja que no parece ser capaz de aceptar que Saitama sea más poderoso; y Fubuki, una psíquica que vive a la sombra de su poderosa hermana.

La historia transcurre en el tiempo contemporáneo en donde la humanidad se ve constantemente amenazada por monstruos. El mundo creado por ONE es, en muchos sentidos, más sencillo que otros mundos del anime y de la animación.

One Punch Man no tiene las complicaciones de Dragon Ball en cuanto a múltiples dioses y universos, además de que carece, o en el mejor de los casos, se burla de los conflictos existenciales de los personajes. De igual manera los nombres de las ciudades en las que suceden las batallas no podrían ser más sencillos, Ciudad A, Ciudad B, etc.

Uno de los elementos que más llaman la atención en el mundo de One Punch Man es la forma en que se crean los monstros. Aunque algunos son seres antiguos o generados por medio de magia o tecnología avanzada, otros son creados por las obsesiones humanas. Por ejemplo, el monstruo cangrejo es un hombre que amaba los cangrejos. De esta forma, la lección que parece dejar One Punch Man es que el amor desmedido puede sacar lo peor de nosotros.

Asimismo, el éxito de esta serie se puede reducir a tres elementos sobresalientes:

  • One Punch Man parodia constantemente a otros animes, incluyendo Dragon Ball – como se mencionó anteriormente–, Naruto y Sailor Moon. Una burla nada sutil y muy divertida que hace ver las contradicciones presentadas en estos animes de manera constante: guerreros cuya única obsesión es ser más fuertes, ninjas que no hacen sino vagabundear…
  • La serie presenta una profunda reflexión acerca de la vida y los motivos que nos hacen vivir. Así como Dragon Ball estuvo inicialmente basada en Viaje al oriente, una leyenda china llena de filosofía e ideología, One Punch Man está llena de cuestionamientos acerca de nuestra forma de vivir, más basada en las apariencias que en la realidad.
  • La profundidad de los personajes secundarios los vuelve lo mejor de la serie. De hecho, para la mayoría de los fanáticos, bien podrían ser los verdaderos protagonistas de la serie. En la mayoría de los casos estos personajes son arquetipos del género. Por ejemplo, Genos o Sonic, sin embargo su encuentro con Saitama los obliga a replantearse sus acciones, al grado de que comienzan a cuestionarse a sí mismos y sus propios motivos.

Aunque la forma original de One Punch Man es webcómic y tiene casi 10 años desde su primera publicación, su popularidad llegó principalmente con el lanzamiento del anime en 2014. El anime, que apenas cambia algunos elementos al webcómic, ha generado toda una legión de fans que han convertido a esta animación en una serie de culto.

En apenas 2 temporadas y una multitud de arcos argumentales, Saitama ha logrado ubicarse a lado de leyendas del anime como lo son Gokú y Naruto. Sin duda una gran serie que no solamente disfrutaran los otakus.

Deja un comentario