Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Macabro 2022 – día 8: Hotel Poseidon, Mete miedo, What Josiah Saw

Escrito el 29 agosto, 2022 @bmo985

El último día de actividad de Macabro 2022 fue acaso el mejor, gracias a un viejo conocido que reafirmó la fuerte impresión que había dejado en mí y una obra estadounidense de terror gótico que, ambiciosa, criminal y traumática, es el tipo de película que puede atraer a un amplio público. Por último, un decente cuento de terror argentino dejó un buen sabor de boca, confirmando que el cine de aquel país fue uno de los más sólidos del festival.

Hotel Poseidon (Stef Lernous, 2021, Bélgica)

Sección: Selección oficial largometraje internacional.

Palomómetro:

Hotel Poseidon

Hago trampa porque Hotel Poseidon fue una de las películas que vi el año pasado como parte del Fantasia Film Festival 2021 y, considerándola una de mis favoritas en ese entonces, aproveché la ocasión para verla en la pantalla grande. Así, pude disfrutarla aún más debido a que el trabajo de Stefan Lernous y su equipo nos sumerge en el pesadillesco hotel gracias a una prolija dirección de arte.

Los detalles repugnantes de un hotel habitado solo por un reticente administrador (Tom Vermeir) que, una y otra vez, es avasallado por las circunstancias están hechos con impecable atención al detalle. El polvo acumulado en las superficies, el agua amarillenta que llena cualquier recipiente, el cochambre que da cuenta de que alguna vez fue un lugar concurrido casi ubican al hotel titular en la zona de exclusión de Chernobyl, pues es como si hubiera sido abandonado deprisa. La palidez espectral de sus personajes parece complementar este aspecto, como si se tratara de pseudohumanos que se quedaron detrás y en cuyos cuerpos la radiación comienza a hacer sus efectos.

Lernous recopila estos elementos para crear una película que pasa del humor acidísimo a lo macabro gore, a la pesadilla que abruma los sentidos, hasta una inexplicable visión de imposible atavismo. Todo es posible en los confines de este hotel derruido en el cual trascurre el largometraje, en el que el tiempo tiene una característica maleable que permite que Lernous lo estire o lo contraiga a placer para dar cuenta del purgatorio en vida que el patético administrador pasa los días, atribulado por su vecino, su madre y los demás que quieren aprovecharse de él. Los eventos de Hotel Poseidon suceden como si se tratara de una macabra broma cósmica que pesa sobre él y de la cual no es posible escapar.

 

Mete miedo (Néstor Sánchez Sotelo, 2022, Argentina)

Sección: Selección oficial largometraje iberoamericano.

Palomómetro:

Lo que comienza como un cuento detectivesco en Buenos Aires se convierte en un juego de posesión demoniaca en esta película de terror argentina que tuvo su estreno mundial en Macabro 2022. Mete miedo es el nombre de un juego infantil que regresa a, valga la redundancia, meterle miedo a Fátima, una fiscal criminal (María Abadi) que ayuda a su amiga policía Camila (Melisa Garat) a recuperarse de un accidente ocurrido durante una persecución en los barrios bajos. Esta última, sumida en un coma profundo, se despierta con visiones terroríficas de una mujer (Ruby Vizcarra) que lidera lo que solo puede ser descrito como una secta satánica cuyos motivos se hacen claros hacia el final del filme.

Mete miedo debe mucho a la actuación central de Melisa Garat como la nívea Camila, pues es en ella que la película encuentra sus mejores momentos. Sin adelantar demasiado, la actriz argentina produce muecas inquietantes que dan cuenta de su inocencia y de su ambivalente estado, a mitad entre el sueño comatoso y la realidad. Ella encuentra su complemento en el preocupado personaje de María Abadi, una fiscal que está acostumbrada a abrirse paso en un mundo de hombres y quien hará todo lo posible para que Camila se recupere completamente.

El filme intenta con torpeza introducir detalles en forma de flashbacks, los cuales se antojan innecesarios porque el simple infortunio de estar en el lugar y momento equivocados parecen suficientes para propeler esta historia terrorífica sobre lo que sucede cuando los lazos de amistad son forzados hasta el límite. Se trata de otra instancia en que ser abiertamente explícitos con los elementos dramáticos hace un flaco favor a una puesta en escena eficaz. Es mi opinión que las ansias por compartir los pormenores de la trama le quita misterio a cualquier película, en especial a las de terror. Más allá de eso, Mete miedo es una buena adición al género desde el cono sur.

 

What Josiah Saw (Vincent Grashaw, 2021, Estados Unidos)

Sección: Selección oficial largometraje internacional.

Palomómetro:

What Josiah Saw es una narración tripartita que presenta a los hijos traumatizados de una familia pobre en Texas, cada uno hundido por el peso de los recuerdos y forzados a reunirse por la insistencia de una compañía petrolífera de fracking de comprar la granja donde crecieron. Hábilmente fotografiada en escenarios de casi nula luz, la película cuenta con una puesta en escena que es la mejor de todo Macabro 2022.

El inteligente guion de Robert Alan Dilts comienza con la vida diaria de Tommy (Scott Haze) y su padre Josiah (Robert Patrick) en un pequeño poblado de Texas en donde llevan una vida campirana. Todo cambia cuando Josiah tiene una visión de su esposa, quien se suicidó años atrás, que le compele a vivir apegado a la palabra de Dios, por lo que insta a Tommy a unírsele.

Mientras tanto, su hijo Eli (Nick Stahl) pasa las de Caín a las afueras de Austin, acosado por la policía y sus deudores, uno de los cuales le encarga un trabajo que le permitirá empezar de cero. Este capítulo, en su tensa ejecución, me remite a lo que hizo Lynne Ramsay en You Were Never Really Here (2017), pero en los campos texanos. Su hermana Mary (Kelli Garner), por su parte, trata de adoptar un bebé a pesar de su disposición diaria a torturarse con el ejercicio, como si expiara sus pecados. Stahl regala una actuación fantástica como un pobre diablo que las circunstancias arrojan al crimen, en el fondo un hombre vulnerable que a pesar de todo, sigue pareciendo un niño, mientras que Garner es electrizante como la estricta Mary y es en su grito de terror que la secuencia final encuentra su golpe maestro.

Vincent Grashaw, de la mano del cinefotógrafo Carlos Ritter, hace que este sea un terror gótico del sur estadounidense que captura un mundo parco y opresivo en que ninguno de los hermanos puede salir adelante. Cada imagen está caracterizada por las sombras pesadas, que, como si se tratara de un clásico del expresionismo alemán, expresan la atribulada psique de los protagonistas. El guion escarba en estas mentes traumatizadas que continuamente huyen de su pasado, pero el cual tendrán que confrontar cuando regresen a la granja de su padre. Dos grandes giros de tuerca hacia el final hermosamente realizados son la cereza en el pastel que es What Josiah Saw, pues terminan por hacer de esta la mejor película que vi en este Macabro 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.