Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Macabro 2022 – día 5: Horrible Movie: A Brief History of Russian Trash Horror Cinema, Follow the Dead, Us

Escrito el 25 agosto, 2022 @bmo985

En el día 5 de Macabro 2022 viajé a la remota y ahora cancelada tierra rusa para revisar la breve historia de su cine de ultra bajo presupuesto dedicado a invasiones alienígenas, zombis y asesinos seriales. En Irlanda, por otra parte, los zombis hicieron de las suyas en un largometraje divertido y peculiar, mientras que la retrospectiva dedicada a Jordan Peele nos recordó que todavía le falta consagrarse, porque su segunda película, a pesar de su ambición, no da el ancho.

 

Horrible Movie: A Brief History of Russian Trash Horror Cinema (Maxim Poltavchenko, 2021, Rusia)

Sección: Macabro Docs.

Palomómetro:

Antes de la caída de la Unión Soviética, nos informa uno de los directores entrevistados en Horrible Movie: A Brief History of Russian Trash Horror Cinema, era imposible conseguir rollos de película para grabar. Es decir, si no formabas parte del gremio cinematográfico, hacer un filme con tus amigos era impensable. Pavel Pominenko, una de las figuras centrales de este movimiento, tiene 30 años haciendo películas de bajísimo presupuesto en las que figura como director, escritor, protagonista, editor, productor y todo lo que se requiera, al igual que todos los demás creadores presentados en el documental.

Los temas del cine trash ruso abarcan desde el gore zombi, el gore de los asesinos seriales, el gore de invasiones improbables (hay una saga sobre empaques de plástico asesinos) y el gore por el gore mismo. En realidad, el cine ruso amateur se distingue del cine psicotrónico hollywoodense por su enfoque casi exclusivo en lo sangriento, mientras que este juega con lo camp, lo sexy, lo extraño y lo fantástico. La sociedad rusa, en guerra continua desde la caída de la cortina de hierro y entregada en cuerpo y alma a un dictador, encuentra su reflejo en el cine amateur de estos directores ninguneados por su industria cinematográfica, quienes también hay que decirlo, solo buscaban una oportunidad de divertirse.

El documental presenta las largas horas, las dificultades para grabar una película amateur y los escasos beneficios en su país natal, subrayado por el hecho de que estas películas no les han valido el boleto de entrada a las grandes ligas después de casi 30 años de estar en el negocio, casi todos ellos dedicándose a cualquier otra cosa y encontrando poco aliento para seguir haciendo películas, pues les es imposible escapar de la calificación de amateur.

Horribe Movie resulta informativa por su tema, del cual no tendríamos forma de conocerlo, pero, al ahondar en detalles y moverse cronológicamente, se vuelve tediosa y repetitiva. No obstante, los muchos fragmentos que comparte de las películas en cuestión hacen que sus 90 minutos de duración sean entretenidos, pues el cine ruso trash sabe que lo es y aprovecha cada oportunidad para hacernos reír con su ingenuidad e ingenio.

 

Follow the Dead (Adam William Cahill, 2020, Irlanda)

Sección: Selección Oficial Largometraje Internacional.

Palomómetro:

En esta comedia irlandesa que satiriza las actitudes millennials en el marco de una invasión zombi, cuatro jóvenes irlandeses a las afueras de Dublín observan los videos virales que muestran a la ciudad bajo el ataque de zombis, ocasión que es aprovechada por grupos subversivos para tomar control del gobierno.

Robbie (Luke Corcoran) vive con su hermana Liv (Mary Beth Herron) y sus primos Chi (Tadhg Devery) y Jay (Luke Collins), cada uno un fracasado en sus propios términos. El primero por haber abandonado a su esposa, la segunda por su obsesión con alcanzar la fama en línea y los segundos por permanecer desempleados y depender de la bondad de su primo. Juntos conforman un grupo sarcástico-depresivo que se enfrenta a la disyuntiva de qué hacer cuando las noticias del apocalipsis zombi circulan. La respuesta, como buena comedia satírica generacional, es por supuesto hacer nada.

La espera y las dudas sobre cómo procederán una vez que se enfrenten a los muertos vivientes transcurren con ligereza gracias a la hábil comedia de Adam William Cahill, director y guionista, al igual que a la cercanía de su ensamble actoral, cada uno erigiendo una personalidad única que se presta al humor visual y conversacional. Todos tienen muchas risas que ofrecer, así como una profundidad dramática que no se esperaría en una comedia zombi. En ningún momento sentimos que la comedia estorbe al melodrama ni al asunto apocalíptico, sino que los tres se conjuntan de forma hábil para conformar un todo placentero.

La primera impresión es compararla con Shaun of the Dead (Edgar Wright, 2004), pero Follow the Dead es más una comedia que se enfoca en el grupo de no tan jóvenes y no tanto una sátira del género zombi, aunque tiene que decir mucho al respecto.

 

Us (Jordan Peele, 2019, Estados Unidos)

Sección: Jordan Peele Revisitado, presentado Por Universal Pictures.

Palomómetro:

Después del éxito de Get Out, Jordan Peele parecía consagrado como un genio del cine de terror, pero Us, su segundo largometraje, pone en duda su genio y confirma que es el poseedor de una peculiar visión cinematográfica.

Adelaide (Lupita Nyong’o) es una mujer que viaja con su familia a la playa californiana de Santa Cruz, junto a la feria en la que alguna vez se perdió de niña. Insegura y paranoica, Adelaide sospecha que aquello que la aterró tanto cuando era niña regresará para acecharla.

De la mano del director de fotografía Michael Gioulakis, Peele fabrica una exquisita secuencia inicial ambientada en 1986. Bajo las luces de los juegos de feria sigue a la pequeña Adelaide mientras se interna en una casa de espejos en una escena de escalofriante suspenso. Más adelante, mediante los primeros planos de Nyong’o y el resto del elenco, Peele accede a los crecientes niveles de locura de los perseguidores y de los perseguidos, lo cual es una lástima, pues el torpe guion de Peele lo echa todo por la borda en la segunda mitad, en la que, después de un juego de persecución, Us se esfuerza una y otra vez por abarcar uno y otro género de terror, sobre explicando una premisa que solo necesitaba la mirada muda, desquiciada y odiosa de la doble de Lupita.

Entre el slasher, el apocalipsis zombi, el horror de invasión a casa-hogar y los villanos geniales y dramáticos à la Blade Runner (Ridley Scott, 1982), Peele erra una y otra vez, pues la tensión y la brutalidad del primer encuentro no hallan paralelo en la persecución posterior, que se convierte en una suerte de chacoteo zombi en la que la familia presume de cuántos asesinatos se le pueden atribuir a cada miembro. Hacia el final, Peele peca de ambición dramática al filmar el enfrentamiento climático como una torpe danza entre la edición y la coreografía de pelea cuerpo a cuerpo entre las dos Lupitas en una secuencia que, de tan extendida, se entoja ridícula e impostada. Son el tipo de cosas que orillan a este reseñista a romper el hechizo de la incredulidad cinematográfica e implorar “ya, por favor, termínalo” (algo parecido sucedió con The Family).

Por si todo este desastre tonal y este mal manejo del pináculo emocional fuera insuficiente, Peele arroja un detalle en flashback que, en pocas palabras, hace que toda la película haya sido para nada. Esto, aunado con la pulsión icomprendible por explicar cada detalle del universo de Us (pecado capital, si me preguntan), me hacen llegar a la conclusión de que Peele aún no es el genio que se nos había prometido. Sin embargo, su estilo visual es harto interesante y su capacidad para provocar el terror en la puesta en escena sin mucho adorno lo colocan en una categoría propia. Será necesario un examen de su nueva película para verificar si es que se ha entregado – de nuevo – a sus excesos o si es capaz de replicar el éxito de su primera obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.