Las mejores películas originales de Netflix

Escrito el 30 junio, 2021 @bmo985

El streaming es la revolución definitiva de nuestros tiempos, al menos en lo que respecta a la manera de consumir películas y series de televisión. Lo que al principio parecía como un triunfo de la era del Internet, al poner en la punta de nuestros dedos la posibilidad de acceder a grandes cantidades de material audiovisual –presente y pasado– se ha convertido lentamente en una decepción constante al descubrir que nuestra serie o película favorita ha desaparecido de tal o cual plataforma.

Al principio, Netflix se alzaba como el referente del streaming y parecía como si en su catálogo pudiéramos encontrar todo lo que necesitábamos. No parecía ingenuo pensar que, algún día, toda serie relevante de la mentada “Era Dorada de la Televisión” podría encontrarse en esta plataforma, que cada gran película llegaría a verse allí.

Diez años después, el mercado del streaming se ha fragmentado, y cada compañía mediática ha puesto sus esperanzas en la integración vertical de todos sus productos audiovisuales. Disney, después de su adquisición de Marvel, Lucasfilm y 20th Century Fox, ha lanzado Disney+. WarnerMedia, que cuenta entre sus propiedades a Warner Bros., Cartoon Network y HBO, ha lanzado HBOMax. Universal tiene a Peacock para acceder a la producción televisiva de NBC, así como a su catálogo de películas. Paramount acaba de lanzar Paramount+.

Entretanto, Netflix ha hecho una apuesta para asegurar su supervivencia a largo plazo. Invirtiendo cada vez menos en la renovación de series y películas de terceros, la compañía dirigida por Ted Sarandos se ha enfocado en producir su propio contenido original, ya sea mediante tratos de distribución o bajo los auspicios de producción.

Si bien la empresa estadounidense aún no ha podido levantar la codiciada estatuilla dorada de los Óscars a Mejor Película, lo cierto es que han producido una gran variedad de cintas que se han colocado en la antesala –Roma y The Irishman–, así como otras que nunca aspiraron a tanto.

¿Cuáles son las mejores películas originales de Netflix? ¿Ha producido algún clásico contemporáneo? Estas y otras preguntas motivaron este ránking, el primero en Palomita de Maíz realizado en forma de sondeo: le pedí a los colaboradores de Palomita que compartieran su top 10 personal de películas originales de Netflix. Cada lista fue evaluada de la siguiente forma: a las cintas colocadas en el primer lugar les asigné diez puntos; a las colocadas en el segundo lugar les asigné nueve puntos y así sucesivamente hasta asignar un punto a las cintas colocadas en el décimo lugar.

De esta forma resultó la siguiente lista. Decir que quedé sorprendido por algunas elecciones de nuestros colaboradores sería un eufemismo, pues hay gratas sorpresas, desde cintas que no sabía que estaban en la plataforma, hasta la película más votada y amplia favorita. Eso es lo interesante de este ejercicio democrático: la riqueza y variedad de opciones. Espero que lo disfruten.

 

30. Mank (David Fincher, 2020) – empate

David Fincher retomó un guion escrito por su padre difunto sobre el legendario guionista Herman Mankiewicz (Gary Oldman), cuyo trabajo tras bambalinas durante la era dorada de Hollywood en los años 30 es bien conocida. En lugar de enfocarse en su deleitable vida etílica, la cinta mira su obra más reconocible: el guion de Ciudadano Kane (Welles, 1941), en el proceso llevándose un poco entre las patas la memoria de Orson Welles.

Las actuaciones de Gary Oldman como el simpático borracho titular, así como la de Amanda Seyfried como la diva Marion Davies merecen reconocimiento aparte. Fincher hizo un trabajo muy alejado de lo que nos tenía acostumbrados –thrillers sombríos – pero, el ritmo, las actuaciones y el encanto de Oldman encantaron a los críticos y espectadores.

En esta cinta, Netflix dio su apoyo irrestricto, permitiendo que el obsesivo Fincher rodara su primera película desde Gone Girl (2014). Desafortunadamente para el estudio, Mank no le brindó su primer Óscar a Mejor Película, ganando solo las estatuillas de Mejor fotografía para Erik Messerschmidt y diseño de producción para Donald Graham Burt. – J. Alejandro Becerra

 

30. Mi nombre es Dolemite (Craig Bewer, 2019) – empate

No sé qué paso en 2019 que Dolemite is my Name, una de las mejores películas del año, fue ignorada vilmente. Esta cinta, basada en hechos reales, marcó el regreso de Eddie Murphy a la comedia transformativa en la que brilla tanto, ofreciendo una interpretación llena de corazón y amor por el hombre a quien presenta en pantalla.

Murphy interpreta a Rudy Ray Moore, un DJ que sueña con ser comediante, pero que lo único que recibe por parte de la industria son “no” constantes. Por eso, se aventura y experimenta con Dolemite, su alter ego que lo lleva a la cima, primero como comediante y después como actor de sus propias películas. Aunque la interpretación de Murphy es esencial, la cinta más bien brilla por el espíritu emprendedor de su personaje central, así como la revolución de entretenimiento que representó esta figura para la gente afroamericana de los años 70. Dolemite se enfocó en agradar a la gente Negra de Estados Unidos y no a la población blanca que definía qué tipo de entretenimiento existía.

Auxiliado por un elenco de primera entre los que destacan Keegan-Michael Key, Mike Epps, Wesley Snipes, Da’Vine Joy Randolph, Kodi Smit-McPhee y Barry Shabaka Henley, así como vestuarios de ensueño, Dolemite is my Name es una celebración de la creatividad y la perseverancia artística. – Alessandra R

 

29. Escuadrón 6 (Michael Bay, 2019)

Esta película es la definición de banal e incoherencia misma, o sea, no deja de ser un filme de Michael Bay (que suele tener una connotación negativa de por sí), pero olvidamos que también puede ser positivo. Con ello me refiero a que Bay sabe rodar una escena de acción. En Escuadrón 6 tenemos una de las mejores de los últimos años, rodada mayormente en vehículos en Italia, que nos da los quince minutos más gloriosos de la película.

Esta escena tiene todo lo que se puede pedir a la acción, la cual comienza con un vehículo de lujo verde arrancando, después de asesinar al abogado de un régimen horroroso en Medio Oriente (como toda película estadounidense de acción, Escuadrón 6 se basa en la misma línea: gringos buenos, y alemanes/soviéticos/chinos/islámicos malos). La escena impresiona por su majestuosidad, porque claro, Netflix no tiene para renovar Glow o Mindhunter, pero no escatima en gastos acá, donde vemos mucha más sangre de la habitual, muerte de inocentes, caos total, efectos especiales notables y la bella Florencia de fondo.

No obstante, la película rápidamente se sumerge en un caos: no tiene nada de artístico, ni coherente. Pero todo aquel fanático del género puede apreciar la primera escena. En realidad, en esta película tampoco deberíamos buscar mucho más.  – Julia Andrade

 

28. Lazzaro Felice (Alice Rohrwacher, 2018)

Lazzaro felice, de la directora Alice Rohrwacher, habla de un chico ingenuo y con buen corazón, quien hace amistad con el hijo del dueño de la hacienda donde es explotado. La cinta toca temas sociales urgentes, como la esclavitud moderna y las falsas promesas del capitalismo como un aparente progreso hacia una sociedad feliz.

Rohrwacher utiliza toques de realidad mágica, como si la historia fuera una fábula que requiere paciencia de parte del espectador. Sin embargo, el viaje que éste emprende resulta muy gratificante. – Israel Acosta Aroche

 

27. Ya no me siento a gusto en este mundo (Macon Blair, 2017)

La ópera prima del director Macon Blair, discreto actor de sorprendente parecido con Boyle de Brooklyn Nine-Nine (Joe Lo Truglio), sorprendió al ganar el premio del jurado en el Festival de Sundance de 2017. Escrita y dirigida por Blair, Ya no me siento a gusto en este mundo cuenta la historia de Ruth (Melanie Lynskey), quien tras sufrir un robo en su casa es ayudada por su peculiar vecino Tony (Elijah Wood) y, por azares del destino, acaba involucrada en el bajomundo criminal de su localidad.

Lo que comienza como un retrato de la depresión como la sensación de no pertenecer a un mundo incomprensible se transforma en una desquiciada comedia negra de giro siniestro y violento. Hay que reconocer el timing cómico del director, con bromas discretas pero eficaces, así como con personajes absurdos y patéticos en su visión cruda de la violencia. – J. Alejandro Becerra

 

26. Shirkers: la película perdida (Sandi Tan, 2018)

Aunque la ficción siempre ha llevado ventaja con las audiencias, no es secreto que el cine documental es el espacio donde encontramos las historias más fascinantes y que en muchas ocasiones han sido fuente de inspiración del cine que consumimos a diario. Hemos visto cientos de películas sobre el quehacer cinematográfico, pero ninguna se le acerca a lo que plantea Sandi Tan en su ópera prima, Shirkers.

La película utiliza el metacine como método de denuncia para exorcizar un incidente que marcó la vida de la realizadora y que gracias al tiempo pudo darle una segunda oportunidad a una historia que nunca vio la luz. Este documental debería ser obligatorio para cualquier persona que aspire a ser cineasta porque es un gran ejemplo de que el cine nunca nos dará la espalda, aun cuando nos enfrentemos a los obstáculos más complicados y a las injusticias laborales de un sistema industrial que históricamente ha favorecido al patriarcado. – Elías Michel

 

25. El rey (David Michōd, 2019)

Timothée Chalamet en modo emo sigue siendo efectivo. Después de una racha maravillosa (Call Me By Your Name, Lady Bird, Little WomenBeautiful Boy) que lo volvió ídolo, Chalamet se puso en su modo más depresivo y existencial con El rey, drama de época dirigido por David Michôd, y co-escrito por éste y Joel Edgerton (quien ha impresionado como actor, escritor y director), basándose en las Henriad, el conjunto de obras teatrales de William Shakespeare.

Específicamente, El rey sigue al nuevo rey de Inglaterra, para sus amigos conocido como Hal, quien asciende reticentemente al poder después de la muerte de su padre y hermano. Hal es sensible e idealista, características que son puestas en tela de juicio por su sequito tóxico y sediento de poder. Esto lleva a que Inglaterra y Francia se enfrenten en una guerra. Conforme más tiempo está en el poder, Hal se vuelve más sospechoso y alejado de aquellos en quienes en algún momento confió. Esta guerra, y las constantes traiciones de sus consejeros, son suficientes para que Hal tome medidas drásticas y demuestre que en su sensibilidad no hay debilidad. Chalamet brilla con todo y su corte de cabello de bol al ser mesurado, observando todo, pero hablando poco.

El elenco secundario está compuesto por algunas de las caras masculinas más destacables del momento, incluyendo el mencionado Edgerton, Ben Mendelsohn, Sean Harris y Dean-Charles Chapman. Por supuesto que es necesario mencionar a Robert Pattinson, quien, como Luis Delfín de Francia, ofrece los mejores diálogos con el mejor acento que ha creado; su odio por los ingleses es deliciosamente irónico.  La cinta es oscura en tema y gris en tono, ofreciendo un rey sensible haciendo cosas impensables para conservar una pizca de pureza. – Alessandra R

 

24. Cuenta bloqueada (Daniel Goldhaber, 2018)

Entre las películas del ahora llamado elevated horror, o terror para mamadores, se encuentra esta joya injustamente ignorada. El debut de su director (Daniel Goldhaber) y su guionista (Isa Mazzei), así como el primer protagónico de su actriz principal (Madeline Brewer), Cuenta bloqueada es un viaje delirante, colorido y pertubador en la industria del trabajo sexual por Internet. Intensamente feminista, la cinta aprovecha los talentos de Brewer, a quien conocíamos únicamente como Tricia Miller de Orange Is The New Black. Su actuación alterna entre la dulzura performativa, la paranoia, la determinación de recuperar lo suyo y la obsesión.

Cuenta bloqueada embelesa al espectador con sus coloridos neones, pero es su mirada a la dignidad del trabajo sexual y la identidad fragmentada de nuestra era frente a los gigantes de la tecnología lo que la coloca como una de las mejores producciones originales de la plataforma. Producida por Blumhouse, la cinta debutó en el Festival Fantasia. – J. Alejandro Becerra

 

23. Akelarre (Pablo Agüero, 2020)

El País Vasco del siglo XVII sirve como escenario para la historia de cinco jovencitas acusadas de brujería por un inquisidor ambulante. Ellas buscarán la forma de entorpecer el proceso judicial con una apuesta arriesgada: admitir su culpabilidad a la vez que inventan historias para alimentar la imaginación del inquisidor. Pablo Agüero mira con simpatía a estas jóvenes, aprovechando su química para expresar la solidaridad femenidad ante el peligro, colocando a su perseguidor como un misógino incel del presente, que expresa odio, deseo y fascinación hacia la mujer, justificando el primero como producto de los otros.

La luz natural, los momentos musicales, el final ambivalente, la extensa investigación llevada a cabo por Agüero y la guionista Katell Guillou, así como el protagónico de Amaia Aberasturi, revelación por su enjundia y presencia, hacen que Akelarre sea uno de los mejores títulos originales de Netflix. Obtuvo cinco reconocimientos en los Premios Goya 2021, resultando la gran ganadora de la noche a pesar de no llevarse ninguno de los premios principales. – J. Alejandro Becerra

 

22. Atlantique (Mati Diop, 2019)

La ópera prima de Mati Diop, ganadora del Grand Prix en el Festival de Cannes, ha sido una de las propuestas internacionales más interesantes de Netflix hasta la fecha. Cuenta la historia de Ada (Mame Sane), una joven atrapada en una sociedad conservadora, patriarcal y religiosa, mediante una historia de amor con tintes sobrenaturales.  Atlantique cuenta con un mensaje social desarrollado mediante simbolismos y naturalidad sobre las desigualdades sociales y la libertad. Es de resaltarse el trabajo en fotografía de Claire Mathon. – Lourdes Yactayo

 

21. La vida que queríamos (Ulrike Kofler, 2020)

Dentro de su oferta variada, Netflix ha destacado algunas propuestas internacionales que ofrecen historias contadas desde una perspectiva distinta a la visión de Hollywood, la cual habitualmente suele imponerse. Una de ellas es el filme austríaco La vida que queríamos, el cual narra la experiencia de un matrimonio que, a pesar del fuerte deseo de tener hijos, se ha hecho a la idea de que nunca podrán engendrar debido a problemas de fertilidad.

Después de recibir el diagnóstico, dicha pareja se va de vacaciones a un centro turístico en Cerdeña con el fin de aceptar su destino. Sin embargo, su relación se pondrá a prueba una vez que se percatan que, al lado, se hospeda otro matrimonio joven con dos hijos. Esta circunstancia les llevará a proyectarse en ellos y enfrentar así el retrato de aquella vida que tanto querían, pero que nunca tendrán. Este filme es un drama que, sin dejar de ser sobrio, retrata la fragilidad humana al enfrentarse a las expectativas no cumplidas de manera desoladora. – Víctor López Velarde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.