Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Las 10 mejores películas de TIFF 2022

Escrito el 26 septiembre, 2022 @bmo985

El Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF por sus siglas en inglés) tiene la distinción de ser la puerta de entrada al mercado de América del Norte de aquellas películas estrenadas en los prestigiosos festivales de Cannes y Venecia (el Festival de Telluride casi siempre las estrena antes, pero su público es diminuto), así como el medio por el que algunas de las películas que apuntan al Óscar comienzan su lento camino en la temporada de premios.

Al contrario de los festivales antes mencionados, TIFF es un evento multitudinario y abierto al público, en el que los cineastas y estrellas de todo el mundo conviven con los fanáticos, la prensa y la industria en unas cuantas cuadras de la ciudad de Toronto. TIFF es un espectáculo popular que apunta hacia la temporada de premios al mismo tiempo que es una muestra de cine proveniente de todo el mundo.

Triangle of Sadness. Dir. Ruben Östlund.

En su programación tienen cabida cintas tan diversas como la ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes, Triangle of Sadness, la desafiante sátira experimental de nulo presupuesto The People’s Joker (película que fue exhibida una sola vez y retirada ante las amenazas judiciales de Warner Bros porque el filme utilizaba personajes del Universo DC), así como The Fabelmans, temprana predilecta para al menos arrancar unas cuantas nominaciones en los premios de la Academia. Esta naturaleza contradictoria coloca al festival a medio camino entre el esnobismo de los festivales europeos que ponen el acento en el cine como arte y la industria hollywoodense que, a través de su entrega anual de premios, no distingue las recaudaciones en taquilla, pero sí la capacidad para condescender y reconfortar a sus audiencias.

TIFF no teme recurrir al populismo, como pudo verse en el estreno mundial de Weird: The Al Yankovic Story, comedia que satiriza el género de la biopic y que seguramente no llegará a la temporada de premios, pero es imposible recriminárselo. Al final de cuentas, se trata de una celebración, descripción adecuada para los primeros días del festival, cuando un puñado de calles se cierran a la circulación, los bares y restaurantes se abarrotan, se monta un escenario en el asfalto donde la gente se reúne a escuchar música en vivo, la alfombra roja afuera del teatro Princess of Wales se convierte en un espectáculo nocturno donde el público se reúne para ver a sus estrellas favoritas y tan pronto como cae el sol, el olor a marihuana es perceptible en las calles.

Por más contradictorio que parezca, TIFF satisface a amplios segmentos (y por ello continúa como uno de los referentes festivaleros de América del Norte): comenzando con los habitantes de la ciudad al permitirles ver, aunque sea de lejos, a los creadores y artistas más conocidos del mundo; a los especialistas en la temporada de premios, quienes comienzan con sus vaticinios; a la industria hollywoodense, porque TIFF asegura una cálida recepción, ya sea a la nueva película de Netflix, o a casi cualquier pieza de entretenimiento popular; a los fanáticos del cine de terror con su sección Midnight Madness, y a los cinéfilos hardcore que disfrutan de la programación de la sección Wavelenghts. En suma, TIFF hace malabares, llevando un poco de Hollywood, Europa y Asia a Toronto, modesta ciudad a las orillas del Lago Ontario.

Weird: The Al Yankovic Story. Dir. Eric Appel. 2022.

Dicho esto, paso a mi recapitulación de este contrastante, pero extraordinario festival. En orden estrictamente alfabético, me gustaría señalar algunas de mis películas favoritas.

The Banshees of Inisherin reúne a Colin Farrell, Brendan Gleeson y Martin McDonagh. Al igual que In Bruges, este filme (también musicalizado por Carter Burwell) camina la delgada línea entre el humor, la violencia y la ternura. Los diálogos de McDonagh, ácidos, pero sencillos (poblados por el equivalente irlandés de fuck, es decir feck con todas sus variaciones), exploran el final de una amistad, enfrentamiento de creciente virulencia entre los personajes de Farell y Gleeson. Es una película que puede leerse en varios niveles y servir como combustible para innumerables conversaciones.

De Humani Corporis Fabrica, documental experimental que nos arroja a la red de hospitales públicos parisinos no es para los débiles de estómago, pero sí para los que estén dispuestos a dejarse llevar en una odisea al interior del cuerpo humano, cuya estructura encuentra réplica en el cuerpo político y el cuerpo de concreto del hospital. Acompañada de las mundanas y a menudo deprimentes conversaciones de los médicos que hacen las incisiones, se trata de una oda al trabajo que le falta el respeto a la carne, pero salva vidas.

The Fabelmans ha sido descrita como la película más personal de Steven Spielberg con amplia razón, pues con la ayuda de su guionista de confianza Tony Kushner, el director ha exorcizado sus memorias de juventud para realizar la que me pareció la película más simpática del festival. Gracias a la inspirada actuación de Michelle Williams (quien canaliza el espíritu del viejo Hollywood en su actuación) y de Gabriel LaBelle, además de un cameo inolvidable de David Lynch, The Fabelmans es lo que los gringos llaman un crowdpleaser, es decir, un filme que echa una red amplia y encanta a la audiencia.

Godland. Dir. Hlynur Pálmason. 2022.

Godland tiene algunos puntos en común con Apocalypse Now de Francis Ford Coppola y la novela en que está basada, El corazón de las tinieblas de Conrad, pero este filme de Hlynur Pálmason demuestra la firme mano de su director, quien compone planos de extenuante belleza en formato 4:3 del panorama islandés, como si pintara cuadros de acendrado realismo costumbrista. Un relato sobre la violencia de la relación colonial y la forma en que envenena la empresa artística y religiosa, Godland tiene que verse en la sala de cine para creerse. Por si esto fuera poco, tiene a uno de los perros más simpáticos de memoria reciente.

How To Blow Up a Pipeline es una de las películas que le habla al momento político en que vivimos. Este alegato ecoterrorista se deslinda de la arrogancia del activismo para preguntar en su lugar “¿qué tan cool sería hacer estallar un oleoducto en el nombre del cambio climático y las generaciones venideras?” La respuesta es afirmativa con mayúsculas, pues el director Daniel Goldhaber articula la trama como si se tratara de un filme de un magno robo, presentando uno a uno a sus personajes comenzando por el final. Imperdible, posiblemente un evento generacional.

Pacifiction no se toma en serio y esa es una de sus fortalezas. La nueva película del iconoclasta Albert Serra es una tensa y absurda exploración de las relaciones políticas, el orden colonial de ultramar y la marea que se viene. Comandada con estulticia trumpiana por Benoît Magimel, un seductor que aparenta fuerza frente a sus enemigos y debilidad a sus amigos, como el Alto Comisionado del Estado francés en la Polinesia francesa, que viaja de isla en isla, supervisando espectáculos, profiriendo amenazas y rehuyendo de enemigos imaginarios. Pacifiction es tan intrigante como surreal con la belleza del verdor tropical como el escenario para el derrumbe del orden colonial.

R.M.N. de Cristian Mungiu desarrolla su estilo ya bien conocido de conflictos interpersonales irrefrenables contados en términos naturalistas, pero que estallan en momentos catárticos. Ubicado en un pueblito en la región de Transilvania poblado por húngaros y rumanos, R.M.N. da cuenta de los distintos puntos de vista que conducen a la insurrección popular de tintes xenofóbicos a raíz de la llegada de trabajadores asiáticos a una fábrica de pan. Hablada en al menos cuatro idiomas que se unen en el momento climático del filme, una reunión de emergencia para discutir la expulsión o no de estos trabajadores, este filme de Mungiu es una obra maestra que explora sin tapujos los motivos de sus múltiples personajes, evitando respuestas fáciles, así como su inhabilidad de refrenar sus impulsos.

Sick. Dir. John Hyams.

Sick se lleva a cabo en medio de la primera oleada de Covid-19 y, como tal, se permite satirizar la incertidumbre, así como los rituales higiénicos del momento. En medio de la cuarentena autoimpuesta de un par de estudiantes universitarias, irrumpe un asesino vestido de negro de motivos desconocidos, pareciendo una versión más hábil del Michael Myers de la original Halloween, quien caza a estas jóvenes mujeres en una magnífica cabaña aislada de la civilización en eficaces secuencias de persecución. Acción, comedia, terror frenético, cubrebocas y gel antibacterial se conjugan para hacer de Sick una de las mejores películas del año.

Unrest podría haber sido una película biográfica sobre la estancia de Piotr Kropotkin en la región suiza de Jura, donde convivió con los trabajadores relojeros anarquistas, pero en su lugar es una película que rezuma esta ideología en su negativa a enfocarse en una sola figura, en cambio retratando a un grupo de obreros sometidos a los esfuerzos en pro de la eficiencia de la gerencia. De soleadas imágenes que no se quedan en una recreación de postales impresionistas y caracterizada por un humor seco ajeno a la confrontación (aun frente al brazo represor de la industria y el Estado), Unrest fue una de las sorpresas más agradables del festival.

The Wonder comienza como un experimento formal que nos invita detrás de cámaras para introducirnos a la historia de una enfermera inglesa que viaja a Irlanda para juzgar el fenómeno sobrenatural de una niña que no ha tenido bocado en meses, lo que la convierte en una figura místico-religiosa para su poblado. Este atrevimiento inicial del director chileno Sebastián Lelio (Una mujer fantástica) provoca un cuestionamiento de los roles de las mujeres en el relato, equiparándolas con la fantasía de la puesta en escena, lo cual hace eco en el personaje de una maravillosa Florence Pugh, estoica y recta mujer de ciencia que se enfrenta al fanatismo que rodea el caso. Es una lástima que un filme tan espléndidamente fotografiado se dirija a Netflix, pues la sala de cine es donde sus infaustas atmósferas y su ritmo pausado me atraparon.

Para terminar, me gustaría otorgar menciones honoríficas a The Son, Women Talking, Decision to Leave, Eo y El agua.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.