La renovación milagrosa de Heartstopper

Escrito el 23 junio, 2022 @palmurcio
Heartstopper. Dir. Euros Lyn. Netflix. 2022.

La renovación de Heartstopper, ficción adolescente LGTBIQ+ creada por Alice Oseman, fue un extraño acontecimiento no solo celebrable por los fans, sino también merecedor de reflexión en términos de cómo Netflix parece estar cambiando su dirección precisamente el año en que ha perdido más de 200 mil suscriptores durante su primer trimestre. Esta decisión fue en contra de lo esperado entre aquellos familiarizados con el modelo de distribución y renovación habitual de la plataforma de streaming.

Para entender por qué la renovación de Heartstopper es tan sorprendente, primero hay que entender contextualmente el delicado entramado de “jenga” sobre el que parece estar construida la plataforma: Netflix contabiliza los primeros 28 días desde el estreno de una nueva serie para justificar su renovación en torno al número de visualizaciones e interacciones.

La serie debutó con 14,550,000 horas vistas en los primeros días, llegando al puesto siete de lo más reproducido tras su estreno, aparentemente condenada a la cancelación inmediata debido a que el modelo de lanzamiento de temporadas enteras de la empresa de Ted Sarandos está diseñada para enterrar en su algoritmo aquellas ficciones que no llegan al top 5 en sus primeros días.

Sin embargo, lo que Netflix no previó fue el fenómeno en las redes sociales que provocaría la historia de amor entre los adolescentes Charlie y Nick (y el fervor específico de Twitter ante sus personajes), la cuales incrementaron sus visualizaciones a un total de 23, 940, 000 horas (cifras no escandalosas comparadas con fenómenos de la plataforma como Élite o Stranger Things, pero que lograron colarla en el top 5 durante un par de semanas). Estos nuevos números le proporcionarían a la adaptación de la novela gráfica una segunda e inesperada oportunidad, pues, en cuanto más analizamos el criterio de decisión de Netflix, menos sentido tiene la renovación de Heartstopper por dos temporadas adicionales.

Netflix, como cualquier empresa, funciona en torno al radio de actividad también conocido como efficiency metric. Esto implica que el gigante del streaming pone más énfasis en la producción de nuevos contenidos que puedan convertirse en el próximo hit y atraigan nuevos suscriptores que en mantener los productos con una audiencia fiel y cuya línea de visualizaciones se mantiene estable en lugar de incrementarse.

Inventing Anna. Netflix. 2021.

Esta lógica cobra sentido al entender el modelo de producción de contenidos originales de la plataforma y las cifras desproporcionadas que maneja para incorporar nuevos nombres a su cartela: a diferencia de otras compañías que dividen el presupuesto de creación de una serie, Netflix funciona con un cost-plus money, lo que implica que la empresa asume el 100% de los gastos de producción de la serie más un 30% que debe dilapidar en ejecutivos, sin contar las obscenas contrataciones estrella de showrunners como David Benioff y D.B. Weiss (creadores de Game of Thrones que han costado a la compañía 250 millones de dólares), Ryan Murphy (quién se llevó 300 millones de dólares por Ratched y Hollywood tras su paso por Showtime y FX) o Shonda Rhimes (quién se agenció una comisión de 150 millones de dólares para crear Inventing Anna).

Estos sueldos estratosféricos son parte de la estrategia de Netflix de contratar creadores de renombre para asegurar un próximo hit, y parece que todavía necesita tiempo para funcionar. Sigue siendo  un misterio si Ratched va a ser renovada y, aunque Inventing Anna acumuló 196 millones de horas en su segunda semana, no está claro si recuperó su desproporcionado presupuesto que incluyó la compra de derechos por 320 mil dólares hacia la propia Anna Sorokin/Delvy.

Recordemos que el hecho de que una serie iguale en su estreno (Inventing Anna) la tercera temporada de una ficción con una audiencia fija (You) no es un éxito y Netflix no puede permitirse renovar series que no generan nuevas cuentas de usuario a cada temporada porque, con una deuda de casi 15,000 millones de dólares, y 700 mil cuentas perdidas tras la retirada de sus servicios en Rusia, no llega con recuperar beneficios con productos con un fandom pequeño, pero fiel (cómo si pueden permitirse Apple TV con See o Servant, HBO con Barry y Lo que hacemos en las sombras o Prime Video con The Expanse).

Netflix debe generar urgentemente nuevos números.

Esto explica las cancelaciones de Sense8, The OA, Tuca y Bertie, Glow, Daredevil o Cristal oscuro (la cual ni siquiera superó su primera temporada por lo carísima que resultaba hacerla): a pesar de tener una aceptación por parte de la crítica y fans fieles, estas creaciones originales se estancaron, aunque fuese en números razonables, dentro de sus dos primeras temporadas o tras los 28 días críticos después de sus respectivos estrenos (que Netflix emplea para medir cuántos espectadores han finalizado el 70% de la serie). La base económica frágil de Netflix necesita fenómenos estratosféricos como El juego del calamar, Bridgerton o Stranger Things (que obtuvo 35 millones de visualizaciones en su primera semana del estreno de la primera temporada y a partir de ahí cada parte ha incorporada a más gente) para sobrevivir.

Es por eso por lo que la renovación de Heartstopper, serie con cifras decentes, por dos temporadas cuando la primera todavía no acaba de demostrar plena rentabilidad, parece un simpático milagro y, al mismo tiempo, un tiro en el pie de la compañía. Solo queda observa cómo se desarrolla esta decisión o si es sintomática de una nueva estrategia de afianzar espectadores en vez de disparar contenidos a una diana esperando que alguno entre en el top 5: quizás los ejecutivos de Netflix se están volviendo conscientes de que no todos sus productos pueden alcanzar una audiencia masiva.

Heartstopper. Dir. Euros Lyn. Netflix. 2022.

Heartstopper es una simpática serie adolescente de temática LGTBI+ con una audiencia muy concreta, y Netflix parece haber comprendido que sus metas de visionados no son las de La casa de papel (con 190 millones de horas vistas en su última temporada se sitúo como el segundo producto más visto de la plataforma en 2021, solo detrás de El juego del calamar), así como que El juego del calamar o Tiger King se convirtieron en fenómenos por una ingente combinación de factores entre los que se encontraban la popularización de las producciones coreanas tras la victoria de Parásitos en los Óscars, en el primer caso, y el confinamiento a partir de la pandemia de COVID-19, en el segundo, variables imposibles de prever.

En plataformas como Apple TV+, HBO Max o Prime Video, series de género como Archivo 81 o Marianne podrían haber sobrevivido porque hubiesen sido generadas con un presupuesto proporcional a los beneficios que realmente son capaces de generar. Además de que el modelo de consumo episódico semanal no las hubiese condenado a desaparecer de la pantalla de inicio en el momento en que no formaran parte de un top 10 de visualizaciones para el que nunca estuvieron diseñadas para pertenecer, especialmente en una plataforma cuyos productos se digieren en formato maratón y desaparecen de la consciencia colectiva pasada una semana.

Heartstopper se ha salvado de milagro, tenemos que ser conscientes de ello, y necesita que su segunda temporada demuestre un crecimiento, incluso si oficialmente tendrá una tercera, pues Ratched y The OA estaban diseñadas para durar cuatro y cinco entregas, respectivamente, y aun así una sigue en el aire y la otra fue cancelada abruptamente.

Quizás este es un momento decisivo para Netflix, el momento en que debe posicionarse frente a la calidad o la cantidad, y aunque sea imposible adivinar lo que ocurre a puertas cerradas de la que una vez fue la compañía más poderosa del streaming, quizás se haya dado cuenta de que es necesario escuchar a sus usuarios y cimentar esta nueva etapa con un catálogo de títulos que, por lo menos, un grupo fiel de gente está dispuesta a ver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.