La perfección: ¿otra película de miedo con Allison Williams?

En dónde la puedes ver: Netflix

Director: Richard Shepard.

Actores: Allison Williams, Logan Browning, Alaina Huffman, Steven Weber.

País: Estados Unidos

Duración: 90 minutos

Palomómetro

Más información de la película: https://www.imdb.com/title/tt7772580

 

Charlotte (Allison Williams) regresa a sus raíces después de atender la enfermedad de su madre. En busca de un nuevo comienzo, reconecta con su mentor, protector y maestro de violonchelo, Anton (Steven Weber), sólo para descubrir que él la ha reemplazado con la talentosa Elizabeth (Logan Browning). Este pequeño hecho desencadena una serie de eventos violentos alimentados por la furia de Charlotte.

 

Después de ver a Allison Williams en la ópera prima de Jordan Peele, ya es difícil imaginarla en un papel diferente al de una psicópata. Para reafirmar esta teoría, interpreta un personaje con esencia similar en La perfección. Aquí, Williams está bien, tiene el rol medido y se nota que no le cuesta trabajo. Sin embargo, el guion le impide ir más allá de lo que ya vimos en su actuación como Rose en Get Out.

Logan Browning, por otro lado, presenta una interpretación sobreactuada que distrae del tono dramático y aterrador de la cinta. Se le ve forzada e incómoda con su personaje y no presenta naturalidad frente a la cámara. Incluso se siente falsa al intentar beber agua como un ser humano normal.

 

El desarrollo de la historia del escritor y director Richard Shepard es desastroso. En los aspectos técnicos, deja qué desear en cuestión de calidad. La musicalización es insustancial, los efectos especiales ridículos y la edición risible. No se le puede perdonar el efecto de botón de rebobinado que parece sacado de una caricatura infantil, el cual utiliza en más de una ocasión.

La historia quiere apelar a un público millennial con el uso del queerbaiting y la temática de género para causar conmoción, pero resulta condescendiente. La cinta parece una advertencia parental sobre lo que sucede en el medio de la música clásica con toques vengativos que parecen sacados de El conde de Montecristo.

 

Como una persona que disfruta de los thrillers que te mantienen al filo del asiento, esta película es una decepción. A pesar de que contiene varios giros inesperados, no tienen el efecto esperado de sorpresa, sino de fastidio por lo absurdo de la historia. Sólo espero que Netflix apueste por productos de calidad y disminuya su afán de saturar su catálogo con lo que sea.

 

Deja un comentario