Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

La clasificación de las 15 películas internacionales seleccionadas en la lista corta de los Óscars 2022

Escrito el 7 febrero, 2022 @Israel_Aroche

Cada año, cada país debe enviar a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas la película que representará a su industria en la carrera al Óscar. De acuerdo con la convocatoria, la cinta debe haber sido exhibida en el país de origen del 1° de octubre del año pasado al 30 de septiembre del año de la convocatoria. Para los Óscars de este año, 93 películas internacionales se aprobaron para competir. De las 15 películas seleccionadas en la lista corta, se escogerán cinco títulos para recibir la nominación.

Con la lista corta publicada el pasado diciembre, me dediqué a ver la selección. A continuación, mi orden personal de preferencia, con dos adiciones que merecieron aparecer en la lista. Este ejercicio es una invitación para ver estas cintas y salir de la comodidad de solo ver películas procedentes de países anglosajones. Además, en años recientes esta categoría ha sido más interesante de ver que la misma categoría de Mejor película.

 

15. Plaza Catedral (Dir. Abner Benaim) – Panamá

Panamá nunca había llegado a la lista corta y es con esta historia desgarradora que por fin lo logra. Plaza Catedral cuenta la historia de Alicia (Ilse Salas), una mujer de mediana edad que perdió a su hijo y que vive en la zona turística de Panamá. Un día, un joven de la calle (Fernando Xavier de Casta) que se dedica a cuidar carros se aparece en su casa herido por una bala. Este encuentro causará que ambos se replanteen su vida.

Es agradable que el cine latinoamericano figure dentro de la lista, pero habiendo otras contendientes más interesantes que quedaron fuera, como El gran movimiento (Kiro Russo, Bolivia), su inclusión se siente más como un esfuerzo de inclusión. De la lista corta no pasará, pero hace que el cine panameño figure internacionalmente.

 

14. Playground (Dir. Laura Wandel) – Bélgica

Esta es la segunda ocasión que una película belga aparece en la lista corta, pero ninguna ha lograda la nominación. Playground, de Laura Wandel, es la historia de una niña (Maya Vanderbeque) que ve que su hermano (Günter Duret) está siendo acosado por sus compañeros de escuela. Cuando él le pide que guarde el secreto, ella duda en hacerle caso.

El filme de Wandel tiene muchos puntos a su favor: dura poco, es despiadada y se enfoca desde el uso de la cámara en mostrar el punto de vista de los niños. Sin embargo, su relato se queda corto y, al llegar al final, solo repite el mismo ciclo de los abusadores y no llega a un punto crítico sobre este fenómeno. Sin embargo, el hablar de bullying desde la perspectiva infantil puede ser uno de sus puntos claves, pues no me sorprendería que figure si el año pasado lo logró Better Days (Kwok Cheung Tsang, 2019), cinta que tomó el mismo tema desde otra perspectiva (y siendo también una de las películas más débiles de la lista corta).

 

13. Lunana: A Yak in the Classroom (Dir. Pawo Choyning Dorji) – Bután

En su historia, Bután solo ha enviado dos películas (esta es la segunda vez), después de que el año pasado quedara descalificada al no tener el apoyo de un comité aprobado por la Academia. Esta cinta es un claro ejemplo de por qué se agradece que exista la lista corta, pues ayuda a tener acceso a filmes que difícilmente podrían ser vistos fuera de su país o del circuito de festivales.

Lunana: A Yak in the Classroom cuenta la historia Ugyen (Sherab Dorji), un profesor que en su último año de entrenamiento es enviado al pueblo de Lunana, en una región al norte de Bután, en donde las inclemencias del tiempo y la lejanía hace que sea un lugar poco deseado por cualquiera. Aunque enfrenta múltiples dificultades, en el periodo que pasa ahí ve la importancia de su profesión. Lunana, es una película conmovedora, con momentos agradables y paisajes lindos de los Himalaya, y que cae en las fórmulas de las películas con buen corazón que agradan a las audiencias. Aunque yo también caí rendido ante su gracia y belleza, no creo que pase de aquí.

 

12. El buen patrón (Dir. Fernando Leon de Aranoa) España

España es de los países con mayor éxito en la categoría con veinte nominaciones y tres Óscars, y El buen patrón representa otra posibilidad, aunque si bien, hubiera sido más probable ver a Madres paralelas (Dir. Pedro Almodóvar) dentro de los cinco filmes finales.

El buen patrón es una buena apuesta, ya que es una película entretenida y graciosa, elevada gracias al trabajo actoral de Javier Bardem, quien interpreta al jefe de una compañía de básculas que está en búsqueda de obtener un premio. Mientras lo consigue, ciertas dificultades en su trabajo y vida personal se presentan que harán que el premio esté en riesgo y que actúe de manera poco ética para alcanzarlo. A pesar de tener un humor negro, su crítica social se siente más ligera que profunda.

 

11. Hive (Dir. Blerta Basholli) – Kosovo

Después de seis años enviando una representante, por primera vez Kosovo figura en la lista corta. El éxito de Hive ha sido rotundo después de su paso por Sundance y de obtener varios múltiples premios en el circuito de festivales. Blerta Basholli ofrece la historia de Farije (Yllka Gashi), quien, tras la desaparición de su esposo en la guerra, establece un negocio propio para llevar el sustento a su familia. Sin embargo, como parte de una sociedad patriarcal esto es mal visto, por lo que sus vecinos harán hasta lo imposible para que no continúe.

Con una mirada realista (sin especificar que está basada en hechos reales) y natural, Hive es una historia de perseverancia y lucha contra un sistema, y de sororidad para asegurar un futuro que parece que no existe para Farije y las mujeres que la rodean. Sin duda es una gran apuesta, pero es opacada por otras contendientes.

 

10. A Hero (Asghar Farhadi) – Irán

Rahim (Amir Jadidi) ha salido de la prisión por dos días para resolver la situación que lo llevo adentro: una deuda imposible de pagar. En ese periodo, trata de convencer a su prestador de que lo apoye y cambie los términos; mientras tanto, una buena acción de Rahim trae la atención de muchos, pero su buena voluntad es cuestionada. Rodeado de situaciones creíbles en un país que su vida social se basa en la moral escrita en el islam, A Hero es un drama sólido que ponen a prueba a su protagonista y a las personas que lo quieren.

Asghar Farhadi sigue mostrando qué se puede hacer cuándo los dilemas morales se presentan, pero las diatribas en la vida diaria de Rahim me parecen cansadas, pues son situaciones que se pudieron evitar. Esto hace que esta película sea su trabajo fílmico más flojo. Este cineasta le ha dado a Irán los dos Óscares que tiene, con esta película, el tercero se ve lejano, aunque su posibilidad de nominación es alta. Aun así, es difícil cantar victoria con una lista que cuenta con voces nuevas en la categoría.

 

9. I’m Your Man (Dir. Maria Schrader) – Alemania

¿Qué pasaría si existiera el hombre ideal, pero como un ser artificial? I’m Your Man plantea esa pregunta al presentar a Alma (Maren Eggert), una científica de un museo de Berlín que acepta el experimento de estar tres semanas con un hombre artificial (Dan Stevens) diseñado para satisfacerla.

Schrader hace un análisis interesante sobre la soledad, qué nos hace humanos, las maneras de entablar una relación y cómo se da el amor. Stevens brinda un magnífico hombre ideal como el humanoide, pero Maren Eggert destaca mucho más. I’m Your Man es divertida, inteligente, pero, sobre todo, emocional. Alemania tiene una buena apuesta, pero sus posibilidades solo pueden ser reales si siguen votando por películas europeas.

 

8. Lamb (Dir. Valdimar Jóhannsson) – Islandia

Sorpresivamente, esta película de terror está dentro de la lista corta. Se siente aceptada, a comparación de Titane, por la cuestión de que está basada en un cuento de terror folclórico y no en una idea original, tal y como pasó el año pasado con La llorona (Dir. Jayro Bustamante).

La ópera prima de Valdimar Jóhannsson está en busca de la segunda nominación para Islandia. En Lamb, Maria (Noomi Rapace) e Ingvar (Hilmir Snær Guðnason) forman una pareja que ha perdido a una hija, pero el nacimiento de una combinación de humano y cordero hace que su tragedia sea olvidada y centren sus esfuerzos en cuidar a lo que pareciera ser el regalo de la naturaleza. Sin embargo, la naturaleza no regala nada y esto tendrá consecuencias en su vida. Sería grato verla dentro de las cinco, pero al ser una película con desarrollo pasivo y una metáfora centrada en un ser mágico no creo que no suceda.

 

7. Noche de fuego (Dir. Tatiana Huezo) – México

En su trabajo documental, Tatiana Huezo ha explorado los horrores de la guerra contra el narcotráfico con buenos resultados, haciéndolo d manera responsable, efectiva y con formalidad. Ahora, con su primera ficción, explora la vida de tres amigas que, tras la desaparición de una compañera, tienen que dejar ir su femineidad para protegerse de la violencia de vivir en un pueblo que está rodeado por el narcotráfico.

En Noche de fuego, Huezo explora la pérdida de inocencia en un ambiente de terror, en dónde la vida como niñas y adolescentes se escapa y deben lidiar con la amenaza del terror cuando no tienen escapatoria. La película es un coming-of-age discreto en su retrato de la violencia y en ocasiones artificioso en su representación de los hechos ocurridos. Ha tenido un buen recorrido sen festivales y con el apoyo de Netflix, así como hace tres años lo obtuvo Roma (Dir. Alfonso Cuarón), cinta que le dio el primer premio en la categoría a México, no sería sorpresa que obtuviera nominación.

 

6. The Hand of God (Dir. Paolo Sorrentino) – Italia

Durante los años ‘80 un accidente trágico hace que Fabbio (Filippo Scotti), un joven de 16 años, revalúe su vida, mientras que su pasión por el fútbol y la llegada de Maradona al equipo de Nápoles, lo ayudan a sobrepasar el duelo. Paolo Sorrentino no es extraño buscando su primera nominación, pues ya cuenta con un Óscar por The Great Beauty (2013), pero The Hand of God parece una nominación segura por ser una historia tan personal.

Aunque por ocasiones se siente anecdótica, el estilo visual de Sorrentino hace que la película sea interesante y sea un diálogo sobre el cine, el fútbol y las relaciones familiares. Una película bella que seguro le dará su 34ª nominación a Italia, pero quizá no será la 12ª victoria.

 

5. Compartment No. 6 (Dir. Juho Kuosmanen) – Finlandia

Erróneamente comparada con Before Sunrise (Richard Linklater, 1995) porque tienen ciertos elementos en común, esta vinculación más bien se siente simplista, pues le quita su propio encanto a esta película. Compartment No. 6 cuenta la historia de Laura (Seidi Haarla), una joven finlandesa que estudia paleontología en la Universidad de Moscú y que en vísperas de Año Nuevo decide viajar a la remota ciudad de Murmansk para visitar unas piedras antiguas. En este viaje por tren es obligada a compartir alojamiento con un minero ruso (Yuriy Borisov).

Compartment No. 6 habla sobre la conexión humana en los lugares menos esperados, y fuerza a revaluar nuestras relaciones y el hecho de compartir, no solo momentos, sino también intereses. Es una película conmovedora, simpática y con características visuales bellas, brindando una perspectiva muy finlandesa sobre la sociedad rusa. Esas características me parecieron más que interesantes y fascinantes, incluso si la química de sus protagonistas no funciona en ocasiones. Finlandia ha sido nominada a un solo Óscar en su historia, y a pesar de que esta no sea la opción segura para la segunda, puede sorprender al dejar a alguna favorita fuera.

 

4. Great Freedom (Dir. Sebastian Meise) – Austria

Hans Hoffmann (Franz Rogowski) se ha quedado en mí por sus experiencias de vida y la manera en que su deseo de amar lo hizo tomar decisiones cuestionables. Great Freedom está basada en hechos reales y muestra como él fue transferido a una cárcel en Alemania al término de la Segunda Guerra Mundial porque en esa época era prohibido ser homosexual. Hoffmann está de regreso en la cárcel una y otra vez, pues sigue buscando el amor y su libertad.

Centrado en sus relaciones íntimas, en especial con su compañero de celda (Georg Friedrich), Sebastian Meise ofrece un resultado conmovedor y difícil de aceptar. La empatía con Hans Hoffmann fluye gracias a una interpretación magistral por parte de Rogowski. Aunque la nominación y la victoria son dudosas, Great Freedom merece que más público la vea y entienda la realidad sobre las relaciones humanas, el amor y las consecuencias de prohibir.

 

3. Flee (Dir. Jonas Poher Rasmussen) – Dinamarca

Flee cuenta la historia de Amin, un hombre de 36 años y migrante afgano que vive en Dinamarca con una vida y pareja estables, que narra su historia de sobrevivencia a partir de que los talibanes llegaron al gobierno afgano. Este es un documental que conjuga varias técnicas de animación e imágenes de archivo para recrear el pasado del protagonista.

Este país nórdico ganó el Ósar el año pasado por Another Round, lo ha hecho en otras tres ocasiones, y en años recientes ha tenido una buena racha de nominaciones. Sin duda alguna, el cine danés es del gusto de la Academia y Flee podría no ser la excepción. Sin embargo, el hecho de estar presente en otras dos categorías en competencia (documental y película animada) podría dejarla fuera para dar oportunidad a alguna otra película. Esto ya pasó en las recién anunciadas nominaciones a los Premios BAFTA y podría replicarse aquí.

 

2. The Worst Person in the World (Dir. Joaquim Trier) – Noruega

Presentada en doce capítulos, un epílogo y una introducción, The Worst Person in the World cuenta cuatros años de la vida Julie (Renate Reinsve), en los cuales descubre sus intereses románticos y personales, y objetivos profesionales. Esta película es directa con sus verdades y con la vida de su protagonista, lo que puede resultar como un balde de agua fría de realidad para los adultos jóvenes. Es ingeniosa en mostrar los sentimientos de Julie, es ágil al ser contada en capítulos, y aprovecha perfectamente todos sus elementos narrativos.

Noruega ya cuenta con cinco nominaciones en esta categoría y estoy seguro de que esta será la sexta. Si la película nipona no tiene tanto apoyo de los votantes, no sorprenderá que también obtenga nominaciones en otras categorías, incluyendo guion original y actriz.

 

1. Drive my car (Dir. Ryusuke Hamaguchi) – Japón

Yusuke Kafuku (Hidetoshi Nishijima), un actor y director de teatro que tiene planes de dirigir Uncle Vanya, descubre que está perdiendo la visibilidad en uno de sus ojos, por lo que tiene que contratar a Misaki (Toko Miura), una chofer que se encargará de conducir su automóvil para trasladarlo dentro de Hiroshima. Entre paisajes urbanos, idas en el carro y situaciones catárticas, ambos se enfrentan a sus propias confesiones y al hecho de que lo que realmente quieren es una forma de sanar.

Hamaguchi toma el cuento de Haruki Murakami del mismo nombre y lo expande de forma bellamente escrita al darle importancia a cada uno de los asuntos que sus personajes deben resolver. Drive my Car es una película sobre el duelo, el perdón, las traiciones y el mismo arte de la representación y la naturaleza de la actuación. Sin duda, ésta es la película a vencer, no solo por ser la más interesante y la que mejor plantea sus ideas, sino por su exploración sobre el arte. No sorprendería que sea nominada en otras categorías y la que le diera a Japón su segundo premio en esta categoría.

 

Las que debieron estar:

Titane (Dir. Julia Ducournau) – Francia

El cine de terror nunca ha sido bien recibido para obtener una nominación, pero la película que representó a Francia y que ganó la Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes, debió estar, por lo menos, en la lista corta. Titane es un viaje hipnótico a través de la vida de Alexia (Agathe Rousselle), una joven que, tras una serie de asesinatos, se hace pasar por un muchacho desaparecido 10 años atrás.

Titane podrá ser extravagante, llamativa, extraña o incómoda, pero no deja ser un ejercicio interesante sobre la interseccionalidad, la androginia, el amor y el miedo. Sin duda, es una de esas películas que, por alguna u otra razón, llaman la atención y no dejan indiferente a nadie. El tiempo dirá si sigue siendo un referente, con o sin reconocimientos.

 

Memoria (Dir. Apichatpong Weerasethakul) – Colombia

El cine del realizador tailandés Apichatpong Weerasethakul es de aquellos que tiene audiencias reducidas, pues no suele ser del gusto de las masas y solo suele ser premiado en festivales. Si Memoria hubiera figura en la lista corta pudo haberle expandido su público.

En Memoria, Weerasethakul cambia de ambiente e idioma para presentar a una mujer escocesa (Tilda Swinton) que está en Colombia porque su hermana está enferma, pero al escuchar un ruido en la noche, y volverlo a escuchar en otras ocasiones, decide descubrir qué es. Su travesía la hará llegar hasta la selva colombiana en búsqueda de una respuesta. Esta propuesta es hipnótica y de rimo lento, pero al final recompensa con los vastos significados oníricos y reales que el espectador le puede encontrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.