Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

House of the Dragon 1.09 (recapitulación): The Green Council

Escrito el 17 octubre, 2022 @KathiaVC

Disponible en: HBO Max.

Dirección: Clare Kilner.

Guion: Sara Hess. Basado en la novela Fuego y Sangre de George R. R. Martin.

Elenco: Olivia Cooke, Fabien Frankel, Rhys Ifans, Eve Best, Alexis Raben, Tom Glynn-Carney, Graham McTavish, Phia Saban, Ewan Mitchell, Elliott Tittensor, Luke Tittensor, Paul Hickey, Sonoya Mizuno, Paul Hickey, Matthew Needham.

Temporada 1, episodio 9.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt11198330/

Episodio previo |
El siguiente texto contiene spoilers del noveno episodio de House of the Dragon y algunos de la serie Game of Thrones.
Episodio 9, “The Green Council“, de House of the Dragon. Dir. Clare Kilner. HBO Max. 2022.

Confabulaciones, coronaciones… y fetiches

En The Green Council, el noveno episodio de House of the Dragon, la Red Keep está de luto. Los corredores del castillo se ven lúgubres y desérticos. Todos dormían mientras el rey Viserys I Targaryen (Paddy Considine) cerró los ojos por última vez. Alicent Hightower (Olivia Cooke) es despertada por su dama de compañía, Talya (Alexis Raben), con la noticia y se pone a llorar. Visita a su padre, Otto (Rhys Ifans), para contarle lo que acaba de suceder. También le confiesa lo que escuchó a Viserys decir y le asegura que en su último aliento nombró a Aegon (Tom Glynn-Carney) como su sucesor. La reina consorte se reúne con su Consejo Privado para compartir lo que su esposo dijo antes de morir, pero para sorpresa de Alicent, algunos miembros del consejo ya habían estado complotando a sus espaldas para nombrar al príncipe como rey en lugar de Rhaenyra (Emma D’Arcy). Alicent se enfurece por ello y se rehúsa a que cometan regicidio en contra de la princesa.

Así como Alicent, otros miembros del consejo no estaban al tanto de la confabulación que claramente ha sido liderado por Otto. Lord Lyman Beesbury (Bill Paterson), Consejero de la Moneda, se opone rotundamente a la usurpación al trono de Rhaenyra. Criston Cole (Fabien Frankel) lo silencia matándolo en la mesa. El Comandante de la Guardia Real, Ser Harrold Westerling (Graham McTavish), ordena el despido de Cole, pero la princesa lo perdona. El Maestre Orwyle (Kurt Egyiawan) sugiere retirar el cuerpo de Beesbury, pero se le indica que las puertas de la sala permanecerán cerradas hasta que se tome una decisión. Después de que se sugiera el encarcelamiento de Rhaenyra, Alicent explota, rehusándose por completo y desafiando, por primera vez, las palabras de su padre en frente de todos. Le ordenan a Westerling encaminarse a Dragonstone para informar a Rhaenyra las nuevas condiciones, pero el caballero se quita la capa blanca y dice que solo obedecerá las órdenes de un rey.

Alicent va en búsqueda de Aegon y encuentra a Helaena (Phia Saban) con sus hijos pequeños. La reina intenta darle a su hija la noticia, pero la princesa responde “la bestia bajo las tablas” (algo que viene profetizando desde el episodio anterior). Cuando Alicent se acerca a abrazarla, esta se aparta de repente. Algunos espectadores han interpretado que su rechazo al afecto físico de su madre está asociado al espectro autista, mientras otros aseguran que es un rechazo por Alicent en general. Yo me inclino más por lo primero porque no hay evidencia de que Alicent sea una mala mamá hacia ella; al menos fingía prestarle atención a su interés por los insectos, mientras que Viserys olvidaba que tenía tres hijos aparte de Rhaenyra.

El príncipe Aemond (Ewan Mitchell) entra a la habitación y, con solo ver el rostro de su madre, entiende lo que sucede. Criston Cole también llega para informarle que Aegon no se encuentra dentro del castillo y que su padre envió a los hermanos Erryk (Elliott Tittensor) y Arryk Cargyll (Luke Tittensor) a buscarlo en la ciudad. Alicent le pide encontrarlo antes que Otto; Aemond se ofrece acompañarlo.

Rhaenys (Eve Best), quien aún se encuentra en King’s Landing, es encerrada en su propia habitación. Se asoma por la ventana para confirmar que algo ha pasado en el castillo. Algunos sirvientes, incluyendo Talya, son encarcelados. Aemond dirige a Cole a la Calle de la Seda, donde están los prostíbulos, porque cree que ahí estará su hermano. Le cuenta sobre cómo Aegon lo llevó para “instruirle”, pero Aemond no encontró deleite en ello. Cole le responde que cada mujer es una imagen de la Madre (uno de los rostros del dios de los Siete), “de la cual se habla con reverencia” (obvio no pensaba lo mismo cuando insultó a Rhaenyra y ofendió a la misma Alicent por ello). La sorpresa es que al llegar al burdel, una mujer los recibe y les dice que tienen años sin ver al príncipe porque “sus gustos son menos refinados”.

En la Red Keep, Otto reúne a un grupo de señores de casas importantes para dar la noticia del nombramiento de Aegon y ordena doblar la rodilla por él. Algunos la doblan rápidamente, pero otros muestran cierta resistencia, entre ellos, Lord Allun Caswell (Paul Hickey), quien observa dubitativo. Desde lejos, Larys Strong (Matthew Needham) ve lo que está sucediendo en la sala del trono. Cole y Aemond (y por su lado, también los hermanos Cargyll) recorren las calles marginales de King’s Landing en busca de Aegon. Los hermanos entran a un edificio que alberga un negocio clandestino que involucra a niños criados para pelear salvajemente entre sí y al que Aegon suele frecuentar. Los Cargyll descubren que dentro del lugar hay un bastardo de Aegon y este podría ser solo uno de muchos que el príncipe ha dejado por ahí. En el lugar, les indican que el “Gusano Blanco”, Mysaria (Sonoya Mizuno), puede darles la respuesta a lo que buscan.

Episodio 9, “The Green Council”, de House of the Dragon. Dir. Clare Kilner. HBO Max. 2022.

Aemond le confiesa a Cole que no está de acuerdo con la coronación de su hermano, es él quien siempre ha estado listo y preparado para gobernar. Queda en claro que Aemond es la mezcla perfecta entre los Hightower y los Targaryen. Cole le responde que entiende su situación. Por su lado, Larys detiene a Caswell en las puertas del castillo y lo mata al suponer que se escapaba para informar en Dragonstone todo lo que estaba sucediendo en King’s Landing. Las hermanas silenciosas preparan el cuerpo de Viserys y cuando Alicent coloca su corona sobre el cadáver, rompe en llanto. Alicent demostró que a pesar de que fue un matrimonio impuesto, desarrolló aprecio por su esposo. Si bien al principio parecía que lo tomaba como parte de su deber de esposa, en el octavo episodio atestiguamos las sonrisas genuinas que intercambiaban durante el banquete, así como el amor y compasión con los que cuidaba de él aun cuando pudo tener a cualquier sirviente haciendo ese trabajo.

La reina visita a Rhaenys para decirle que el rey ha fallecido e intenta convencerla de unirse a su misión. Le dice que a pesar de que amaba a su esposo, siempre creyó que ella era la reina legítima. Rhaenys no se deja convencer fácilmente. El encuentro entre estas dos mujeres era el que más esperaba de la serie y no decepcionó. Alicent le pide meditar su respuesta y la deja encerrada.

Siguiendo en la búsqueda de Aegon, Aemond y Cole ven que Otto se ha reunido en secreto con Mysaria, quien le pide dinero a cambio de decirles dónde está escondido Aegon. La mujer les da la respuesta con la condición de terminar con la explotación de niños y de no olvidar que fue ella (en representación de la plebe) quien convirtió al príncipe en rey. Otto se aguanta una risa burlona, pues sabe que la opinión del pueblo llano es la que menos importa, pero accede a sus peticiones.

Los hermanos Cargyll van al Gran Septo a buscar a Aegon, donde lo encuentran en un aparente estado alcoholizado. Lo arrastran hacia la salida, pero Aegon intenta escapar. Arryk le dice que está huyendo de lo que otros ansían ser y Erryk ve a su hermano con extrañeza. En la salida del septo, Aemond y Cole los interceptan, Aegon se escapa de los brazos de Arryk, pero Aemond lo atrapa mientras su primer captor pelea con Cole y Erryk huye. Aegon le insiste a su hermano que no desea ser rey y Aemond, por unos instantes, contempla la posibilidad de matarlo o dejarlo huir, pero Cole lo interrumpe. Cuando Aegon regresa al castillo, Otto y Alicent discuten, ella le insiste en no hacer nada en contra de Rhaenyra y que “renunciar a matar no es debilidad”. Otto le echa en cara la compasión que siente por “su compañera de la infancia” (alimentando más la creencia de que las dos mujeres estaban enamoradas).

Cuando Alicent entra a su habitación, es recibida por Larys. Alicent no encuentra su presencia agradable y pronto descubrimos por qué. El hombre le dice que lleva información que puede interesarle, la cara de la reina no puede demostrar más disgusto, pero ella sabe qué es lo que tiene qué hacer, parece que no es primera vez que sucede.

Alicent toma asiento delante de Larys y se quita los zapatos y apoya los pies en la mesa que tiene delante. Larys le habla sobre una red de espías que funciona en King’s Landing, pero mostrar los pies con medias no es suficiente, Larys no le brinda más información hasta que la reina se las quita. Con eso se entera de que su padre se ha beneficiado de los informantes y que una de ellas es su dama, Talya. En “agradecimiento” de que Larys accede a matar a Mysaria por ella, Alicent le da la espalda mientras se masturba viendo los pies de la reina.

 

Rhaenys, la reina que nunca fue y Meleys, el drakarys que no se ordenó

Episodio 9, “The Green Council“, de House of the Dragon. Dir. Clare Kilner. HBO Max. 2022.

En la madrugada siguiente, Erryk va en búsqueda de Rhaenys y la ayuda a escapar de King’s Landing. La princesa no se quiere ir sin su dragona, Meleys, pero el caballero le insiste que debe apresurarse antes de que se den cuenta de su ausencia. Mientras intentan llegar al muelle, Rhaenys y Erryk son separados por la multitud de personas que es traslada a Pozo Dragón (donde mantienen a los dragones). Rhaneys los sigue. Camino al mismo lugar, Alicent va con Aegon hacia su coronación. Aegon le vuelve a insistir a su madre que no desea la corona, pero la reina le asegura que fue el último deseo de su padre. Aegon no le cree, sabe que no le agradaba al rey. Alicent, para hacerlo cambiar de opinión, le ofrece la daga de Viserys y le ruega de que no se deje convencer de matar a Rhaenyra. Aegon le pregunta a Alicent si lo ama y le responde que es un imbécil.

Rhaenys entra al pozo. Con la gente dentro del lugar, Otto da la noticia de la muerte del rey y que nombró a Aegon como su sucesor en su último aliento. La gente lo duda, pero después de unos instantes, la mayoría lo celebra. Llaman al orden y dan ingreso a Aegon. La dirección de Clare Kilner es tan oportuna, que con los recursos audiovisuales que utilizó, logró que la escena se sintiera emocionante, aunque el personaje no valga la pena.

Aegon va con lágrimas en los ojos, pero después de ser coronado por Cole y ver el júbilo del pueblo llano (a pesar de que demoró unos segundos en reaccionar), se entusiasma. Su familia se inclina ante él, incluyendo Aemond. En medio de los vítores y aplausos, Rhaenys se escabulle para sacar a Meleys, aplastando a gran parte del público e impidiendo que el resto escape. Va en busca del grupo que recién usurpó el trono de su sobrina; Alicent se coloca en frente de Aegon para defenderlo y le pide a Cole que haga lo mismo con Helaena. Sin embargo, Rhaenys no da la orden a su dragona de quemarlos. Lo que acaba de hacer es solamente una advertencia para el equipo verde.

 

Pensamientos generales:

* Es tentativo celebrar el acto de Rhaenys como un momento “girl boss” (yo lo hice), pero apenas empieza la matanza de gente inocente y el quipo negro dio el primer golpe masivo en contra de ellos. Lo que ella hizo para amenazar a los Verdes, y Otto aguantándose la risa, demuestran que la pérdida del pueblo llano nunca se llora por los monarcas. Son un daño colateral (y necesario, en sus mentes) de la ambición que ciertas personas tienen por sus intereses personales. Esto es algo que pudimos ver con Cersei Lannister y Daenerys Targaryen en GoT.

* Con la deplorable escena de los pies y la constante violencia sexual, confirmé que cuando Olivia Cooke y Emma D’Arcy describieron el show como “posee muchos hombres” no se referían al elenco, sino a los hombres que están detrás de escena y permitieron esta barbaridad, la cual no ofrece nada más que motivos innecesarios para incrementar el odio hacia Alicent. No quiero ni imaginarme cómo se habría desarrollado la escena si un hombre hubiese escrito y dirigido el episodio.

* ¿Algún día le darán a Alicent una experiencia sexual normal y placentera? Veo que hay suficiente tensión entre ella y Cole (adicional a la belleza hegemónica de ambos actores) como para desperdiciarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.