Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

House of the Dragon 1.06 (recapitulación): The Princess and the Queen

Escrito el 27 septiembre, 2022 @KathiaVC

Disponible en: HBO Max.

Dirección: Miguel Sapochnik.

Guion: Sara Hess. Basado en la novela Fuego y Sangre de George R. R. Martin.

Elenco: Paddy Considine, Matt Smith, Emma D’Arcy, Olivia Cooke, Fabien Frankel, Matthew Needham, Gavin Spokes, Ryan Corr, John Macmillan, Leo Hart, Harvey Sadler, Ty Tennant, Leo Ashton, Evie Allen, Shani Smethurst, Eva Ossei-Gerning, Dean Nolan, Arty Froushan.

Temporada 1, episodio 6.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt11198330/

Episodio previo | episodio siguiente
El siguiente texto contiene spoilers del sexto episodio de House of the Dragon y algunos de la serie Game of Thrones.
Episodio 6, “The Princess and the Queen“, de House of the Dragon. Dir. Miguel Sapochnik. HBO Max. 2022.

Han pasado 84 años…bueno, 10…

10 años han pasado desde que dejamos el quinto episodio y empezamos con The Princess and the Queen. La escena abre con plano secuencia de Rhaenyra (Emma D’Arcy) en labor de parto. Como cualquier parto normal, es un panorama doloroso y difícil, pero la princesa victoriosa da a luz a un varón. La felicidad que inunda su cuerpo cuando toma a su bebé en brazos se desvanece cuando una de sus doncellas le informa que la reina Alicent (Olivia Cooke) quiere conocer al recién nacido. Mientras se arregla para presentarle ella misma su hijo, Laenor (John Macmillan) entra a la habitación celebrando el nacimiento como si se tratara de un sobrino y no de un hijo. Dado lo que conocemos de Laenor y del acuerdo al que llegaron antes de casarse con Rhaenyra, ya sabemos que así es. Y Alicent también lo sabe. En un universo donde se recalca una y otra vez que “la semilla es fuerte” y que los hijos de dos personas con sangre Valyria (uno de ellos birracial) sean blancos con el cabello castaño…da mucho de qué hablar en King’s Landing. Laenor acompaña a Rhaenyra, quien atraviesa los pasillos y vestíbulos del castillo dejando un camino de sangre a su paso.

Ser Criston Cole (Fabien Frankel) les abre paso a los aposentos de la consorte, quien finge ignorar que Rhaenyra se tomó la molestia de llegar hasta el lugar caminando por su cuenta. El rey Viserys (Paddy Considine, ahora sin un brazo y a un paso de parecer Gollum de The Lord of the Rings), sale al encuentro de su nieto y le desea a su hija haber tenido un parto tranquilo. A pesar de las circunstancias, el amor de Viserys por Rhaenyra sigue intacto. Al cargar a su nieto comenta sobre cómo su nariz se parece a la del padre, comentario que incomoda al resto. Laenor se anticipa a Rhaenyra y anuncia que el nombre del bebé es Joffrey, como su amante al que Cole asesinó. La reina cuestiona que no es un nombre común para los Velaryon. Al despedirlos, Alicent le sugiere a Laenor “seguir intentando”, y así lograr que uno de sus hijos se parezca a él. Rhaenyra no está contenta de que su esposo haya escogido el nombre sin avisarle. Hay algo en la dinámica del matrimonio que nos hace comprender que Laenor la pasa mejor que ella.

Cuando Rhaenyra regresa a su habitación encuentra a Harwin Strong (Ryan Corr) con sus hijos mayores, Jacaerys (Leo Hart) y Lucerys Velaryon (Harvey Sadler). Laenor los retira para dejar al visitante y a su madre a solas con el bebé. Harwin le pide sostener a Joffrey, confirmando lo evidente: es el padre de los tres hijos de Rhaenyra. La princesa ha formado junto a su esposo y su amante una especie de “familia moderna”, similar a la que conocimos con Cersei, Jaime y Robert Baratheon. Con la diferencia de que en esta ocasión Harwin actúa más como un padre que Laenor.

Los niños van a la fosa de los dragones con los hermanos menores de su madre e hijos de Alicent, Aegon Targaryen (Ty Tennant) y Aemond Targaryen (Leo Ashton), para entrenar. Durante la escena vemos cómo es que se estrecha el lazo entre jinete y dragón para que la criatura responda a sus comandos. Conocemos a un dragón joven, Vermax, reclamado desde el nacimiento por Jacaerys. Los jóvenes príncipes se burlan de Aemond por ser el único que no ha reclamado a un dragón, y en su lugar le entregan un cerdo disfrazado con alas que llaman “Pink Dread”. Aemond, frustrado por las burlas, baja en lo profundo de la fosa, donde se mantienen los dragones, a buscar uno para él. Es asustado por uno y cae al suelo horrorizado.

Por su parte, una Alicent indignada le hace ver al rey la inmoralidad de Rhaenyra al dar a luz a tres hijos bastardos, incluso le sorprende que sus huevos de dragón hayan eclosionado. El rey se rehúsa a creerle. Le cuenta una historia sobre cómo una yegua negra que tuvo en su juventud dio a luz a un potro café a pesar de que el coito fue con un semental plateado. Aunque pareciera que al rey la enfermedad le está pudriendo también el cerebro, recordemos que siempre ha defendido ciegamente a su hermano y a su hija. La reina se desahoga con Criston y ambos hablan sobre el honor y la dignidad, algo que para los dos es muy importante, incluso más para ella.

Episodio 6, “The Princess and the Queen“, de House of the Dragon. Dir. Miguel Sapochnik. HBO Max. 2022.

Conocemos también a la otra hija de Alicent y Viserys, Helaena (Evie Allen), una niña inteligente y tímida, fascinada por los animales y que posiblemente tenga el poder de los sueños premonitorios. Por la breve conversación que tiene con la reina parece que Helaena está en el espectro autista. La interacción entre madre e hija es interrumpida por la noticia de lo que le ocurrió a Aemond en la fosa y culpa a los hijos de Rhaenyra de haber ingeniado la broma (aunque todo apunte a que fue a Aegon). Mientras el príncipe Aegon se masturba en frente de una ventana del castillo (tal cual Roman Roy en Succession), su madre lo interrumpe para recriminarle que debió defender a su hermano. Alicent le recuerda que son la única alianza que tienen y que, por lo tanto, se deben cuidar mutuamente. Aegon no está interesado en competir con su hermana, Rhaenyra, pero Alicent le induce el mismo miedo que su padre le metió en el episodio pasado. El pueblo lo prefiere a él como el heredero al trono y Rhaenyra es capaz de matarlos con tal de evitar que la gente se rebele en su contra.

Fuera del continente, Daemon vuela a lomos de Caraxes y su nueva esposa, Laena Velaryon (Nanna Blondell), monta a Vhagar (nota aclaratoria, en la recapitulación de la semana pasada mencioné que Vhagar era uno de los dragones presentados, pero fue Meleys de Rhaenys. Vhagar aparece hasta este episodio). Los esposos dan un espectáculo al príncipe Reggio de Pentos (Dean Nolan) y a su gente. En un banquete con Reggio, este les propone quedarse; Daemon le responde que lo considerará. Laena, quien está embarazada, intenta convencerlo de volver a Driftmark.

De regreso a King’s Landing, Criston entrena a los príncipes, pero su preferencia por los hijos de Alicent es evidente. El rey y su Mano, Lyonel Strong (Gavin Spokes), los observan desde lejos. Harwin llega al lugar y se da cuenta de los desplantes que Cole está teniendo con sus hijos; el caballero le responde que su interés por los hijos de la princesa es sospechoso y Harwin lo ataca, dejándolo lastimado. Lyonel ve con horror todo, pues sabe que lo que su hijo acaba de hacer aumentará las habladurías. Le llevan la noticia a Rhaenyra, y buscando a Hawin por uno de los pasadizos que descubrió gracias a Daemon, escucha cómo Lyonel reclama a su hijo lo que acaba de hacer.

Lyonel le recalca que lo único que los ha protegido del exilio o la muerte es la ceguera del rey por su hija. Desconcertada y aún adolorida, Rhaenyra regresa a su habitación. Mientras intenta mitigar el dolor, escucha que su esposo se acerca cantando borracho junto a un acompañante, aparentemente su nuevo amante, Qarl Correy (Arty Froushan). Rhaenyra le pide a Qarl retirarse, dejando a Laenor restregando lo mucho que desea una batalla para distraerse de la corte. La princesa le echa en cara lo poco comprometido que está con su familia y cómo eso los pone aún más en peligro. Laenor le responde que un marinero sabio se aleja de la tormenta.

Hola y adiós a ciertos personajes

Daemon y Laena ya tienen dos hijas, Baela (Shani Smethurst) y Rhaena Targaryen (Eva Ossei-Gerning).  Rhaena aún no ha podido reclamar un dragón y sabe que por eso su padre le presta más atención a Baela. Laena le insiste a Daemon en regresar a Westeros, pero él no está convencido. Ella también le menciona que reconoce que no es la esposa que él quería y que ha aprendido a reconciliarse con eso. Esto nos hace cuestionar cuáles fueron las condiciones bajo las cuales se llevó a cabo este matrimonio. Antes de que regresar a Westeros, termino lo que vimos en Pentos. Laena entra en labor de parto, pero se complica y el Maestre le dice a Daemon que la única forma de sacar al bebé es abriéndole el vientre. A diferencia de su hermano, Daemon escoge la vida de su esposa. Laena sabe que las posibilidades de sobrevivir con el cadáver dentro de ella son prácticamente nulas y, buscando una muerte “digna de una jinete de dragón”, sale trastabillando hacia ella. Temblorosa, le da la orden a Vhagar y la incinera frente a Daemon, quien no puede hacer nada.

Ahora Alicent también participa en las reuniones del Consejo Privado del rey, y en una disputa entre la princesa y la reina sobre Peldaños de Piedra, Rhaenyra prefiere someterse, sabiendo la situación en la que está después del ataque de Harwin a Cole y le pide a Alicent una alianza en honor al hecho de que son familia y al tiempo en el que fueron amigas. Rhaenyra propone casar a Jacaerys y Helaena. En medio de su propuesta, a Rhaenyra se le humedecen los pechos de leche y Alicent la hace sentir humillada por ello. Viserys ve con buenos ojos la idea de su hija, pero Alicent se opone rotundamente.

Episodio 6, “The Princess and the Queen“, de House of the Dragon. Dir. Miguel Sapochnik. HBO Max. 2022.

En los aposentos del rey, Lyonel presenta su renuncia. Este no es capaz de decirle al rey la verdadera razón por la que su hijo deshonró el nombre de la familia. Viserys, en frente de su esposa, le dice que ha sido su mejor Mano y que no va a permitir que renuncie. Lyonel le pide al menos poder llevar a Harwin a Harrenhal, el asentamiento de su familia.

Alicent se reúne con Larys (Matthew Needham), el otro hijo de Lyonel, y le cuenta sobre los planes de su padre. Larys baja a las mazmorras y ofrece a los prisioneros la libertad a cambio de su lengua y un trabajo. Harwin se despide de sus hijos y Rhaenyra y promete volverlos a ver. Cuando se va, Jacaerys le pregunta a su madre si él es un bastardo, ella le responde que es un Targaryen y eso es lo que importa.

En la caravana de los Strong, un prisionero con la insignia de Larys los sigue. Pronto descubrimos que el trabajo al que fue mandado es incendiar el castillo de Harrenhal para matar a Lyonel y Harwin. Larys le da la noticia a Alicent. La reina desconsolada le dice a Larys que eso no era lo que ella quería, él le responde que ahora ella y su padre tienen una deuda pendiente con él, demostrando que Larys no es un hombre que haya escogido un bando por lealtad. Rhaenyra le anuncia a Laenor que se mudan a Dragonstone, él se opone, pero ella recuerda que “un marinero sabio se aleja de la tormenta”.

 

Pensamientos generales:

Este es el episodio que menos me ha gustado y considero que el quinto episodio merece .5 más de punteo solo por eso. Hasta ahora sentía que los saltos de tiempo estaban bien, ya que nos ahorraban relleno innecesario. Sin embargo, hubo muchos detalles que a faltaron plantear.

El desarrollo de Alicent y Rhaenyra es majestuoso. Olivia Cooke y Emma D’Arcy tomaron bien el manto de sus antecesoras para las exigencias de cada personaje. Si bien no creo que Alicent sea oficialmente un personaje cruel, no siente la mínima compasión por Rhaenyra. Por su parte, Rhaenyra empezó como una adolescente rebelde, y ahora es sumisa y teme por las represalias en su contra. Ambas aman a sus hijos, a pesar de que la maternidad se les dio de diferente froma a las dos.

Una de las características principales de GoT era el no poderse encariñar con ningún personaje porque posiblemente morirían. HotD es del mismo sentir con la única diferencia de que las muertes no causan mayor emoción en los espectadores, dado el poco tiempo en el que genuinamente llegamos a conocerlos. Las muertes en esta serie no tienen el mismo impacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.