Ha llegado el momento de Vanessa Kirby

Escrito el 7 septiembre, 2020 @cinematictalk

Corría el año 2011 cuando Daily Mail intentó, sin éxito, emular al “Brat Pack” estadounidense de finales de los 80s con el corset crew (pandilla del corsé). Esta vez, se centró en jóvenes actores británicos, menores de 30, con primeros éxitos en dramas televisivos de época (de ahí el corsé), conectados a través del modelaje (generalmente Burberry), exestudiantes de los mismos colegios y universidades, y que tenían historial romántico entre ellos.

Jessica Brown Findlay, Laura Carmichael y Dan Stevens – actores de Downton Abbey –se contaban en el grupo, así como Eddie Redmayne – The Pillars of the Earth – , Freddie Fox – The Three Musketeers, The Mystery of Edwin Drood –, Harry Lloyd – Game of Thrones, Great Exectations – y Tamzin Merchant – The Tudors y la “Khaleesi” original de Game of Thrones, antes de ser reemplazada por Emilia Clarke. En esta lista también aparecía una joven de 23 años llamada Vanessa Kirby, quien se encontraba a punto de estrenar su primer protagónico en la miniserie de Navidad de BBC, Great Expectations, junto a Gillian Anderson y Douglas Booth, su entonces pareja.

En la serie, Vanessa interpretaría a la manipuladora y a la vez vulnerable Estella. Desde su primera aparición, cuando ofrece una mirada que mezclaba la frialdad y el desprecio hacia Pip (Booth), se pudo oler la expectativa de una carrera brillante que tardaría más de lo deseado en llegar.

El sueño de niñez de ser actriz pudo romperse cuando Noola, como es apodada por sus cercanos, fue rechazada del Bristol Old Vic Theatre School. Consecuentemente, se graduó con un título de Inglés de la Universidad de Exeter.

Posteriormente, la escuela de teatro LAMDA le ofreció un lugar, pero ella lo rechazó para protagonizar tres obras con la compañía Octagon Theatre en la ciudad de Manchester. Es en esta época cuando obtiene el pequeño papel de Ruth Elms en The Hour, serie que sería posteriormente nominada a los Golden Globes.

A pesar de llamar la atención por su trabajo y ponerla en el radar de las actrices ascendentes, la prensa sensacionalista británica prefirió definirla como una “femme fatale” que provocaba tensiones entre Christian Cooke y Douglas Booth, coprotagonistas de Romeo y Julieta, de Carlo Carlei. Sin jamás referirse a esto, Vanessa batalló por encontrar roles dignos de su talento, optando por pequeños papeles en el cine.

De esta forma, interpretó el interés amoroso de Luke Treadaway en The Rise o la mejor amiga de Rachel McAdams en About Time. A su vez, en televisión obtuvo su segundo protagónico en la miniserie Labyrinth, producida por Ridley y Tony Scott, junto a Jessica Brown Findlay, Sebastian Stan, Tom Felton y John Hurt. También se anotó su primer éxito teatral en Three Sisters del Old Vic.

No obstante, su consagración en las tablas del West End llegarían en 2014 con el clásico A Streetcar Named Desire, junto a Ben Foster y nuevamente, Gillian Anderson. Mientras probaba el éxito en el teatro, Kirby obtenía roles menores en cine y televisión, incluyendo Queen and Country (secuela de la premiada Hope & Glory), Everest, Me Before You, Jupiter Ascending, The Dresser y Genius.

Todo cambió en mayo de 2015. Es aquí cuando su vida da un giro y obtiene el rol de la Princesa Margarita en la superproducción de Netflix, The Crown. La serie no solo le da popularidad, sino que también su primer BAFTA como mejor actriz secundaria y una nominación al Emmy. Además, le abre las puertas de Hollywood, en dónde entra con un bang al participar en dos de las sagas más rentable de los últimos años: Mission: Impossible – Fallout , junto a Tom Cruise, y el spin-off de Fast & Furious, Hobbs & Shaw, a lado de The Rock.

En estos días, Vanessa Kirby se ha enfocado en el cine independiente y de prestigio. De hecho, la veremos encabezando dos de las películas más anticipadas del Festival de Cine de Venecia: Pieces of a Woman y The World to Come.

En la primera, Kirby ya genera anticipación para la temporada de premios por su interpretación de una mujer que sufre una terrible pérdida, por lo que inicia un proceso legal, mientras su matrimonio (acompañada por Shia LaBeouf) sufre. De hecho, las reseñas salidas directamente desde la Biennale de Veenzie destacan su cruda y comprometida interpretación.

Por su parte, The World to Come nos lleva al Estados Unidos rural del Siglo XIX. Aquí Kirby interpretará a Tallie, la esposa de un granjero que lidia con la soledad. Las cosas cambian cuando conoce a Abigail (Katherine Waterson), ama de casa que tiene sus propios problemas maritales. Pronto, ambas desarrollarán un lazo especial.

Premios o no, ella ya está aquí para tomar el bastión de leading lady. Nueve años después de haber surgido en escena, el momento de Vanessa Kirby ha llegado.

One thought on “Ha llegado el momento de Vanessa Kirby

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.