Ha llegado el momento de Jessie Buckley

Escrito el 14 septiembre, 2020 @cinematictalk

El 31 de mayo de 2008 es un día que difícilmente podrá olvidar Jessie Buckley, nacida en Killarney, Irlanda, 19 años antes. Ese día, Buckley perdió en el final del programa busca talento I’d Do Anything, de la BBC, el cual buscaba a los protagonistas de una nueva versión del clásico Oliver!, a presentarse en el en West End de Londres. A pesar de que Andrew Lloyd Weber, miembro del jurado, declaró que Jessie tenía la “calidad de estrella”, el público británico eligió a Jodie Prenger como ganadora de un grupo que también contaba con Samantha Banks (Les Misérables) entre sus concursantes.

Buckley, la mayor de cinco hijos de un matrimonio ligado al arte, permaneció en Londres para desarrollar su incipiente carrera. Rechazó ser el reemplazo de Prenger en el personaje de Nancy, al preferir actuar en el musical A Little Night Music, iniciando su carrera en el teatro musical londinense. En 2010, la prestigiosa Academia Real de Arte Dramático (RADA) la aceptó como estudiante.

Graduada en 2013, Jessie dio el salto a las tablas dramáticas al obtener el rol de “Miranda” en la obra The Tempest. Posteriormente llegaría Henry V, junto a Jude Law, y The Winter’s Tale de Kenneth Branagh. También dio sus primeros pasos en la pantalla chica con papeles secundarios en las series Shades of Love (2011), War and Peace (2016), Taboo (2017) y The Last Post (2017).

En el Festival de Toronto de 2017, su vida dio un giro, al estrenarse la ópera prima de Michael Pearce, Beast, película que también fue el debut en la pantalla grande de Buckley. Aquí interpretó a la problemática “Moll”, una chica mentalmente inestable que se enamora del misterioso “Pascal” (Johnny Flynn), sospechoso de asesinatos y violaciones de mujeres en la zona. Su actuación fue universalmente aclamada y la puso en el radar de actrices británicas ascendentes, otorgándole un BIFA como actriz revelación y una nominación al BAFTA Rising Star.

La consolidación como figura a seguir le llegó con Wild Rose (2018), en donde interpretó a una cantante country escocesa, recién salida de la cárcel, que no es capaz de tomar decisiones coherentes con su vida. Por este trabajo, junto a la legendaria Julie Walters, logró una nueva nominación al BAFTA, esta vez como actriz principal. De hecho, en la ceremonia de premiación nos regaló una interpretación de “Glasgow”, canción original de la película, que escandalosamente no obtuvo nominación en los Premios Óscar, pero que sí ganó un Critic Choice Award.

En 2019 llegó a su vida el desgarrador rol de Lyudmilla Ignatenko en el fenómeno multipremiado de HBO, ChernobylTambién fue la asistente personal de Judy Garland en Judy, con Renee Zellweger elogiándola en cada discurso que dio, incluso al ganar su Óscar de mejor actriz. Buckley cerró su 2019 siendo con broche de oro, al ser incluida en la prestigiosa lista de Variety como una de las “10 actrices y actores a seguir”.

Para el primer trimestre de 2020 ya había estrenado 3 filmes con resultados dispares: The Courier, Doolittle con Robert Downey Jr. y Misbehaviour, el drama feminista con un elenco estelar. No obstante, esto solo sería un aperitivo de lo que vendría este mes: I’m Thinking of Ending Things, en donde ya deja de ser una promesa y se transforma en realidad.

Para continuar su buena racha, pronto aparecerá en la cuarta entrega de Fargo, una de las series más aclamadas de la actualidad, junto a Chris Rock. Además, Buckley será parte de una de las películas más anticipadas de 2021, The Lost Daughter, debut directoral de Maggie Gyllenhaal, y en la que estará acompañada por Olivia Colman, Dakota Johnson, Peter Sarsgaard y el otro irlandés del momento, Paul Mescal.

Un nombre que ya comienza a ser familiar, a 12 años de que el público no la eligiera, al fin ha llegado el momento de Jessie Buckley.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.