Ha llegado el momento de Jeremy Strong, el nuevo integrante del club de la actuación del método

Escrito el 15 octubre, 2020 @la_loulu

El pasado 20 de septiembre, los Premios Emmy se celebraron de una manera muy particular con presentaciones en línea e invitados unidos por una gran videollamada. Entre los mejores momentos de la noche destacó la coronación de Succesion de HBO como Mejor serie de drama, la cual vino acompañada del Emmy a su actor principal, el estadounidense Jeremy Strong.

Para quienes vemos Succession, el rostro de Strong es sinónimo de talento y versatilidad gracias a su forma única de acercarnos a un personaje tan complejo como Kendall Roy y hacer que lo veamos en todas sus facetas: odioso, vulnerable, inseguro y decidido. Esta construcción le ha valido numerosos reconocimientos, el último de ellos su primer Emmy.

Desde las críticas de la primera temporada se alababa el hecho de que, aparte de Brian Cox – el otro protagonista de la serie –, el elenco no contase con estrellas de gran renombre o actores muy conocidos por el público. Este factor permitió que la audiencia se conectara con los personajes y que la fama de los artistas no fueran factores que los distrajeran de la trama.

Es cierto que el no “reconocer” a Jeremy Strong ayudó en gran parte al público y la crítica a construir una suerte de conexión que traspasa la pantalla con este personaje, tanto por la escritura como por su interpretación. Sin embargo, ese factor de “poco reconocimiento” que rodeaba a Strong al comenzar la serie en 2018, está empezando a esfumarse.

Strong, que compartió la secundaria de su natal Boston con Chris Evans, es un actor educado en Yale y la Royal Academy of Dramatic Arts. Tiene una carrera fundada en el teatro, además de que, antes de saltar a la fama con la serie de HBO, contaba con participaciones pequeñas en cine y televisión, incluyendo The Big Short (2015), Lincoln (2012), Zero Dark Thirty (2012) y Selma (2014).

No obstante, es en Succession en donde encontró una plataforma para desarrollar y dar a conocer su talento. Aquí, ha demostrado no solo sus habilidades actorales en la pantalla sino también una dedicación y cuidado a su oficio admirados por todos a su alrededor, pudiendo citar en entrevistas referencias de poesía, novelas, películas y biografías para la construcción de su personaje.

Strong ha citado a Shakespeare para explicar su aproximación a la profesión: “El hábito puede cambiar hasta el sello de la naturaleza”. La dedicación a sus personajes es clave. Adam McKay (creador de Succession) contó que en el piloto de la serie preparó las cámaras para retratar la reacción de Strong en una escena que no estaba escrita como tal. Asimismo, como preparación para la tercera temporada de Succession, Strong comentó recientemente que ha estado leyendo la biografía del tenista Andrea Agassi y gracias a las redes sociales se le ha visto tomando clases de tenis.

Basta ver todo el esmero y atención al detalle que puso al número musical de la segunda temporada de Succession, el comentado y ahora icónico rap L to the OG para saber que Strong da todo de sí para entregarnos la mejor versión de Kendall Roy. Es bien sabido que armó casi desde cero la famosa actuación de rap, diseñando los detalles junto con el compositor musical de la serie Nicholas Britell y la diseñadora de vestuario Michelle Mantland. Mantuvo en secreto su preparación para que las reacciones de sus compañeros de reparto fueran lo más genuinas posibles al momento de filmar la escena.

Asimismo, miembros del elenco y usuarios de redes sociales han notado que mantiene ciertos elementos de la vestimenta de Kendall Roy incluso fuera de pantalla. Estos detalles hacen notar su compromiso con ser parte de los llamados “actores de método”, disciplina actoral que actualmente se malentiende como trasformaciones físicas y hostilidad hacia otros miembros del reparto. No obstante, el trabajo de Strong recuerda que esta técnica se trata más de habitar al personaje de forma profesional sin dejar que se apodere de la persona real.

Ahora que su estrella ha comenzado a crecer, el cine lo vuelve a tentar. El año pasado lo vimos en The Gentlemen de Guy Ritchie, en un personaje que es una curiosidad dentro de la galería de creaciones del director y guionista de la cinta.

Asimismo, Strong ha incluido su nombre en otra temporada de premios gracias a su participación en The Trial of the Chicago 7, escrita y dirigida por Aaron Sorkin. Aquí, el actor es uno de los protagonistas de la historia y es acompañado por nombres tan reconocidos como Michael Keaton, Mark Rylance, Frank Langella y Sacha Baron Cohen. La actuación de Strong – quien fiel a su estilo pidió a Sorkin el uso de gas lacrimógeno en sus escenas – no ha pasado desapercibida para aquellos que ya han visto la cinta, la cual estará disponible en Netflix el 16 de octubre.

Jeremy ha comentado en múltiples entrevistas que uno de sus grandes héroes es Daniel Day Lewis, con quien vivió una experiencia de película en la vida real. Luego de admirar por años al actor de Mi pie izquierdo, tuvo la oportunidad de ser su asistente durante la filmación de la película La Balada de Jack y Rose, de Rebeca Miller. Después, se reencontrarían – esta vez como colegas – en el set de Lincoln de Steven Spielberg, en dónde Strong actúo en el papel del secretario personal de Abraham Lincoln, interpretado por Day Lewis, ganando un nuevo Óscar.

¿Es posible que algún día Jeremy Strong alcance el estatus de leyenda viva comparable a la de su ídolo personal? No lo podemos decir todavía. De lo que sí estoy segura es que tiene talento de sobra para lograrlo. Así que prepárense para ver y disfrutar del momento de Jeremy Strong.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.