Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

FICUNAM 14 – día 7

Escrito el 26 junio, 2024 @bmo985

El último día del Festival de Cine de la Universidad Nacional (FICUNAM) trajo consigo la premiación de todas las categorías, así como el más reciente largometraje de Víctor Erice, el primero desde El sol del membrillo.

 

Cerrar los ojos

Dir. Víctor Erice

El cuarto largometraje del maestro español, estrenado fuera de competencia en el antepasado Festival de Cannes, ahonda en uno de los temas favoritos de Erice: qué sucede en la cabeza del otro. En esta ocasión, no se trata de un padre afligido, tampoco de un pintor, y mucho menos de un soldado desertor en la meseta segoviana, sino de un actor que se esfumó en una filmación 20 años atrás.

Los entresijos de la memoria, la creación, el potencial durmiente de la imagen cinematográfica, la sala de cine como lugar de comunión, además de una sensación de final del camino, de remembranza del pasado junto a aquellos que acompañaron las aventuras, son algunos de los temas de Cerrar los ojos. En esta historia, un director de cine retirado, Miguel Garay (Manolo Solo), a partir de un programa de televisión sobre misterios sin resolver, emprende la búsqueda de su mejor amigo y actor protagónico en su último rodaje, Julio Arenas (José Coronado), desaparecido súbitamente durante este, dejando un filme inacabado y una amistad interrumpida.

La película dentro de la película es ocasión para que Erice traiga a colación los temas que más le preocupan y que formaron parte de su plática del pasado martes 18 de junio. La mayoría de ellos son vertidos en el personaje de Max (Mario Pardo), un viejo editor de cine que vive junto a miles de películas en formato de 35mm y quien presume su más reciente póster de una película de Nicholas Ray (que ha desplazado un cartel del Fausto de F.W. Murnau), personaje que repitió un dato compartido por Erice: “más del 90% de la historia de cine está en soporte fílmico y ya no se usan los proyectores”.

Cerrar los ojos no es Erice corrigiendo la plana a la industria contemporánea ni mucho menos. Es una reflexión en torno al cine con cierto regusto de nostalgia, coloreada además por una fuerte sensación de pérdida (personificada no solo por el cinéfilo Max, también por Miguel), de que el tiempo termina y que las costumbres de antaño ya no tienen cabida en el mundo. Por tanto, esta es una narración melancólica desde el inicio en el que monsieur Levy (José María Pou en la película que los personajes filman) pide la recuperación de su hija para bien morir.

Posteriormente, es Miguel a quien se le vuelve a encender el recuerdo de su amigo y actor. Así, comienza una peregrinación hacia los personajes que poblaron su pasado, desde el susodicho Max, pasando por la bohemia Lola (Soledad Villamil), y Ana, la hija del desaparecido (Ana Torrent, reunida con Erice 50 años después de El espíritu de la colmena). Esta búsqueda de respuestas y de examinación del pasado es llevada por Manolo Solo con plena maestría, utilizando su mirada cansada (una mención especial a sus ojeras, ¡por favor!) y presencia física, las cuales lo marcan como un hombre de otro tiempo, eternamente fuera de lugar, ya sea en las oficinas de la televisión española o en un bodega repleta de sus recuerdos y cachivaches. También de notar es la interpretación de Julio Arenas, un donjuán en declive a quien solo conocemos a través de los fragmentos del filme que abre Cerrar los ojos y cuya magnífica ausencia hace de la coda de este filme una emocionante reafirmación de la grandilocuencia del cine.

A pesar de su nostalgia y de sus guiños intertextuales a la carrera de Erice (no podía faltar una referencia a la Guerra Civil española ni un primerísimo plano del rostro de una niña), Cerrar los ojos cierra con una nota de optimismo similar a la de El sol del membrillo. Tal vez aquella pintura o película permanecerá inacabada, pero siempre cabe la posibilidad de retomar la empresa artística y, sobre todo, de reconectar con aquellos que alguna vez nos produjeron alegría. La última secuencia, en la que ocurren en rápida sucesión una canción, una muerte, un (posible) recobrar de la conciencia y una súbita materialización de la memoria, es un arrebato artístico, un capricho formal (similar con el que Bergman cerraba aquel Verano con Mónica de 1953) que puede parecer de vieja escuela, pero pone punto final a la historia y constituye una suerte de final abierto que garantiza que uno no pueda pensar en otra cosa después de la proyección. Larga vida a Erice.

 

Ganadores de la 14ª edición de FICUNAM

Aciertos. Encuentro internacional de escuelas de cine

Medalla Pluma de Plata al Mejor Cortometraje:

Memorias de un cuerpo desplazado, de Mariana Mendivil, (México, 2024). Escuela Nacional de Artes Cinematográficas, ENAC-UNAM

Mención Especial al Cortometraje:

estrelladistante, de Celeste Rojas Mugica (Chile – España, 2023). Elías Querejeta Zine Eskola

 

Competencia Umbrales de vanguardias cinematográficas

Premio UMBRALES a Mejor película, otorgado por la Filmoteca UNAM:

¡Aoquic iez in Mexico! / ¡Ya México no existirá más!, de Annalisa D. Quagliata (México, 2024)

Premio UMBRALES de Estudios Churubusco:

Aliados, de Azucena Losana (México, 2024)

Mención Especial:

Manifiesto, Jesse Lerner (México – Estados Unidos, 2024)

 

Ahora México

Puma de Plata Ahora México a la Mejor Película, presentado por Ben & Frank:

la tierra los altares, de Sofía Peypoch (México, 2023)

Premio TV UNAM:

Yūrei (fantasmas), de Sumie García Hirata (México, 2023)

Premio Estímulo Churubusco UNAM:

Xquipi, de Juan Pablo Villalobos (México, 2023)

Premio LCI Seguros, que entregó el Jurado “Fósforo”:

Xquipi, de Juan Pablo Villalobos (México, 2023)

Mención Especial del Jurado “Fósforo”:

El mirador, Diego Hernández (México, 2024)

Premio Tinta al Mejor Guion Original:

Una historia de amor y guerra, de Santiago Mohar Volkow (México, 2024)

 

Competencia internacional

Puma de Plata a la Mejor Película, presentado por Freightliner:

Algo viejo, algo nuevo, algo prestado, de Hernán Rosselli (Argentina, 2024)

Puma de Plata a la Mejor Dirección, presentado por MUBI:

María Aparicio por Las cosas indefinidas (Argentina, 2023)

Premio del Público:

Todo lo que imaginamos como luz, Payal Kapadia (Francia-India-Países Bajos-Luxemburgo, 2024)

 

Premios Catapulta

Primer premio. Mejor proyecto Catapulta:

Diario de Assefaw, de Medhin Tewolde Serrano

Segundo premio. Mejor proyecto Catapulta:

obsidiana, de Sofía Peypoch

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.