Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Amalgama (Los Cabos 2020): una pesadilla misógina y tóxica

Escrito el 30 octubre, 2020 @alessandra_kr

Director: Carlos Cuarón

Guionistas: Carlos Cuarón, Luis Usabiaga.

Países: México, República Dominicana.

Elenco: Manolo Cardona, Miguel Rodarte, Tony Dalton, Stephanie Cayo, Francis Cruz, Alejandro Calva.

Palomómetro:   

Carlos Cuarón llega al FICM con Amalgama después de siete años de ausencia en el mundo del largometraje. En esta ocasión presenta la historia de un grupo de dentistas – tres hombres y una mujer – que se encuentran alejados del mundo real, y mientras que todos lidian con sus problemas emocionales, dos de ellos compiten por acostarse con ella.

De acuerdo con las palabras del mismo director, esta película buscaba “humanizar” a los dentistas, quienes siempre han sido juzgados severamente por su profesión que “causa dolor”. Asimismo, esta película buscaba presentar el momento de catarsis de los personajes después de pasar un fin de semana descontrolado en una isla.

No obstante, estos dos objetivos son completamente irrelevantes al momento de ver la cinta, pues es tan misógina y tóxica que uno simplemente no tiene interés por el camino emocional de los personajes. Aquí, no importa que sean dentistas, médicos o monjes, todos son simplemente terribles como para preocuparnos por su profesión.

Conocemos a los doctores Chema (Manolo Cardona), Hugo (Miguel Rodarte), Saúl (Tony Dalton) y Helena (Stephanie Cayo) en una conferencia odontológica en la Riviera Maya. A partir de una noche de copas, y después de que Hugo y Saúl se desviven por conquistar a Helena para acostarse con ella, los cuatro terminan en una casa de playa en una isla del Caribe. Lo que sigue es una hora y media insoportable de conversaciones superficiales, intentos patéticos de seducción, juegos mentales entre Helena y los tipos, así como el descubrimiento de secretos hirientes de cosas terribles que se han hecho entre ellos, con énfasis en Hugo y Saúl.

Lo primero que se distingue en la película es la manera terrorífica en que se trata a Helena como personaje y Stephanie Cayo como actriz. El abuso verbal y emocional al que se enfrenta, incluyendo miradas deseosas y descaradas, comentarios sexistas y sexuales, y la falta de respeto de sus espacios personales, crean una hostilidad inmediata hacia los personajes masculinos, así como a los escritores de la película, Carlos Cuarón y Luis Usabiaga.

El personaje de Helena siempre es consciente de su atractivo físico y la manera en que los hombres a su alrededor se comportan con ella. No obstante, no hay nada de empoderador en su historia y hasta la cámara la cosifica constantemente. Pareciera que Stephanie Cayo está nada más aquí para ser la fuente de placer de los personajes masculinos, el director y la audiencia.

Más allá de esta falta terrible, el resto de los personajes están lejos de ser interesantes. Quizá el único que podría salvarse (ligeramente) es Chema, el más maduro de todos. Aun así, los hombres son tan desagradables que vuelven complicada la tolerancia a la película. A pesar de ser “amigos”, el historial de traiciones y secretos que se tienen guardados, así como la falta de respeto mutuo, se va destapando poco a poco a lo largo del fin de semana.

Si el objetivo de la película era retratar un ambiente tóxico y misógino, lo han logrado de maravilla. No obstante, si Cuarón busca que nos interesáramos en los problemas emocionales de cada personaje, y la manera en la que deciden lidiar con ellos a partir de este fin de semana, sus intenciones han fracasado. No hay absolutamente nada que despierte nuestra empatía o simpatía por ninguna de las cuatro personas.

El guion es la falta más notoria. Además de lo mencionado previamente, y a pesar de que se intenta hacer una comedia, son muy pocas las bromas o diálogos ingeniosos que en verdad funcionan. Además, se presenta mucha exposición para dar sentido a las acciones de los personajes y crearles trasfondo.

Aun así, no todo es terrible. Las locaciones utilizadas para la película son de ensueño. La música a cargo de Felipe Pérez Santiago y la fotografía de Alfredo Altamirano que simula tomas largas, son las dos características positivas de la película.

Amalgama, con su sentido del humor deplorable, un guion lamentable y una historia innegablemente misógina, resulta ser un desafío. Estos personajes son insufribles, haciendo que sus dolores emocionales y evoluciones mentales nos tengan sin cuidado. Lo único que nos interesa es que la película termine.

One thought on “Amalgama (Los Cabos 2020): una pesadilla misógina y tóxica

  1. Tuve la oportunidad de verla en pre estreno. A mí me encantó! Me fascina el humor muy peculiar de Carlos Cuarón, siempre lo maneja de una forma muy inteligente, sin caer en lo vulgar ni en el pastelazo. Cada personaje está en su papel (sea cual sea) y para mí fue muy profundo ver cómo cada uno iba destapando la parte oscura y vulnerable que todos tenemos.
    No pestañeé en toda la película. La recomiendo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.