Javier Ávila: comprometido con la crítica social

Escrito el 9 febrero, 2022 @Ivanwalls5

Javier Ávila es un joven director de cine mexicano, nacido en Tijuana, Baja California. Licenciado en Medios Audiovisuales por la Universidad Autónoma de Baja California, Ávila tiene un claro compromiso social, pues ha sido guionista y director de tres largometrajes: Regina (2013), Bombay (2017) y el documental Niña sola (2021).

Niña sola narra la historia de Cynthia, una joven que fue asesinada a los 19 años. El documental nos introduce en su historia a través de su madre y hermana, dos mujeres que ahondan en sus vidas para contarnos cómo la violencia las ha perseguido desde siempre. Cynthia estaba por ingresar a la universidad para estudiar Derecho, carrera mediante la cual quería adquirir conocimiento de las leyes y después especializarse en criminología, profesión que deseaba ejercer por una indignación personal.

Con la excusa del estreno de Niña sola mañana en cines nacionales, Palomita de maíz entrevistó a Javier Ávila. En nuestra conversación discutimos sobre su última cinta, su visión sobre el sistema que promueve la impunidad y cómo hemos fallado como sociedad.

Niña sola. Dir. Javier Ávila. 2019. Piano Distribución.

¿De dónde surge la idea de hacer este documental?

La idea de hacer la película parte de dos cosas. Primero de la intención de hacer una película que abordara el tema de violencia en contra de la mujer, el feminicidio. Segundo, por cuestionarme a mí mismo, “Tú eres parte del problema, tú eres hombre”. Te das cuenta como hombre que la inmensa mayoría de estos feminicidios son perpetuados por hombres.

Entonces, de entrada, me pregunté: ¿cómo me siento yo? No puede no afectarme el dolor, la pérdida y la violencia. ¿Realmente merezco estar vivo, sin hacer nada para cambiar? ¿Realmente merezco trabajar? ¿Realmente merezco ser parte de algo si los demás no pueden? Todos esos cuestionamientos son los que estaban en mí desde hacía ya un tiempo, pero no encontraba la forma de dejarlos salir. Yo quería hacer un ensayo en donde expresara mis pensamientos, pero desafortunadamente, ocurrieron cinco feminicidios en Tijuana en 2016, en el mes de septiembre.

A partir de ahí, lo conecté. Me parecía que podía intentarlo a partir de uno de estos hechos, investigar cómo se generó esa violencia, más allá de hacer un seguimiento detectivesco o de investigación sobre un feminicidio.

De entrada, debía tener en cuenta que hay un sistema, a través de la historia, que oprime a las mujeres y que estos sistemas benefician solamente a los hombres con poder. Pues no se puede confiar realmente en la autoridad. Yo sabía que existía este sistema, que oprime, y que la autoridad estaba de lado de este sistema. Con eso en mente, pues empiezo a investigar acerca de estos casos y no encuentro nada de información, lo cual era también raro, ¿no?

La gente en Tijuana, todos tenían miedo. Circulaban en redes ideas absurdas acerca de un asesino en serie, siendo que, pues estaba comprobado que los familiares de la víctima o personas allegadas a la familia eran los responsables. Entonces es ahí cuando, a partir de una nota que escribe Saúl Ramírez, de Semanario Zeta, que me pongo en contacto con él, diciéndole que tengo esta idea de hacer un proyecto y que me gustaría acercarme con los familiares si era posible para ver de qué forma se podía hacer una película alrededor de esto.

Es él mismo quien me dice que vayamos primero con Arcelia (madre de la víctima), porque ella tiene la necesidad de dar a conocer el asesinato de su hija porque ningún medio la fue entrevistar ni a hacer algún reportaje. Nada. Ella me cuenta no solamente la historia de Cynthia, quién era, sus intenciones, el círculo en el que se movía, sino que empezamos a platicar también sobre ella, y luego empezamos a platicar de Berta (hermana de Cynthia) y es ahí cuando nos damos cuenta de que hay un ciclo de violencia que las afecta.

¿El documental era entonces para tratar de entender cómo es que el asesinato pasó?

Sí y no. No íbamos a dejar de lado el tema político, el tema de la responsabilidad de este sistema y de esta autoridad porque este año se cumplen seis años del asesinato de Cynthia y esta persona (el asesino) está libre todavía.

Entonces Arcelia y yo nos hemos hecho esta pregunta cada año, ¿cuándo van a dar con esta persona?, o sea, ¿realmente vamos a creer que no la pueden encontrar? Hay tantas formas de rastrearlo. Hay una falta de voluntad y también de posibles conexiones con autoridades, o sea de corrupción.

¿Cuándo te acercaste a Arcelia, ella estuvo conforme con presentar todo lo que dice? Con sus experiencias previas, ¿crees que eso es una forma de revictimizarla o de darle voz? Ella va contando cosas muy íntimas de ella y sus parejas, como si fuera inevitable librarse de la violencia.

Yo no soy nadie para irle dando voz a la gente, o sea, la gente tiene su voz. La pregunta es si tú y yo los escuchamos, ¿no? Entonces esa era la intención, si alguien piensa que es revictimizar, adelante, yo no puedo influir en cambiarles la idea. Más bien no, no es mi intención irle cambiando la opinión a la gente. Para mí, el documental habla por sí solo.

Niña sola. Dir. Javier Ávila. 2019. Piano Distribución.

¿Cómo fue grabar el documental en el norte del país en el entendido de que es peligroso y que el asesino probablemente tenía conexiones políticas o criminales?

Digo, yo soy de Tijuana. Creo que lo más difícil de la filmación fue eso, los momentos en que grabamos en Villa del Campo, porque es una colonia en la que yo jamás había estado. Es una colonia desconocida para mí, solamente de escucharla y ver los camiones con la ruta a Villa del Campo.

No sabía cómo estaba la onda y, a partir de estos momentos, de visitas a Villa del Campo para empezar a reconocer la zona, sentirla y saber cómo es fue que nos dimos cuenta de que ese iba a ser el reto más grande, ¿cómo salir de ahí con el equipo sin que nos lastimarán o asaltarán? Es una colonia muy hostil, no hay ley, yo jamás vi un policía, jamás vi una patrulla, jamás vi policías en la calle. Lo único que veía era gente haciendo lo que quería. Hay varios puntos de venta de droga. Te das cuenta de que eso es muy hostil, donde no hay autoridad y donde la gente hace lo que quiere. Entonces ese fue el mayor reto para filmar ahí y salir bien.

¿Crees que Niña sola va a tener un efecto más allá de generar crítica y discusión? ¿Crees que pueda impulsar un golpe mediático que lleve a buscar y atrapar al asesino?

Yo no tengo la capacidad para hacer eso. De entrada, me encantaría tenerla, pero no la tengo, entonces nosotros sabíamos desde un inicio que iba a contar una historia, lo demás no era parte de los objetivos. La película también tiene la intención de llevarle la discusión a quién quiera escuchar, a quién quiera hacerse preguntas, a quién quiera cuestionar sus ideologías machistas. Esa es la intención [para] hombres y mujeres, porque no podemos decir que esta película solamente está dirigida hacia los hombres.

Definitivamente hay una responsabilidad ahí y hay cosas que tienen que cambiar.

 

Esta entrevista fue editada y condensada para dar claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.