El irlandés: lo que aprendí durante la conferencia de prensa en el Festival de cine de Londres

Hoy concluyó el Festival de Cine de Londres del Instituto de Cine Británico. No obstante, se guardó para el final el evento más emocionante para esta escritora: la conferencia de prensa con el talento creativo de El irlandés, película de clausura del Festival.

De esta forma, por más de 30 minutos, representantes de medios de distintas partes del mundo estuvimos en compañía de algunos de los personajes más icónicos del cine: el director Martin Scorsese, los actores Robert De Niro y Al Pacino, y las productoras Emma Tilinger Koskoff y Jane Rosenthal.

Esta conferencia resultó ser uno de los eventos más significativos y especiales de la corta vida de Palomita de maíz, y una que me ha marcado y cargado de emoción. Además de ofrecer emociones indescriptibles, la conferencia también tuvo momentos chuscos, respuestas honestas y un Martin Scorsese juguetón y apasionado.

A continuación, presento las cosas que aprendí:

1. El irlandés originalmente era una herramienta de preparación para otra película. Después de planear trabajar juntos desde Casino, Martin Scorsese y Robert De Niro encontraron su próximo proyecto juntos en 2007: la historia de un asesino retirado, Frankie Machine. Como preparación, De Niro comenzó a leer el libro I Heard You Paint Houses: Frank “The Irishman” Sheeran and Closing the Case on Jimmy Hoffa, el cual lo inspiró a querer adaptarlo en una película. A pesar de tener todo preparado para la película sobre Frankie, incluyendo financiamiento, se detuvo su producción para incluir en una sola, ambos proyectos. En 2009, Steve Zaillian entregó el nuevo guion.

2. El camino de pre-producción fue difícil e incierto. La película lidió con complicaciones de agendas y falta de interés por financiarla. Por esto, y contrario a su buen criterio, Robert De Niro decidió anunciar el proyecto. De esta forma, el mundo sabría que había planes de hacer la película y ya no habría forma de no hacerla. El siguiente paso fue la lectura del guion, la cual se llevó a cabo en enero antes de que Martin Scorsese hiciera Silence (2016), con parte del elenco final: Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci, Bobby Canavale, Stephanie Kurtzuba y Stephen Graham.

3. Para Scorsese, lo esencial es la experiencia comunal del cine y no el debate de aceptación de las plataformas digitales. El director fue cuestionado sobre la redefinición del cine y su futuro debido a la existencia de plataformas digitales. Scorsese explicó que lo que estamos experimentado ahora no es una evolución, sino una revolución del cine en sí, más importante incluso que la revolución del sonido. El director elaboró que a pesar de que los lugares en los que se vea el cine cambien, lo que se debe proteger es la experiencia comunal, la cual es experimentada mejor en un cine; no obstante, hay que mantener una mente abierta.

Asimismo, hay un problema más grande que este debate: el hecho de hacer la película. En este caso, Netflix proveyó el apoyo económico que esta película necesitaba, así como la libertad creativa para hacerla. Por eso, en este caso, hubo un intercambio de beneficios. Por último, Scorsese afirmó que es necesario apoyar a los cines para que proyecten películas con narraciones, y no “películas de juegos de diversiones”, las cuales no representan al cine, sino experiencias completamente diferentes.

4. Para el elenco, la parte de rejuvenecimiento con efectos especiales no fue trascendental. Al ser cuestionado sobre sus sentimientos al verse más joven en la película, Al Pacino declaró que, para él, como actor, lo importante fue interpretar al personaje. Al final del día, no importaba su apariencia. De hecho, al ver la película sin los efectos visuales, no se obsesionó con el tema. Más bien, la historia, la forma en que se contó, la dirección, la actuación y el vestuario fueron sus prioridades. Eso sí, para Pacino esto significó todo un desafío físico, pues tenía que moverse como un señor de 39 años (y no como uno de 80, su edad real).

Por su parte, Robert De Niro lo tomó con más filosofía, diciendo que siempre bromea diciendo que su carrera se extenderá otros 30 años. En un tono más serio, comentó que lo que le resulta interesante serán las repercusiones de este tipo de tecnología en temas de derechos de propiedad o el legado de aquellos que lo ocupan una vez que se hayan ido.

Por último, Scorsese aportó su opinión en el tema. Para él, esta técnica es una evolución del maquillaje. En el maquillaje se aceptan ciertas normas, por ejemplo, como espectador sabes que el actor no es tan viejo o joven como se presenta, pero se acepta la ilusión. Sucede lo mismo con los efectos visuales.

5. A pesar de toda su experiencia, tuvieron que lidiar con muchos desafíos durante la elaboración de la película. Para Scorsese, el desafío más grande fue deshacerse de todos los asuntos que no tuvieran que ver con la historia, y mantenerse enfocado en ella. Era de vital importancia eliminar aquellas cosas insignificantes de los personajes, en especial lo referente a Frank Sheeran (Robert De Niro). Asimismo, tuvo que tomar decisiones de edición antes y durante su presencia en el set, en especial al considerar los efectos visuales que se necesitarían para rejuvenecer a los personajes.

Para Emma Tilinger Koskoff, el desafío más grande fue encontrar el espacio y tiempo necesario para integrar todas las ideas nuevas e inesperadas de Scorsese, aprovechando para agradecer el estupendo trabajo de sus socios, Netflix.

Al final, Robert De Niro afirmó que esta película sucedió en el momento exacto. Aunque la película se pudo haber hecho antes, la historia, el libro y los derechos tardaron tiempo en desarrollarse y materializarse.

Hasta aquí mi reporte. Podrán ver El irlandés en algunos cines a partir del 15 de noviembre y en Netflix a partir del 27 de noviembre.

1 Comentarios

Deja un comentario