Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Buck and the Preacher: el oeste afroamericano

Escrito el 2 septiembre, 2022 @betovillaescusa
Buck and the Preacher. Dir. Sidney Poitier. Columbia Pictures. 1972.

Hay pocas cosas más estadounidenses que el western. Central a la mitología de este género cinematográfico es la colonización del territorio que actualmente compone el oeste del país. El western tiene una larga historia que siempre estará ligada al vaquero, comúnmente esa figura heroica de un hombre blanco (cuyo mayor exponente debe ser John Wayne) que se impone sobre el paisaje y los malhechores, aplicando su forma particular de la ley y el orden. Es una imagen que suaviza una historia y moralidad complicadas en favor de un mito simple y reconfortante. Esta cualidad mítica es lo que hace al género un candidato tan fértil para la revisión y el comentario social: recontextualizar el western es una forma de recontextualizar a Estados Unidos como un todo, y Buck and the Preacher se encarga precisamente de esto.

Estrenada en 1972, la película apareció cuando el género estaba en un periodo, sino de decadencia, por lo menos de transición. El académico Edward Buscombe documentó cómo Hollywood pasó de producir 130 westerns en 1950 a 28 en 1960. Westerns producidos en Italia, y otros más revisionistas llenarían algo de la demanda, pero este no volvería a gozar de la misma presencia. Públicos más jóvenes empezaron a preferir el horror y la ciencia ficción, y sus historias agrarias parecían fuera de lugar en una sociedad más urbana.

No obstante, dos cosas hicieron de Buck and the Preacher una proposición todavía atractiva, incluso en este mercado. Una fue el surgimiento del blaxploitation, películas “diseñadas para atraer principalmente a audiencias Negras en términos de temática, personajes y ambientes”, según describe el autor Jim Pines. El blaxploitiation tomaba géneros establecidos, como el de detectives y gánsteres, y los poblaba con héroes y villanos Negros. La segunda fue la presencia de Sidney Poitier, como estrella y director de la película, quien, con participaciones protagónicas en tres de las películas más aclamadas de 1967–To Sir, with Love (James Clavell), In the Heat of the Night (Norman Jewison) y Guess Who’s Coming to Dinner (Stanley Kramer)–se había convertido en la mayor estrella afroamericana de cine de Hollywood.

Buck and the Preacher parte de un concepto visto muchas veces en el western: una caravana se encuentra en un largo viaje al recientemente anexado oeste de Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades. La Guerra Civil ha concluido con una victoria para el norte y la abolición de la esclavitud, pero en los estados del sur las cosas han cambiado poco para las familias Negras, algunas de las cuales forman parte de este éxodo. Para guiarlos a su nuevo hogar está Buck (Poitier), un veterano de guerra que los ayuda a orientarse por el vasto e inhóspito terreno y a administrar sus recursos limitados. Además de los peligros creados por el paisaje, Buck debe protegerlos de un grupo de mercenarios blancos, encabezados por Deshay (Cameron Mitchell) y contratados por los dueños de las plantaciones para aterrorizarlos y obligarlos a regresar.

Aquí entra el “Predicador” (Harry Belafonte), un hombre Negro que se presenta como el reverendo Willis Oaks Rutherford. El Predicador recibe de Deshay una oferta tentadora: 500 dólares por localizar y entregar a Buck. El dilema le da un rico suspenso a la relación entre los dos protagonistas una vez que se incorpora a la caravana y procura un trato amigable con Buck para ganarse su confianza. No obstante, también representa un dilema que, de manera personal, engloba un problema racial más grande: el Predicador debe escoger entre una unión contra las injusticias que persisten o el avance individual al aliarse con esas mismas estructuras de opresión.

Buck and the Preacher. Dir. Sidney Poitier. Columbia Pictures. 1972.

Es un dilema que el mismo Buck comparte y que se vuelve evidente en su trato con los nativos cuyo territorio necesitan atravesar. Buck inicialmente subvierte el cliché, negociando de manera pacífica y diligente con sus líderes, acentuando que ellos comparten el ser víctimas de la sociedad blanca dominante; pero esta es una carta con la que no puede jugar cómodamente, pues, como veterano del ejército, fue parte de la misma organización que peleó para desplazar a los nativos de su territorio original.

A pesar de su contenido decididamente político, Buck and the Preacher no descuida los elementos más populares y entretenidos del género. Un asalto a un banco, un tiroteo en un burdel y un enfrentamiento contra un enemigo que los supera en número son algunas de las aventuras en las que la pareja central se involucra buscando procurar su propia supervivencia y la de la caravana. Más que la violencia, la química entre Poitier y Belafonte es lo que las vuelve emocionantes.

Estas secuencias están entretejidas con sus dramas personales y las intenciones de subvertir la representación trillada de los personajes Negros en pantalla: en una escena, el Predicador entretiene a sus enemigos blancos con estereotipos raciales y cuando ellos bajan la guardia, Buck les dispara. Asimismo, la película contribuyó a cambiar la percepción del mismo Poitier: en el papel de un héroe duro, pero con sentido del humor y principios, escapó de esa “figura santa y modelo de los valores y expectativas de la clase media (Negra)” en la que parecía estar encasillado, de acuerdo con Jim Pines.

En ¡Nop!, el director Jordan Peele retoma la iconografía del oeste combinándola con los géneros del horror y la ciencia ficción, y las experiencias de la población Negra en Estados Unidos. Peele ha citado a Buck and the Preacher como la primera vez que él reconoció a un vaquero Negro en el cine (incluso un póster de la película se nota como parte de la decoración).

El western y Jordan Peele hacen una apta combinación, pues el trabajo previo del director ha expuesto los prejuicios e injusticias que persisten en Estados Unidos, a pesar de los mitos de progreso. Y no hay mitos más estadounidenses que los del oeste.

 

Fuente:
Nowell-Smith, G. (1996). The Oxford History of Cinema. Oxford University Press: Great Britain.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.

Suscríbete para recibir las últimas noticias, reseñas, estrenos y especiales.