Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Bogoshorts 2023 – días 5 y 6: paradigmas desafiados y la animación es el futuro

Escrito el 18 diciembre, 2023 @JuanRod_52

Hacia el final de 21 Bogoshorts, en los días 5 y 6, destacaron las proyecciones de las competencias documentales y de animación. Sus trabajos desafían los paradigmas y conceptos que se tienen de estos como “géneros” para demostrar que son medios de expresión cinematográfica con un potencial impresionante.

Por su parte, la competencia nacional de ficción trajo una divertida reflexión sobre lo que significa ser un personaje en las historias de otros. A continuación, los cortos destacados de los días 5 y 6 del festival.

 

Anima (Dir. Manuel Mateo)

Países: Cuba, Colombia.

Sección: Competencia nacional documental.

Palomómetro:

El documental observacional es uno de los formatos más difíciles de manejar, especialmente por su aparente simpleza. No se trata de solo poner a rodar la cámara y esperar a que “algo” pase, de lo contrario el realizador y su editor se ahogarían en cientos de horas de material buscando unos minutos o segundos que puedan funcionar. Además, el reto principal consiste en construir un relato que pueda sostenerse únicamente desde lo capturado, sin tener que acudir a elementos como la voz en off o el archivo para dejar claro un punto de vista. Quien quiera narrar de esta forma debe tener familiaridad con el contexto antes de poner una cámara en la ecuación.

En Anima, de Manuel Mateo, esta complejidad aumenta porque sus protagonistas, los animales de un centro de cautiverio, no tienen una elocuencia convencional, pero sus rostros, gestos y sonidos comunican algo que el cortometraje busca descifrar. Con planos fijos que intercalan las celdas y otros espacios se dibuja la rutina en medio del encierro.

Los ciclos de la vida y muerte siguen su rumbo en este espacio dedicado a la preservación, pero ¿también al espectáculo? Con una perspectiva precisa y retadora, sin necesidad de palabras, Mateo pone de cara un manifiesto con una antítesis a los programas de “la vida en el zoológico”, cuestionando cómo hemos configurado nuestra relación con otros seres vivos por medio de vidrios y jaulas.

 

Dipped in Black (Dir. Matthew Thorne & Derik Lynch)

País: Australia.

Sección: Competencia internacional documental.

Palomómetro:

En las narrativas queer hollywoodenses predominan las imágenes de cuerpos “perfectos” bajo los estándares occidentales de belleza, el performance competitivo y la “reivindicación” de figuras claves en la lucha por los derechos humanos. Quedan fuera un sinfín de experiencias e identidades que se escapan de las clasificaciones del mundo occidental, construcciones sociales del género interseccionales con la raza, etnicidad y clase social. Esta diversidad es usualmente invisibilizada porque no se acomoda a los modelos comerciales del cine.

En este escenario se vuelve valioso el cortometraje de Matthew Thorne y Derik Lynch, protagonizado por Lynch, sobre su experiencia como un hombre queer de la comunidad aborigen australiana yankunytjatjara. En un viaje de regresó a casa  afronta su pasado mientras se prepara para un Inma, presentación tradicional que se realiza en territorio sagrado, la cual , por medio de la música y la danza, ha trasmitido el conocimiento de la comunidad Aputula de generación en generación por más de 60 mil años.

Mezclando elementos documentales y ficción para dar vida a la narración de los recuerdos, Dipped in Black define una puesta en escena centrada en el paisaje y sus horizontes, en la vena de Nomadland (Chloé Zhao, 2020). El corto configura una meditación poética que cuestiona el racismo de las grandes ciudades y desmitifica la relación entre lo queer y la tradición, retratando la vitalidad que surge de reconciliarse con el pasado para expresarse con libertad en casa.

 

Love Me True (Dir. Inés Sedan)

País: Francia.

Sección: Competencia internacional animación.

Palomómetro:

El mundo de las aplicaciones para citas nos ha acostumbrado a dinámicas volátiles y rápidas en las relaciones. Con tan solo deslizar a izquierda o derecha se abren y cierran posibilidades en esa búsqueda por alguien que esté en “el mismo plan”. No obstante, los mensajes no siempre revelan las verdaderas intenciones, por lo que  se han vuelto usuales las malas experiencias en la era del “romance digital”.

De este mundo surgió el reportaje Love Me Tinder de Alain Lewkowicz, el cual es adaptado por Inés Sedan en un cortometraje centrado en la historia de Laurence, una mujer que, tras una serie de fracasos románticos, busca nuevas oportunidades en línea. Fascinada por el cambio en las dinámicas se vuelve adicta a su teléfono y a un hombre tóxico.

Sedan logra algo maravilloso al construir imágenes que dan forma a las emociones del relato de Laurence, uno que resulta familiar para quienes hemos usado este tipo de aplicaciones. Aquí se plasma el entusiasmo por conocer a alguien nuevo, la ilusión de mensajes promisorios, la ansiedad del ghosting, la adicción al teléfono, el vacío tras un encuentro sexual brusco y poco satisfactorio, y el miedo por la agresividad de un desconocido. Todo esto aparece en figuras que se deslizan de pantallas a cafés, luego a bares, camas, calles vacías y de vuelta a las pantallas en un ciclo que no parece tener fin.

 

Los novios (Dir. Andrés Restrepo Gómez & Lautaro Bakir)

Países: Argentina, Colombia.

Sección: Competencia nacional ficción.

Palomómetro:

Al transformar nuestras experiencias en historias todos nos volvemos personajes, usualmente protagónicos, secundarios si son sobre alguien cercano o simplemente un extra si se trata de alguien que apenas acabamos de conocer. Esto le ocurre a Henry y Ramón (Lautaro Bakir y Santiago Basaldua) en la historia de Flor (Martina Vogelfang), relegados al papel de los novios de sus hermanas. Existen solo para traer la bebida incorrecta y participar en la fiesta de bienvenida de Flor, habitando un limbo donde no parecen tener pasado, presente o futuro, pero determinados a cambiar el rumbo de la historia para ser los protagonistas.

El corto tiene un acogedor diseño de producción, divertidos montajes de repetición al estilo de Happy Death Day (Christopher Landon, 2017) o Palm Springs (Max Barbakow, 2020), juegos de cámara con el fuera de foco o el encuadre y actuaciones encantadoras. Los novios es una comedia excelsa que, entre risas, propone una reflexión sobre el rol que cumplimos en cada historia y cómo nuestro paso por ciertas vidas puede parecer circunstancial o irrelevante, preocupados por siempre estar en segundo plano en vez de disfrutar el momento para hacerlo memorable sin importar su brevedad.

 

Competencia nacional animación

Escoger un cortometraje destacado de la competencia nacional de animación fue una tarea imposible. A través de ellos, el festival estableció un diálogo sobre el cuerpo, tema central de esta edición, que destaca por el uso de diferentes técnicas, como dibujo, acuarelas y stop motion, explorando cómo las emociones crean un espacio liminal entre lo humano y lo animal, pero también cómo la experiencia corporal trasciende al individuo cuando se conecta con su entorno.

Estos trabajos desafían los prejuicios sobre la calidad del cine animado en Latinoamérica y ubican al medio como un potencial de producción en la región:

En Nocturno en Chapinero de Camilo Cogua Rodríguez y El ocaso de las criaturas de Jenny David, la ciudad se transforma en escenarios psicodélicos y distópicos, respectivamente. El primero es un retrato de la vida nocturna en Bogotá, de los bares y la música que inundan las calles. Por medio de figuras con textura de tiza y colores neón, se hace un recorrido por una zona de la ciudad donde no parece amanecer. El segundo presenta una alegoría a la desaparición forzada en Colombia por medio de un escenario postapocalíptico en el que una joven se aventura a las calles en busca de comida. En su camino encuentra criaturas que dejan los huesos de sus víctimas y se han apoderado de la ciudad por medio del miedo, pero hay quienes resisten para no dejar a sus seres queridos en el olvido.

En Germen de Camilo López y Luisa Fonseca, Luthier de Carlos González y La vitualla de Santiago Posada se destacan las técnicas de animación en stop motion para explorar la relación entre el cuerpo, la naturaleza y el duelo. López y Fonseca hacen una adaptación libre de Frankenstein en la que una criatura  monstruosa explora su origen y la conexión con su entorno. El corto es elaborado desde un estilo gótico con títeres de delicadas facciones y movimientos que transmiten la curiosidad por conocer el mundo que les rodea.

En Luthier desde figuras de arcilla en medio de un colorido páramo colombiano se aborda la relación con la naturaleza y la manera en que se pueden reparar los lazos con otros seres vivos por medio del arte y la música. Con La vitualla, Posada presenta una historia muy tierna, con muñecos de espuma, sobre el cuidado que nos dan nuestras abuelas y lo difícil que es asimilar el duelo de su partida en la infancia, experimentando por primera vez un dolor que nos convierte en animales.

Pyre & Soot de Felipe Carrión es un diario gráfico que, por medio de viñetas que van cambio de texturas y criaturas en constante metamorfosis, explora cómo  la dependencia, ansiedad, amistad, soledad, el autorreconocimiento y la familia  provocan emociones que pueden consumir como un fuego devastador.

La perra. Dir. Carla Melo.

Cerrando el programa está La perra de Carla Melo, sin duda el título más anticipado al ser selección oficial de Cannes. Elaborado a lo largo de tres años con dibujos a mano y acuarelas, Melo toma la figura de su perra Conga para abordar la experiencia de ser mujer desde el vínculo entre madre e hija.

Cuerpos humanos con cabezas de animales habitan una Bogotá de siluetas danzantes. Aquí, la experiencia de ser mujer está marcada por la mirada lasciva de los depredadores, ver el cuerpo como un objeto de deseo y explorar la sexualidad en medio de los prejuicios. Madre e hija entran en conflicto al no poder conciliar las expectativas de sus roles con la búsqueda de su individualidad. Entre todo este caos está la fiel y amorosa compañía de una perra, un refugio a la tristeza y soledad. Cuadro a cuadro las acuarelas se derriten y mezclan para un flujo danzante que muestra de una fina artesanía cinematográfica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.