Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Bogoshorts 2023 – días 3 y 4: nostalgia estrafalaria, cine vulnerable y el arte del silencio

Escrito el 12 diciembre, 2023 @JuanRod_52

En los días 3 y 4 de Bogoshorts 2023, la sección de F3 (Fánatico Freak Fantástico) sigue probando ser una de las mejores con un programa que apuesta por lo extraño y divertido. Mientras, en fuera de competencia destaca un trabajo que elabora una hermosa reflexión sobre encontrar un lugar en el mundo y el especial de Marcel Marceau celebra el arte del silencio. A continuación los cortos destacados de este par de días.

 

Especial Marcel Marceau

“¿Cuándo fue la última vez que vi a un mimo?”, esa fue la pregunta que me hacía minutos antes de la función de Le Mime Marceau (Dominique Delouch, 1964), una película con varios sketches de Marcel Marceau, el mimo más famoso del mundo, que se proyectó con motivo de los 100 años de su natalicio. Ver por primera vez a Marceau provocó una mezcla entre fascinación y nostalgia al descubrir la obra de un artista con un control inigualable de su corporalidad y gestualidad en una forma de arte que cada día parece más escaso, la del silencio.

En cada presentación, Marceau evoca la esencia actoral de la expresividad por medio del cuerpo, vuelve innecesarias las palabras para expresar sentimientos y captura ese encanto del cine silente donde las miradas y los movimientos lo eran todo. La sorpresa, el amor, la desilusión, el terror y las travesuras encuentran formas únicas y vitales en el rostro del mimo francés. Ante una creciente escasez de artistas del silencio en las calles y pantallas es una dicha tener estos espacios en los festivales donde se pueden encontrar trabajos para reconectar con expresiones artísticas que no sabíamos que nos hacían tanta falta.

 

Hito (Dir. Stephen Lopez)

País: Filipinas.

Sección: F3 – Fánatico Freak Fantástico.

Palomómetro:

¿Qué pasa si se mezcla el eclecticismo de Everything, Everywhere, All at Once (Daniels, 2022) con el estilo de House (Nobuhiko Obayashi, 1977) en una fábula sobre control y simulaciones tipo The Matrix (Lana Wachowski & Lilly Wachowski, 1999)? La respuesta es Hito de Stephen Lopez. Jani (Kyrie Allison Samodio) es una joven que vive en un mundo distópico que carece de empatía. La petición de su madre de comprar algo para la cena se vuelve repentinamente en una odisea, durante la cual forma una amistad con un bagre parlante y juntas luchan por la libertad del universo.

Más allá de las referencias, es casi imposible describir lo que ocurre en este cortometraje. Se trata de un collage de imágenes surrealistas, psicodélicas, estrambóticas y sumamente cómicas que son manejadas audazmente por Lopez para que no pasen a la sobrecarga o dejen de lado una narrativa que propone una crítica al totalitarismo y el control mediático por medio de la imaginación desbordada. Sin duda, se lleva la distinción a la propuesta más extraña que he visto este año y estoy seguro de que pensarían lo mismo si tienen la oportunidad de verla, especialmente en una sala de cine donde puedan decir en conjunto “¡¿Qué carajos está pasando?!”.

 

La isla de los muertos resucitados (Dir. Domenico Montixi)

País: Italia.

Sección: F3 – Fánatico Freak Fantástico.

Palomómetro:

Dicen que la imitación es la forma más sincera de elogio y eso está claro en La isla de los muertos resucitados, cortometraje con el que Domenico Montixi rinde homenaje al cine de clase B. Una colección de personajes cliché (los mercenarios rudos, la doctora maquiavélica, la chica inocente y un periodista rebelde) se dirigen a una isla tropical en busca de un científico que ha desaparecido junto a los valiosos recursos de una investigación farmacéutica. A su llegada se encuentran con los titulares muertos resucitados, empezando la lucha para sobrevivir y encontrar respuestas.

Montixi demuestra su amor por el cine de terror de los 70 y 80 con un estilo retro, desde el falseo de cinta, efectos especiales prácticos, maquillaje exagerado de bajo presupuesto y mucha, mucha sangre. Crea una atmósfera nostálgica y entretenida porque abraza por completo la ridiculez de su concepto y se permite jugar con los códigos y narrativas que volvieron a cintas como The Evil Dead (Sam Raimi, 1983) y The Texas Chainsaw Massacre ( Tobe Hooper, 1974) clásicos de culto, por lo que es un imperdible para los aficionados del terror clásico.

 

Never Stop Shouting (Dir. Abdellah Taia)

País: Francia.

Sección: Fuera de Competencia.

Palomómetro:

El cine más poderoso es aquel que surge de la vulnerabilidad de un realizador, en el que se sienten vivas sus ansias por buscar respuestas en medio de la construcción de una escena, entendida como la mezcla de imagen, palabra y sonido. Es este sentimiento lo que dicta la puesta en escena, dejando en segundo plano la pomposidad y el espectáculo con tal de encontrar la forma adecuada para cada relato y su discurso. Abdellah Taia (Salvation Army) encuentra esa esencia en una mezcla sencilla de fotografías y videos de archivo en Never Stop Shouting, una video-carta dirigida a su sobrino Brahim, quien ha salido del closet y teme el rechazo de su familia influenciada por la visión conservadora de la sociedad marroquí que criminaliza las relaciones del mismo sexo.

Taia, quien se ha autoexiliado en París, expresa su apoyo y amor incondicional a su sobrino, reconociendo su valentía por asumir su identidad en medio del odio infundado y motivándolo a seguir expresándose con libertad. Esto lo hace enlazado a imágenes de  lugares y personas de las cuales se ha tenido que distanciar por sus prejuicios, recordando a quienes se atrevieron a expresarse, sabiendo que podían ser censurados y le permitieron entender que no estaba solo en el mundo. Desprovisto de pretensiones y con sinceridad, este corto es emotivo, especialmente para quienes alguna vez han sentido miedo por descubrir y expresar quiénes son.

 

Para lo que me queda en el convento (Dir. Ángel Quel)

País: España.

Sección: F3 – Fánatico Freak Fantástico.

Palomómetro:

La Santa Compaña es una leyenda popular de Galicia sobre la procesión de almas del purgatorio que son guiadas por una persona viva para deambular por las calles a media noche. La leyenda dice que, si alguien las encuentra, morirá dentro de un año. Esto es lo que le ha pasado a Lucita (Mercedes García), pero ella ha decido verlo como una oportunidad para finalmente reencontrarse con su hijo Vicente, quien falleció hace unos años, para  darle una buena reprimenda. Sólo necesita asegurarse de una cosa: ir al infierno.

El corto de Ángel Quel es una hilarante apuesta que se destaca por su estilo de falso documental y la actuación de Mercedes García en un rol protagónico fantástico que parte del concepto de qué pasaría si tu tía (la que envía stickers de Piolin por WhatsApp) se vuelve satánica. La respuesta es un sinfín de risas con las ocurrencias de Lucita para conseguir su pase al infierno y no dejar que su hijo tenga la última palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.