Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Andor (recapitulación 1.09): ¡Nadie está escuchando!

Escrito el 4 noviembre, 2022 @andreamarserr

Disponible en:

Dirección: Toby Haynes.

Guion: Beau Willimon.

Elenco: Diego Luna, Genevieve O’Reilly, Alastair MacKenzie, Kyle Soller, Kathryn Hunter, Denise Gough, Andy Serkis, Faye Marsay, Bronte Carmichael, Wilf Scolding, Jacob James Beswick, Anton Lesser, Ben Miles, Adria Arjona, Joplin Sibtain, Martin Ware, Duncan Pow, Christopher Fairbank, Clemens Schick, Brian Bovell, Tom Reed, Josef Davies, Rasaq Kukoyi, Hugh Sachs, Abhin Galeya, Raymond Anum, Joshua James, Lee Ross, Mensah Bediako, Michael Jenn, Robert Emms, Adrian Rawlins.

Temporada 1, episodio 9.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt9253284/

Episodio anterior | episodio siguiente
El siguiente texto contiene spoilers del noveno episodio de Star Wars: Andor.
¡Nadie está escuchando!, episodio 9 de Star Wars: Andor. Dir. Toby Haynes. Disney Plus. 2022.

Lo que Luthen Rael desea está llegando. En ¡Nadie está escuchando!, el noveno episodio de Star Wars: Andor, la gente siente el puño que el Imperio Galáctico tiene alrededor de su cuello: personas privadas de la libertad en Narkina 5 que ven cada vez más imposible recuperar su libertad, clases altas con buenas intenciones cuyas manos son atadas, población local que solo quiere velar por el bienestar de los suyos. Todos tienen sus márgenes de maniobra reducidos por las acciones imperiales. La presión es tanta en la olla imperial que no tarda en estallar.

El episodio inicia dónde terminó el anterior: la interrogación de Bix Caleen (Adria Arjona) a manos de la supervisora Dedra Meero (Denise Gough) del Buró de Seguridad Imperial (ISB). Dedra busca diferenciarse de los demás a través de su trabajo minucioso; por eso, le dice a Bix todo lo que sabe para fomentar su cooperación. De lo contrario, el doctor Gorst (Joshua James) tendrá que hacer el trabajo con un nuevo sistema que tiene a todos en el imperio emocionados. Dedra le da la oportunidad a Bix de tener una conversación ; sin embargo, Bix se rehúsa, rompiendo su silencio esporádicamente para descalificar a su interrogadora.

Lo que la supervisora quiere saber es quién es el comprador y cuál es su relación con Cassian, así como un listado detallado de todo lo que han robado, quién lo compró, por cuánto, a dónde fue llevado y quién fue sobornado para lograrlo. También quiere saber cuándo fue la última vez que Bix habló con Cassian. “Lo peor que puedes hacer ahora es aburrirme,” concluye Dedra, pero Bix le responde que diga lo que le diga, no le va a creer. Derrotada, Dedra deja la interrogación en manos de Gorst.

En Narkina 5, Cassian Andor (Diego Luna) está trabajando su turno 30. Su mesa está en la posibilidad de ser la mejor de ese turno y, mientras sus integrantes lo discuten, Ulaf (Christopher Fairbank) –el de mayor edad y a quien le restan 42 turnos en su condena– sufre de un calambre en su mano. Cassian opta por cambiar de lugares con Taga (Tom Reed) y le atribuye la idea a su compañero, la cual es elogiada por Kino Loy (Andy Serkis).

Mientras tanto, en el cuarto de tortura, el doctor Gorst le explica a Bix el mecanismo, el cual no es físico, sino sensorial. En el Borde Exterior de la galaxia, explica el doctor, hay una luna llamada Dizon Fray que era habitada por una especie sentiente inusual que se opuso a la construcción de un centro de reabastecimiento de combustible en su territorio. Por eso, el imperio los masacró. El evento se transmitió y grabó como prueba de la misión. Lo que notaron es que los dizonitas emitían una especie de “súplica coral agonizante” al morir. El imperio descubrió su efecto en la mente de quienes los escuchaban luego de que los tres oficiales de comunicación encargados de documentar el caso fueron encontrados acurrucados en diversos estados de angustia emocional.

Así, antes de iniciar, Dedra le advierte a Bix que es mejor que coopere porque escuchar la cinta de manera reiterada genera un daño considerable. El doctor Gorst le coloca unos audífonos a Bix. En este punto, la edición sonora es notable, pues todo sonido, excepto el de la respiración agitada de Bix, se desvanece mientras que la cámara hace un recorrido de su rostro para enfocarse en sus ojos a la vez que deja salir un grito primordial que, en la siguiente escena, se mezcla con el de un taladro en la unidad de trabajo en Narkina 5.

Eventualmente, la tortura tiene éxito, pero Dedra mantiene a Bix en el hotel no como rehén, dice ella, sino como testigo al ser la única que puede identificar a Cassian y al comprador. La supervisora también accede a que el capitán Tigo (Wilf Scolding) cuelgue a Paak para que la población sepa quién manda en Ferrix.

En la unidad 5-2-D, Cassian nota que los guardias se preparan para ingresar al reemplazo de Veemos, quien se suicidó la noche anterior, e informa que irá al baño. Es allí donde abre un compartimiento oculto e intenta cortar un tubo; sin embargo, su esfuerzo es interrumpido por la voz de Dios ordenando que los prisioneros se pongan “on program”. Cassian sale del baño para colocarse junto a otro prisionero con quien intercambia información acerca del protocolo de los guardias y qué estructuras están cableadas para administrar electroshocks a los prisioneros. Los dos notan que el elevador no está cableado, por lo que deducen que ninguna estructura que se mueve debe estarlo. Estas observaciones son parte de un plan para escapar de la prisión. De vuelta en sus mesas, Ulaf se muestra desorientado.

¡Nadie está escuchando!, episodio 9 de Star Wars: Andor. Dir. Toby Haynes. Disney Plus. 2022.

En el senado galáctico, Mon Mothma expresa su apoyo por la oposición hacia la nueva legislación de seguridad pública. Para ella, no hay asunto más urgente que las extralimitaciones imperiales, como la Directiva de Revisión de Penas del Orden Público (PORD), y el temor por la obsolescencia del senado si su independencia se ve reducida. La senadora se refiere a la cámara como un templo en el cual los representantes tienen el mandato de velar por la población a la que representan. Entre gritos de apoyo al imperio y unos pocos de repudio, las luces de los asientos de los senadores se apagan poco a poco. Nadie está escuchando. Entonces, Mon Mothma, derrotada, se sube a su transporte donde su chofer Kloris (Lee Ross) le informa que su prima la espera en su residencia para su sorpresa.

De vuelta en la cárcel, los prisioneros se encuentran en el túnel para el cambio de turno. Taga se comunica mediante señas con un prisionero del turno vespertino en otro túnel mientras Kino ordena que se mantengan callados. Al parecer, llevan un rato esperando en el túnel a que se abran las puertas–al igual que los otros túneles–, por lo que el aire comienza a ser ligero y Ulaf tiene dificultades para respirar. Por ende, sospechan que algo pasó.

Taga les informa que algo ocurre en el nivel dos. Momentáneamente, ocurre un apagón, lo cual inquieta más a los prisioneros. Kino intenta calmar a sus hombres diciéndoles que solamente están contando a los prisioneros porque alguien no se registró; sin embargo, una alarma comienza a sonar. Esto termina por desquiciar a Kino. Las puertas se abren y los prisioneros pasan a sus cuarteles.

Mon Mothma llega a su propia prisión en su residencia donde está su hija Leida (Bronte Carmichael) admirando un vestido que la prima de la senadora, quien es nada más y nada menos que la mismísima Vel Sartha (Faye Marsay), le regaló. Leida se lo muestra a su madre, quien hace un comentario acerca de si su padre le permitirá usarlo, a lo que su hija le contesta que su padre le permite hacer lo que ella quiere. Mientras que Leida se retira para probarse el vestido, Mon y Vel se ponen al día.

Si bien Mon quiere fraternizar, Vel va directo al punto, diciéndole que deben priorizar la rebelión. Mon, preocupada, le pregunta a Vel “¿[q]ué te pidió hacer?” a lo que ella responde “¿[q]uién?” de manera desafiante para discutir el costo de lo que están haciendo, el cual a la senadora le parece que está sobrepasándolas. Antes de que pueda continuar, Vel la interrumpe recordándole que hizo un juramento.

Durante la cena en sus celdas, Cassian intenta convencer a Kino de que es necesario escapar de la prisión. Para lograrlo, necesitan la información que Kino tiene como supervisor de una unidad. El supervisor se rehúsa constantemente y le advierte a Cassian que necesita dejar de pensar así si quiere salir vivo. Cassian, sin embargo, insiste, argumentando que los guardias no los están escuchando porque no necesitan hacerlo, pues el imperio cree que con encender el suelo del pasillo de sus celdas es suficiente para mantenerlos a raya. “¡Nadie está escuchando!” grita Cassian mientras Kino lo ignora.

A la mañana siguiente, en el túnel durante el cambio de turno, los trabajadores de la jornada vespertina les informan que los 100 hombres de una unidad del segundo nivel fueron “fritos” indiscriminadamente. Kino, aprehensivo, cuestiona el origen de la información, pero los prisioneros responden que un equipo de mantenimiento enviado al lugar fueron los informantes. Zinska confirma los hechos al decir que los del segundo nivel estaban “causando problemas”.

La voz de Dios ordena “on program” y Ulaf, de nuevo mostrando deterioro, pregunta por los prisioneros del segundo nivel. Kino –visiblemente alterado, pero intentando mantener la calma– ordena a sus hombres que mantengan la boca cerrada y hagan como si no supieran nada hasta que tengan certeza de qué está ocurriendo.

En Coruscant, Syril Karn (Kyle Soller) tiene otra mañana de desayuno con su madre Eedy (Kathryn Hunter). Ella dice preocuparse por él por las horas largas que está trabajando mientras que él le reprocha haber esculcado sus artículos personales. Su madre se pone en calidad de víctima, diciendo que fue ella quien le buscó el trabajo, que le plancha su uniforme y le prepara dos comidas al día. Syril ahoga la voz de su madre sorbiendo ruidosamente la leche de su cereal hasta que le informa que fue ascendido, lo cual hace que su madre se detenga y sonría, sirviendo más cereal a su hijo.

¡Nadie está escuchando!, episodio 9 de Star Wars: Andor. Dir. Toby Haynes. Disney Plus. 2022.

Más tarde, Syril espera afuera del edificio del ISB a Dedra. Cuando ella llega, él le agradece por el ascenso, pero ella responde que no hizo nada. Aquí, inicia una interacción sumamente incómoda para Dedra, en donde un Syril delirante quiere darle seguimiento a su “conversación” de hace un mes. Ella lo interrumpe diciendo que no fue una conversación sino un interrogatorio y le pregunta si la está acosando. Syril le confiesa que ha ido varias veces porque sabe que ella trabaja allí y quería ver si se la encontraba. Dedra lo amenaza con su cargo de supervisora del ISB, pero a Syril no le importa porque “con solo estar en su presencia [se dio] cuenta de que vale la pena vivir”, de que hay justicia y belleza en la galaxia. Según él, Dedra entiende lo peligroso que es Cassian Andor; por eso, él quiere lo que ella quiere. No obstante, ella le responde que está loco y que, si sigue acosándola, lo meterá a una jaula en el borde exterior.

Cuando Dedra llega a su oficina, el asistente Heert le informa que detuvieron a un piloto que, si bien no es de los que se encuentra en su lista, utilizaba una unidad protectora imperial robada. Heert también comenta que ya mandó al doctor Gorst a interrogar a Steergard. Para fortuna del imperio, la detención ocurrió en un control aduanero al azar y sin testigos. Gracias a la interrogación del doctor Gorst, el ISB ahora sabe que el piloto es del grupo de Anto Kreegyr (el líder con quien Luthen quería que Saw se reuniera en el episodio anterior), quien probablemente todavía no sabe que su piloto desapareció, y que ese grupo está planeando una operación en Spellhaus. Como pronto Kreegyr comenzará a sospechar de la ausencia del piloto, Dedra sugiere descomponer la nave, colocar al piloto muerto en la cabina y hacer parecer que el piloto tuvo un accidente mecánico. De esta manera, esperan que Kreegyr lo encuentre y el ISB pueda dar con el paradero del grupo rebelde.

En la residencia de Mon Mothma, Vel increpa a Mon acerca del involucramiento de Tay, pero la senadora le responde que es estrictamente por el asunto del dinero. Vel ofrece ayuda, pero Mon Mothma responde a su prima que se enfoque en ser una niña rica por un tiempo y que la gente se lo crea. Para despedirse, Mon, preocupada y exhausta, le pregunta a su prima qué están haciendo, a lo que ella responde que escogieron un bando para luchar en contra de la oscuridad y que están haciendo algo con sus vidas. Vel se va y Mon se queda sola de nuevo.

Más tarde, Tay y Mon hablan de las cuentas y la situación no es alentadora. Por los 400,000 créditos que hay que aclarar, Tay dice que la mejor manera de hacerlo es con un depósito por la misma cantidad. Sin embargo, la senadora no tiene esa cantidad de dinero, pero Tay viene preparado con una opción: aceptar un préstamo de Davo Sculdun, un banquero chandrilano con contactos en la tesorería y una cartera de negocios enorme. Esto genera un rechazo inmediato en la senadora porque Davo, ella argumenta, no es un banquero sino un mafioso. Tay intenta calmarla, diciéndole que ya habló con él y que ella no tiene nada de qué preocuparse. Para el acuerdo, Davo quiere reunirse con Mon Mothma en su residencia.

En la cárcel, las mesas trabajan como todos los días, pero Ulaf se encuentra fuera de sincronía con sus compañeros. El turno termina y Kino anuncia que la mesa uno fue la menos productiva. Por eso, sus integrantes serán electrocutados. Mientras la mesa uno es castigada, los demás deben permanecer on program. Ulaf se comienza a desvanecer. En el túnel del cambio de turno, Melshi y Cassian cargan a Ulaf. Cassian le dice a Kino que su compañero necesita un médico. Todos se van a su bloque excepto Cassian y Kino, quienes se quedan con Ulaf. Finalmente llega el doctor Rhasiv (Adrian Rawlins), otro prisionero.

El médico administra oxígeno al paciente mientras Kino le dice al doctor que su nombre es Ulaf. Rhasiv se dirige a Ulaf diciéndole “hermano”, por lo que Cassian le reitera que su nombre es Ulaf. Sin embargo, el médico responde que no quiere saber su nombre. Rhasiv comenta que no puede salvar a Ulaf porque tuvo un derrame cerebral.

El médico le administra una especie de eutanasia a Ulaf, terminando con su vida. Mientras, Kino le pide que le diga qué pasó en el nivel dos. Rhasiv les informa que un hombre que liberaron del cuarto nivel volvió al dos al día siguiente, se corrió la voz en el piso y mataron a todos los prisioneros de allí. Atónito, Cassian pregunta, a modo de confirmación, si nadie va a salir de la prisión, a lo que el médico responde “no ahora, no después de esto”. A su regreso, el guardia ordena a Cassian y Kino retornar a su bloque.

Mientras los dos caminan por el túnel, Cassian le vuelve a preguntar a Kino cuántos guardias hay por piso. Finalmente, despierto ante la certeza de lo ocurrido y la realidad que enfrenta, Kino responde: “nunca más de 12”.

 

Pensamientos generales

* Este episodio, junto con el quinto El hacha olvida, han sido excelentes para incrementar la tensión y dejar puesta la mesa para lo que está en juego. Si el arco de Narkina reproduce la misma estructura que el de Aldhani, el episodio siguiente será una locura. Lo que será interesante ver es si se enfocarán únicamente en el plan de escape en la prisión o si las cosas también estallarán en Ferrix.

* El desarrollo del personaje de Kino Loy es magistral. La combinación del guion con la actuación de Andy Serkis enchina la piel. Qué alegría es verlo de regreso en Star Wars sin un traje mocap.

* Me pregunto si el viaje de Mon Mothma hacia ser líder de la rebelión es uno de heroína renuente. De todos los involucrados en la rebelión, ella es la que más preocupaciones muestra. ¿Será que optará por tomar las riendas del esfuerzo ante la falta de líderes como Luthen?

* Solo quedan tres episodios de la serie y, de alguna manera, el equipo de producción se las ha ingeniado para hacer cada episodio igual o mejor que el anterior. En una entrevista, Varada Sethu, quien interpreta a Cinta Kaz, dijo que su episodio favorito es el último. No estoy lista.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.