Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Andor (recapitulación 1.06): El ojo

Escrito el 13 octubre, 2022 @andreamarserr

Disponible en: Disney+.

Dirección: Susanna White.

Guión: Dan Gilroy.

Elenco: Diego Luna, Faye Marsay, Varada Sethu, Alex Lawther, Sule Rimi, Ebon Moss-Bachrach, Gershwyn Eustache Jnr, Stanley Townsend, Richard Katz, David Hayman, Michelle Duncan, Alfie Todd, Nick Blood, Aidan Cook, Denise Gough, Anton Lesser, Genevieve O’Reilly, Stellan Skarsgård, Ben Bailey Smith.

Temporada 1, episodio 5.

Palomómetro:

Más información de la serie: https://www.imdb.com/title/tt9253284/

Episodio previo | episodio siguiente
El siguiente texto contiene spoilers del sexto episodio de Star Wars: Andor y de la película Rogue One (Gareth Edwards, 2016).
El ojo, episodio 6 de Star Wars: Andor. Dir. Susanna White. Disney Plus. 2022.

Star Wars: Andor continúa cimentándose como el mejor programa de televisión dentro de este universo. La fórmula de un arco por tres episodios está siendo efectiva en proporcionar a la audiencia el tiempo suficiente para establecer la situación, los personajes y una resolución satisfactoria.

El ojo, sexto episodio de Andor, inicia con la mañana de la misión. Los rebeldes se preparan para infiltrar la operación imperial y Karis Nemik (Alex Lawther) le confiesa a Cassian (Diego Luna) que no pudo dormir. Esto lo desconcierta, pues no entiende por qué su fe ferviente en la causa no lo tranquiliza, mientras que Cassian puede dormir como un tronco a pesar de no creer en la rebelión. Cuando no concilia el sueño, Nemik escribe en su libreta. En esta ocasión, se inspiró en “Clem” para escribir acerca del “papel de los mercenarios en la lucha galáctica por la libertad”.

El joven rebelde concluye que si el Imperio Galáctico no tiene moral, los movimientos de insurrección deben adaptarse y aprovechar todos los recursos a su disposición. Cassian le contesta que el Imperio no tiene la necesidad de adaptarse debido a que las personas como Nemik le resultan insignificantes, a lo que el joven responde: “quizá mañana piensen diferente”. Si bien Nemik no logra que Cassian se interese en valores como la libertad, la independencia y la justicia, él admite que está contento de que esté allí, sea cual sea su motivo.

En la armería imperial, mientras los pocos aldhanis que quedan se desplazan al valle, el teniente Gorn (Sule Rimi) escucha al comandante Jayhold Beehaz (Stanley Townsend) explicar al coronel Petigar (Richard Katz) cómo fue posible el control imperial sobre la población. Por ejemplo, a lo largo de la ruta que los aldhanis recorren en 10 días, el Imperio instaló “unidades de confort” donde las personas pueden descansar y acudir a tabernas donde se venden bebidas locales baratas. Esto resulta en la disminución de personas que llegan a la presa: 500 personas iniciaron el trayecto hace días, pero solamente 60 de ellas continúan. No solo eso, sino que ésta será la última ocasión en la que el Imperio permitirá a la población aldhani acudir al valle sagrado, cosa que no se les informará porque el Imperio se ha encargado de promover una festividad imperial en el área empresarial desde donde se podrá observar el fenómeno celestial en el futuro.

De vuelta en el sitio rebelde, Taramyn Barcona (Gershwyn Eustache Jnr) y Nemik utilizan un radio transmisor para establecer comunicación con Vel Sartha (Faye Marsay) y Cinta Kaz (Varada Sethu). Cassian nota que el transmisor parece imperial y Arvel Skeen (Ebon Moss-Bachrach) confirma que fue hackeado. Además, el transmisor sigue funcionando a pesar de que todas las demás comunicaciones están caídas.

El grupo en el que se encuentra Cassian es liderado por Taramyn, a quien, Cassian nota, le gusta dar órdenes. Skeen le responde que tiene sentido, pues Taramyn solía ser un stormtrooper. Cuando Cinta se enteró fue todo un acontecimiento, dice Skeen, porque toda su familia fue asesinada por stormtroopers. Arrieros somos y en el camino (la rebelión) nos encontramos.

Cinta y Vel, preparándose en su escondite, observan el primer meteoro que indica que el Ojo de Aldhani se aproxima. Mientras los rebeldes ocupan sus posiciones, los aldhanis llegan al valle sagrado y las fuerzas imperiales (incluidos los rebeldes infiltrados) se alinean para recibirlos y escoltarlos.

Luego, el episodio nos lleva a la residencia de la familia del comandante imperial Jayhold, quien intenta vestirse pero se encuentra con la sorpresa de que su cinturón no le cierra, remitiendo a la audiencia al diálogo que Cassian tuvo con Luthen Rael cuando se conocieron (“están tan gordos y satisfechos” que no se pueden imaginar que alguien como Cassian pudiera infiltrar sus líneas). Irónicamente, Jayhold le dice a su esposa Roboda (Michelle Duncan) que deje de ayudar a su hijo Leonart (Alfie Todd) a vestirse, que ya tiene 12 años y que puede hacerlo solo, para ayudarlo a él. La esposa y el hijo son visiblemente miserables, pero si quieren ser transferidos a otro planeta, Jayhold les dice, deberán comportarse ante el coronel Petigar.

El ojo, episodio 6 de Star Wars: Andor. Dir. Susanna White. Disney Plus. 2022.

En el valle, los aldhanis llegan escoltados por las tropas imperiales ante el teniente Gorn, quien da un recibimiento al que parece ser el líder de la comitiva aldhani (David Hayman) en su idioma nativo. Éste le responde desafiante que “el Ojo quede abierto lo suficiente para encontrar bondad en ti”. Los meteoros comienzan a aparecer con mayor frecuencia al tiempo que Vel y Cinta se sumergen en el agua para nadar hacia la presa y Gorn da instrucciones a los diferentes escuadrones, incluido el de Cassian.

Al estar Vel y Cinta listas, Vel hiperventila, mostrándose insegura y temerosa de dar el aviso de acción a los demás rebeldes. Luego de lo que parecen varios minutos pero más bien son segundos de angustia, Vel decide iniciar la misión. En la ceremonia, el jefe aldhani –siempre desafiante– le pide a Gorn que le diga al comandante que sus fantasmas tienen manos fuertes y memoria; sin embargo, Gorn opta por interpretar incorrectamente y le comunica al comandante Jayhold lo que el jefe aldhani le dijo a su encuentro: “que el Ojo encuentre bondad en todos nosotros”, lo cual sorprende al jefe aldhani. Esto da fin a la ceremonia y la comitiva imperial, escoltada por el escuadrón de Cassian, regresa a la armería al tiempo que el jefe aldhani  quema la piel entregada por el comandante.

Al ingreso del grupo imperial a la armería, el escuadrón de Cassian se revela como grupo insurgente y toma como rehén a la familia del comandante Jayhold. Por un momento, el coronel Petigar apunta a Nemik con un arma, exigiendo que los rebeldes dejen ir al hijo del comandante. En otras historias de Star Wars, los héroes probablemente hubieran accedido (a menos que sean Saw Gerrera, dedos cruzados para que lo veamos pronto), pero no nuestros rebeldes de aldhani. No mueven sus armas ni un centímetro. Justo a tiempo, Cinta aparece y le dispara fatalmente al coronel. Gorn, por su parte, se coloca afuera de la armería, verificando que nadie ingrese ni por error. Es en este momento que el disruptor que Vel colocó se activa y las vías de comunicación imperiales se vienen abajo. Al mismo tiempo, y en una decisión atinada por parte de la producción, los aldhani comienzan a cantar. Todos los rebeldes, excepto Cinta, quien se queda con los rehenes y quien no participará en el escape en el carguero Rono, descienden a la bóveda para robar la nómina imperial.

En la bóveda, los rebeldes despojan a los soldados imperiales de sus armas y los obligan a cargar el transporte Rono de créditos. Utilizando el radio transmisor, Nemik le informa a Cinta que ingresaron a la bóveda. Lo que ninguno sabe es que su transmisión está siendo escuchada por el corporal Kimzi (Nick Blood), quien inmediatamente moviliza a otros para bajar a la bóveda. También, el personal en la base aérea imperial de Alkenzi recibió notificación de la apertura de la bóveda e intentan comunicarse con la armería sin éxito, por lo que optan por desplegar cazas TIE. Cinta, vestida de uniforme imperial, apaga las luces de la presa, los aldhanis extinguen la fogata alrededor de la cual cantaban y la oscuridad da paso a una de las secuencias más bellas de Star Wars: cientos de meteoritos se asoman por la presa tiñendo el cielo de destellos azules y verdes, revelando el tan esperado Ojo de Aldhani.

Después de minutos de subir los créditos al carguero Rono, el comandante Jayhold escucha la voz de Gorn dirigiéndose a los rebeldes en complicidad. Incrédulo, Jayhold se dirige a Gorn diciéndole que lo colgarán por su traición. El teniente, sin empacho, le responde: “merezco algo peor que eso”. Casi inmediatamente, llegan las fuerzas convocadas por Kimzi y se desata un enfrentamiento en el que Gorn es herido y Taramyn fallece intentando llegar al carguero. Vel, Skeen y Nemik logran subirse al transporte, pero al momento en el que Cassian despega, y debido a la velocidad, todos son echados para atrás y Nemik es prensado entre montones de créditos.

Mientras el carguero se desplaza por los cielos junto con los meteoritos que ahora tiñen el cielo también de rojo y es seguido de cerca por los caza TIE, Cassian pide que le den instrucciones de navegación. Vel y Skeen liberan a Nemik (el encargado de dar las indicaciones), quien dice no sentir las piernas y aparenta estar desorientado. Vel le inyecta un medicamento, lo cual le da fuerza suficiente para orientar a Cassian y escapar. Ya en la atmósfera y fuera de peligro, Vel –quien teme poner la misión en jaque– y Skeen discuten sobre si vale la pena acudir con un médico que pueda salvarle la vida al moribundo Nemik. Skeen argumenta que el joven es el motivo por el cual están allí y Cassian decide dirigir el transporte hacia donde está el médico.

El ojo, episodio 6 de Star Wars: Andor. Dir. Susanna White. Disney Plus. 2022.

El doctor Quadpaw (Aidan Cook) intenta salvarle la vida a Nemik con ayuda de Vel, Skeen y Cassian esperan afuera. Skeen guía la conversación hacia la cantidad de créditos que robaron (al menos unos 80 millones) y le propone a Cassian dividirlo entre los dos y huir. Al fin y al cabo eso es lo que Cassian quería, ¿no? “Ganar y marcharse”. Cassian le pregunta si entonces él no cree en la rebelión y que qué hay de su hermano despojado por el Imperio de sus tierras. Skeen responde que sí es un rebelde, solo que en su visión es él contra todos los demás y que no tiene (no dice que no tuvo) un hermano. Cassian ve con disgusto a Skeen mientras ahonda en su plan. Cassian desenfunda su arma y le dispara.

En el quirófano hechizo, el médico no salva a Nemik. Mientras Quadpaw cubre el cuerpo del joven con una sábana, Cassian ingresa al cuarto apuntando con su arma y le ofrece 30,000 créditos por una nave para escapar. Vel intenta llamar a Skeen, pero Cassian le informa que está muerto, que quiso llevarse el dinero y abandonarla; ella se rehúsa a creerlo. Él argumenta que únicamente está tomando lo que le corresponde y le entrega a Vel el cristal kyber de Luthen, pidiéndole que se lo regrese a su dueño. Cassian comienza a retirarse, pero Vel le entrega el manifiesto de Nemik, puesto que el joven quería que él lo tuviera. Cassian lo acepta renuentemente.

Por último, los recursos imperiales se movilizan en Coruscant. Dedra y decenas de otros supervisores del Buró de Seguridad Imperial son convocados por el mayor Partagaz, quien informa que nadie irá a casa esa noche porque tienen hasta media noche para presentar los planes de Represalias de Emergencia Planetaria. Mon Mothma, ante un Senado Imperial prácticamente vacío, expresa su apoyo a la propuesta de un colega acerca de la situación con los ghormanos; no obstante, la senadora observa cómo los pocos colegas presentes se retiran de la sala luego de haber sido informados de algo, lo que la orilla a revisar su datapad y enterarse de la situación.

En la galería de Luthen, un cliente le pregunta si tiene algún artefacto de Aldhani, lo cual lo pone en alerta. El cliente aclara que vio en las noticias que la noche anterior hubo un ataque rebelde en ese planeta y Luthen responde que quizá tenga algo de Aldhani en la parte de atrás, usando ese espacio para celebrar el ataque acontecido. Nemik tenía razón: el Imperio Galáctico definitivamente piensa diferente esa mañana.

 

Pensamientos generales

* Un cuestionamiento que a veces surge en Star Wars es cómo es posible que en tan solo 20 años el Imperio Galáctico haya borrado todo rastro de los Jedi. Las acciones imperiales en Aldhani muestran un proceso claro de despojo cultural y patrimonial que inevitablemente deriva en el olvido. Los aldhani son un daño colateral, mientras que los Jedi eran un enemigo claro, por lo que es de imaginarse la cantidad de acciones que el Imperio tomó para eliminar todo rastro de ellos.

* A lo largo de los episodios, han aparecido paralelismos con Rogue One y el episodio de esta semana no fue la excepción. Las últimas palabras que Nemik le dice a Cassian también son las últimas palabras que el droide K-2SO le dice en Rogue One: “climb”.  Si bien era de esperarse, la muerte de Nemik fue tristísima. Resulta simbólico que el más joven y creyente en la causa haya sufrido una lesión en sus piernas. La rebelión no puede avanzar sin la fe en ella.

* Otro acontecimiento particularmente simbólico es el asesinato de Skeen a manos de Cassian. Es casi como si Cassian rechazara esa parte de sí mismo que veía reflejada en Skeen; sin embargo, tampoco está en el punto del altruismo. Será interesante ver cómo influye en él el manifiesto de Nemik.

* La herida del teniente Gorn es un momento fugaz y la cámara nunca repara en mostrar su cuerpo, a diferencia del de Taramyn. Posiblemente Gorn sobrevivió, lo cual es un prospecto espeluznante por las consecuencias que enfrentaría.

* No hay manera en la que Nemik haya podido leer El príncipe de Machiavelli. Si bien la rebelión no es un estado como en los que Machiavelli se basó, depender de mercenarios es algo que él no aconseja debido a que en la guerra, los mercenarios “dejan que te despojen los enemigos”, pues ellos no tienen ningún apego más que al sueldo que reciben, el cual no puede hacer que alguien esté dispuesto a dar la vida. ¿De qué le sirve un sueldo a un mercenario muerto? De nada y Cassian lo sabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.