Palomita de maíz

– Sitio independiente de cine y TV.

Análisis de vestuario de Rubia: el mito de Marilyn Monroe

Escrito el 21 octubre, 2022 @AndhreaIrene

La representación de fama, belleza y éxito está mayormente enlazada a la idealización de las personalidades, quienes, gracias a su exposición pública y la intención de entretener al espectador, se convierten en símbolos de época y estilo. Entre los grandes íconos de la cultura estadounidense, la cultura pop, e incluso, la historia política de Estados Unidos existió una mujer que tuvo por lo menos dos facetas, una más deslumbrante que la otra.

La novela Blonde, de Joyce Carol Oates, utiliza el nombre de Norma Jeane Mortenson/ Marilyn Monroe para presentar una ficción que Andrew Dominik adapta con el fin de exponer la perturbadora realidad de ser mujer en Hollywood y en una sociedad misógina, sexista y desigual. Desde el comienzo de su carrera, la imagen de Monroe fue estereotipada, por las oportunidades y exposición que la industria hollywoodense le brindó en su momento. Incluso aún sigue siendo manipulada por un tipo de razonamiento similar al del pasado, degradándola a un simple símbolo sexual.

Rubia se presenta como un proyecto con libertades ambiciosas y controversiales, sustentado por una cinematografía, edición y elementos visuales llamativos. Por su parte, Ana de Armas se desenvuelve espontáneamente en su papel como Norma/Marilyn.

Véase Rubia: la misoginia y crueldad de Andrew Dominik

La dicotomía envuelve a la protagonista, la cual se convirtió en el punto de inicio para el equipo de vestuario. Jennifer Johnson, diseñadora de vestuario del filme, explicó que durante los procesos de investigación y creación de las prendas, existieron dos puntos fundamentales: 1. establecer estilos particulares para Norma Jeane y Marilyn Monroe al visualizarlas como dos personajes diferentes, una el alter-ego de la otra; y 2.comprender el significado de texturas, colores, estampados y cortes característicos del glamour de la época.

 

Norma Jeane

La línea que separa a Norma de Marilyn es fundamentalmente psicológica, aunque para Johnson la mejor manera de representarlo fue a través de la descripción y conceptualización de los atuendos. A pesar de lo expuesto en la novela y la película, la complejidad para definir a Norma es innegable, tal vez porque no existen respuestas certeras sobre sus verdaderas alegrías y tristezas. Materialmente lo que engrandecía a Marilyn no era tan valorado por Norma; a partir de allí se intentó retratar la autenticidad del personaje.

Durante las escenas cotidianas, las prendas clásicas son predominantes: jerseys de delicados escotes o de cuellos altos en colores neutrales, así como pantalones estilo capri y de cintura alta. Johnson señaló que esos estilos buscaban demostrar las ansias de Norma por ser elegante, minimalista, centrada y ser ‘tomada en serio’ por otros artistas.

A lo largo de la película, el estilo clásico es lo más similar a un uniforme, una especie de emblema de su carácter, aunque en realidad funciona como una armadura para proteger a una personalidad abundante en matices. Dominik recurrió al archivo fotográfico de la actriz a fin de complementar la narración de la historia, recreando atuendos característicos de la moda de los años 50, como el vestido azul de lunares blancos y el delicado vestido nupcial para laceremonia de unión con Arthur Miller (Adrien Brody).

 

“Si no fuera Marilyn, ¿quién sería?”

La diferencia entre una copia y rendir homenaje a lo que se convirtió Marilyn Monroe, no solo como actriz si no como colaboradora de artistas que volcaron su talento detrás de ella, está en la forma de conceptualizar y confeccionar los vestidos y trajes. La intención primordial de la diseñadora fue evitar disfrazar a De Armas, sobre todo porque el vestuario escénico como expresión artística masiva establece fácilmente el imaginario colectivo.

Monroe y siempre llevaba los mejores diseños con los más altos estándares de confección; por lo que elegir los momentos más significativos de su trayectoria representó honrarla visión de su creador original, y más al saber que estos diseñadores de vestuario contribuyeron a definirla época dorada de Hollywood. Entre las referencias más importantes de la carrera actoral de Monroe, se encuentran dos proyectos que marcaron hitos en la historia del diseño de vestuario: Los caballeros las prefieren rubias (Howard Hawks, 1953) y La tentación vive arriba (Billy Wilder, 1955), con William Travilla como diseñador de vestuario en ambos filmes.

Debido a sus ocho colaboraciones con Monroe, el diseñador de 20th Century Fox publicóDressing Marilyn: How a Hollywood Icon was Styled by William Travilla”, importante guía para Johnson en la tarea de recrear varias piezas, incluyendo el vestido, guantes y lazo de satén rosa para la secuencia de Diamonds Are a Girl’s Best Friend, así como los trajes de etiqueta del cuerpo de bailarines. Para el estreno ficticio de Los caballeros las prefieren rubias, De Armas viste una versión en blanco del conjunto ideado por Travilla.

De las escenas recreadas más destacadas, vale la pena rescatar la que sucede en el contexto de La tentación vive arriba .La excelencia interpretativa y técnica se evidencia ante la rigurosidad en la confección del vestido plisado: el tono marfil claro, la transparencia, la cantidad y el volumen de la tela a juego con la lencería y calzado a la medida. Esta fórmula, junto a una hipnótica cinematografía que alterna color con blanco y negro,  enriquece la angustia y repugnancia que la secuencia ejemplifica ante una leyenda que se consolidó a través de la explotación, el silencio y la violencia.

También se utilizaron referencias deUna Eva y dos Adanes (Billy Wilder, 1959), de los cuales Johnson reinterpretó los atuendos más provocativos diseñados realmente por Orry Kelly: vestidos sugerentes en gasa, malla, transparencias, encaje y bisutería que la protagonista luce en sus actuaciones junto a la banda. Los pequeños detalles de accesorios, maquillaje y peinado se ambientan los años 20. De acuerdo con Johnson,  caracterizar a otro personaje (Sugar Kane) y no a Norma ni a Marilyn, significó un reto al momento de rememorar la apariencia ideal.

One thought on “Análisis de vestuario de Rubia: el mito de Marilyn Monroe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palomita de maíz participa en el Programa de Afiliados de Amazon, diseñado para que el sitio gane comisiones a través de enlaces con Amazon. Esto significa que cuando compren alguna película, serie de televisión o libro en Amazon a través de los enlaces establecidos en el sitio, Palomita recibirá un porcentaje del precio ese producto.